Crónica

Cabiria · Lashormigas

Teatro Muñoz Seca

29/05/2021

Por -

Pocas veces una combinación tan heterogénea resulta tan exitosa. Esto es algo que ocurrió sin lugar a dudas en el doble concierto que presenciamos el domingo pasado en el Teatro Muñoz Seca gracias a dos de las bandas más jóvenes del sello El Volcán. Con apetitosas nuevas referencias bajo el brazo, Lashormigas y Cabiria nos ofrecieron sendos directos con los que demostrar la enorme evolución de sus proyectos y presentarnos unas canciones de esas en lo que todo lo que hay son sentimientos identificables. Antes de todo esto, mejor resulta meternos en el contexto adecuado para así entender un poco mejor todo lo que suscitaron sus actuaciones, ya que el atrezo de la jornada matinal también ayudó a comprobar como lo particular de sus propuesta se veía magnificado. Con el cierto toque solemne que siempre proporciona ver un directo en un reciento con su cierta historia y aroma clásico, lo vivido en la mañana de domingo nos dejó ante una gran sensación de disfrute.

Siendo los encargados de abrir la ronda de actuaciones, Pau se subió al escenario con el resto de Lashormigas, bautizadas como Lascucarachas para la ocasión. Contando con Miquel y Mattin como acompañantes de lujo, Pau desgranó todo lo encerrado en su más reciente trabajo Lo más bien, dejándonos ante la esencia de unas canciones recogidas y con ese perfecto punto confesional que conecta lo real con la ficción más emocionante. Arrancando con ‘Tu Rastro de tu Sangre en la Nieve’, pudimos introducirnos enseguida en el carácter solemne encerrado en los temas, destacando en todo momento la interpretación a la guitarra del propio Pau. A través de una bonita mezcla entre dulzura y esa forma de contar narrativas que dan mil y una piruetas, el concierto transcurrió marcado por un buen domino de los medios tiempos donde los matices resultaron esenciales para redondear al máximo las canciones.

1622394413521-copia

Contando como atractivo añadido unas cuantas diapositivas con las que conocer más a fondo la historia del arte, el concierto continuó con una ‘Paisajes Chiquititos’ donde destacaron los pequeños destellos de teclado, todo ello logrando que la temática relacionada con los efectos del amor juvenil destacase sobremanera. Describiendo entornos comunes en ‘Bellas Artes’ o sacando a relucir ciertos gestos que no pueden pasar desapercibidos como los de ‘Rooney Mara Echándose un Cigarro’, las canciones iban ganando poderío precisamente a base de conducirlas directamente a lo estricto y necesario. A pesar de ello, sí que llegó alguna que otra sorpresa relacionada con encontrar detalles añadidos como ocurrió en la versión de ‘Todo es sobre un Chico’, tema que se vio agrandado con unos samples de Califato ¾ que aportaron un toque mucho más rítmico al tema.

A medida que iba transcurriendo el directo, comprobamos como la cierta timidez inicial se fue disolviendo y así poder ver como los músicos se encontraban cada vez más cómodos sobre el escenario, haciéndose más que evidente en ‘Pueblo Nómada’. Contando con Mattin a la batería en la recta final, los temas ganaron más contundencia y nos dejaron ante una mayor vivacidad, sacando a relucir ese espíritu casi festivo a la hora de no dejar de celebrar las acciones que más nos llenan en la vida. Sin desear que llegase el fin, ‘Feria Gitana’ y la repetición de la inicial ‘Tu Rastro de tu Sangre en la Nieve’ en un formato más fulgurante, culminaron un set sin fisuras. Así es como el trío nos demostró como lo suyo está muy relacionado con meterse de lleno en los entresijos del contenido de sus temas y poder recrearlos con gran sensibilidad.

1622394468584-copia

Con un breve cambio de escenario, Eva salió al escenario con la energía que la caracteriza, dispuesta a desgranar todo lo que da de sí su flamante nuevo trabajo Ciudad De Las Dos Lunas, el que seguramente sea uno de los discos más destacados y con mayor buen gusto facturado en los últimos años, relacionado con los terrenos nacionales del techno pop o como quieras llamarlo. Con un juego de sintetizadores con el que poder embellecer al máximo sus temas, Cabiria nos demostró su capacidad para dar vida a unos temas que en todo momento invitan al baile, más aún en directo. Arrancando como no podía ser de otra forma con la canción que abre y da título a su ya mencionado LP debut, el viaje hacia esos territorios tan desconocidos como con reminiscencias a algún rincón remoto que hemos visitado aunque sea en sueños comenzó de la mejor forma posible, logrando que la animación llegase desde el primer momento.

1622394266143-copia

Sin tomarse ningún respiro, no tardó en llegar ‘Lejos un Rato’. Jugueteando con el juego de voz en directo y voces grabadas, el directo poco a poco fue cobrando una mayor velocidad, pudiendo degustar todos aquellos efectos relacionados con cortinillas de estrellas, vientos al más puro estilo balearic y por supuesto los bailes de una Eva que cada vez se la ve más suelta sobre el escenario. Con una interpretación de lo más sentida a medida que fue transcurriendo la mañana, todos los matices encerrados en los temas se percibieron de una forma muy clara, no parando de poder mover alguna parte de nuestro cuerpo mientras por ejemplo llegaban los momentos más agitados de una ‘Vía Torino’ donde nuestra protagonista se encargó de aportarle una dosis extra de entrega vocal y pasos de baile perfectamente coordinados. Momentos de gran intensidad tanto en el plano emocional como en toda la actividad mostrada encima del escenario donde incluso no faltó una estupenda versión del ‘Centro di gravità permanente’.

Contando con todo un maestro del saxofón en sus diferentes modalidades, Julián Álvarez también dejó huella en ‘Después de Media Noche’ y la final ‘Fantasma’, haciéndonos ver como esos solos se han vuelto en una parte totalmente característica de parte de la música de la artista catalana. Entre medias de las inclusiones de Julián de forma inesperada por la puerta perfectamente integrada en el decorado del escenario, no pudieron faltar canciones a estas alturas bastante emblemáticas como ‘Si Pudieran Hablar’, siendo más conscientes que nunca de lo potente que resulta ese “cansas más que las pelis de Godard” que a bien seguro no vendría mal incorporarlo en nuestro día a día. Más momentos donde el directo alzó sobremanera el vuelo llegaron con una ‘Disco-Café’ que supuso el momento de mayor animación entre el público, no pudiendo pasar tampoco por alto ‘El Desencanto’ y esa forma lánguida deambular por el escenario para sentir de lleno sobre que va el tema. Un pequeño toque dramático con el que hacer crecer aún más unas canciones que sonaron todo lo efusivas que merecen.

1622394370320-copia

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *