Entrevistamos a

Kokoshca

"La sensación de capturar el amor no resignado es algo que siempre ha estado en nuestras canciones."

Por -

Kokoshca están de regreso facturando el disco que llevábamos esperando de ellos desde hace un tiempo, estando ante la cara más pop y fulgurante que se les recuerda, todo ello sin dejar de lado el cúmulo de influencias con las que han solidificado una carrera sin ningún tipo de altibajo. En este disco homónimo han logrado condensar un repertorio de temas que apelan a esa pasión y corazón caliente con las que narran episodios un tanto existenciales, lanzándose de este modo a concentrar el mayor número de temas con vocación de single que se les recuerda. Sonando totalmente reconocibles, este trabajo pone de manifiesto lo acertado de una forma de hacer canciones donde la intuición en todo lo relativo a lograr melodías pletóricas marca el camino, no descuidando tampoco lo necesario que es introducir algún que otro elemento que pueda convulsionar su propuesta en ciertos momentos. En esta ocasión seguramente la forma de embellecer ciertas canciones a través de una sección rítmica muy sólida y pequeños arreglos de teclado es lo que aporta una vida extra a la propuesta, a la par de ejecutarlo todo sin necesidad de forzar las máquinas en favor de una épica que ya de por sí muchas veces resulta inherente en sus composiciones. Aprovechando lo reciente de la publicación de este trabajo y su concierto mañana en el Teatro Reina Victoria de Madrid, charlamos con el grupo.

Sinceramente creo que este es el disco en el que habéis logrado más canciones con vocación de single en vuestra carrera, justo después de que quizás en ‘El Mal’ hubiese menos que de costumbre, a excepción de quizás ‘Txomin’ o ‘Las Chicas’. ¿Desde un primer momento enfocasteis la composición del disco intentando reflejar vuestra mayor vocación pop y afrontarlo con esa idea de lograr que las canciones tuviesen ganchos melódicos que se pudiesen recordar bien?

Amaia: sí, totalmente. Veníamos de un disco un poco más raro y oscuro, por lo que buscábamos un disco de hits. Canciones redondas y que tuviesen estribillos para poder llegar muy fácil a la gente. Algo así como una presentación para lograr que fuese el disco favorito de los que nos conocen y poder captar nuevo público con algo atractivo. También otra de las metas que nos propusimos es que fuese un disco más bailable.

Iñaki: en este sentido también hay algún momento en el que coqueteamos con el funk, por decirlo de alguna manera. Sí que empezamos con una idea embrionaria un poco extraña que tenía en mente, que no era más que hacer un disco de mambo funk. Algo que ya me dirás qué sentido tiene esto en Kokoshca. Al final el hacer un disco con canciones más pop y redondas, junto con la necesidad de buscar una nueva vertiente en cada trabajo, acaba viniendo del hecho de poder aportar algo a nosotros mismos como artistas, no solo a la gente. También es destacable en este disco la búsqueda de un mayor groove donde el bajo y la batería tienen mucha importancia llevando el ritmo.

 

Algo que observo bastante en este disco es como os desligáis un poco de la dualidad esa en la que Amaia se encarga más bien de las canciones más pausadas y casi ejecutadas como baladas e Iñaki las más rockeras y lanzadas a por lo eufórico, algo que se reflejó por ejemplo muy bien en el doble single ‘Corazón Caliente’/’Corazón Frío’. ¿Creéis que para este disco habéis intentado dejar por lo general de lado esta dualidad de Kokoshca?

Amaia: sí, creo que es algo que sabíamos que quedaba muy bien, es decir, el poder juntar más nuestras voces. También a algunas canciones les sienta bien el rollo chico y chica, donde la conversación y la dualidad se producen constantemente, siendo algo que a veces no lo explotábamos lo suficiente. Entonces en este disco hemos tratado de destacar todo lo bueno que sabemos hacer

Iñaki: de hecho en esta ocasión he cantado cosas que antes no cantaba, porque veíamos que le quedaba mucho mejor a Amaia todo lo que es más pop. A pesar de ello, a base de ir haciendo coros nos dimos cuenta de que esto podíamos cambiarlo. Quizás antes en algunos temas iba cantando yo y Amaia se sumaba, pero en este disco hay bastantes momentos en los que ocurre al revés.

Álex: creo que hay mucha autoconsciencia de esto. Antes en ‘El Escultor’ o canciones de este tipo, parecía que el tema lo cantase solo Amaia. Sin embargo en este disco nos hemos analizado más para saber cuales son nuestras virtudes y nuestros rasgos para potenciarlos también.

"Veníamos de un disco un poco más raro y oscuro, por lo que buscábamos un disco de hits. Canciones redondas y que tuviesen estribillos para poder llegar muy fácil a la gente. "

En ‘Himno de España’ y ‘Lo Tiro’ quizás se observa mejor que nunca vuestra pasión por el rock andaluz y todo lo que suena un poco más flamenco, potenciándolo con las palmas. ¿Creéis que desde que hicisteis lo de Las Grecas en el Primavera Sound os ha picado más el gusanillo por este estilo?

Amaia: al principio no nos creíamos hacernos capaces de hacer todos estos ritmos.

Iñaki: al final lo que pasa es que cuando eres popero o rockero, y tienes la ambición de hacer algo nuevo a la hora de trabajar la cultura española, te das cuenta de gente como Las Grecas ya lo han hecho de una forma orgánica y que funciona. Siempre pongo un ejemplo comparativo que quizás es un poco exagerado, pero viene a ser como los yankees tienen a James Brown haciendo cosas muy suyas y nosotros tenemos también aquí a Las Grecas indagando en nuestra propia cultura. Por lo tanto, nos pareció que sin quererlo en el concierto en el que las homenajeamos, en alguna canción como la versión de Los Chichos, la de ‘Son Ilusiones’, alargamos como 10 minutos un rollo funk que molaba. Al final de ahí cogimos el coro para ‘Himno de España’.

Amaia: la batería y el bajo también en esa canción se parecen mucho a ‘Himno de España’. Era una improvisación que creíamos que funcionaba. A raíz de experimentar con estas cosas, vimos que éramos capaces de conseguir introducirlo en los nuevos temas.

Álex: en un trozo en YouTube del concierto del Primavera subido por el público hay 20 segundos de vídeo que es totalmente idéntico a ‘Himno de España’

Iñaki: volviendo a tu pregunta, sí que hay una clara influencia de lo que hicimos con Las Grecas en este disco, pero también te digo que antes de este concierto también habíamos logrado cosas como ‘Eres mi Consentido’ donde hay una rumba sin pretender ser flamencos. Al final por algo en Pamplona teníamos a Sabicas que era el flamenco más famoso del mundo (risas). Luego ocurre que claro, básicamente cuando intentas trabajar la cultura española te das de bruces con el tótem que es el flamenco o mejor dicho cadencia andaluza.

 

Quizás en ‘El Mal’ destacaba bastante como llevabais a vuestro territorio algo más cercano a un bolero como bien se mostraba en ‘Me Arranqué La Piel’ y ‘Tarde’ y en esta ocasión pues introducís lo que habíamos mencionado más relacionado con el rock flamenco. ¿Desde dentro sentís siempre que aunque hagáis alguna inclusión a algo género que no habéis explorado mucho hasta la fecha siempre va a sonar todo muy propio, muy Kokoscha y que eso es importante para no poneros ninguna barrera?

Iñaki: siempre hemos tenido nuestras dudas cuando logramos temas diversos, ya que la gente puede que de que palo vamos porque un día te hacemos una canción de pop naïf y luego otro una que suena a rock macarra. Al final no se si al público más masivo le marea todo esto de ir cambiando de estilo en los temas. A lo mejor les mola más que seamos como los Ramones, fieles a algo concreto. A nosotros como artistas hacer estas cosas variadas nos llena.

Amaia: sí, aparte te das cuenta que siempre necesitas un poco más de tiempo para pararte a pensar si se te da bien tocar mil estilos diferentes y si tienes una identidad propia en ellos. Quizás ha sido a base de darnos cuenta nosotros mismos y por lo que nos dicen, tomando siempre distancia sobre estos comentarios, que hacemos muchas cosas pero siempre suenan a Kokoshca. Eso también te da cierta tranquilidad y piensas que hay una identidad propia presente en todas las cosas diferentes que haces.

Ikañi: de hecho hay una crítica en Rockdelux de Hay Una Luz que decía un poco que Kokoshca es el indie del festival del metal y cosas del estilo a ir siempre con el pie cambiado pero dejando la huella de nuestra personalidad. Creo que al final también corremos un poco ese riesgo de decir que somos un grupo de rock and roll porque tocamos canciones como ‘No Volveré’, atreviéndome a decir que podemos hacer tranquilamente 10 canciones de este estilo. Pero realmente nos motivan otras cosas a riesgo de llegar a menos gente.

"Al final lo que pasa es que cuando eres popero o rockero, y tienes la ambición de hacer algo nuevo a la hora de trabajar la cultura española, te das cuenta de gente como Las Grecas ya lo han hecho de una forma orgánica y que funciona. "

El primer tramo del disco, sobre todo con ‘Te Sigo Esperando’ y ‘No Quiero Cambiarte’, está muy marcada por un cierto apartado que casi roza todo lo que sugiere la ilusión y el amor juvenil, mostrando esas ganas de amar en la primera y una enorme admiración en la segunda. ¿Teníais ganas de dejaros llevar por esa parte más irrefrenable de lo que podría ser el amor, un poco a como hicisteis en ‘Directo a Tu Corazón’?

Amaia: igual nunca hemos perdido esa ilusión y esa parte del amor (risas).

Iñaki: quizás este enfoque se debe algo a la pandemia, donde la gente al ir saliendo del pozo querían bailar y se lo ofrecimos un poco, más aún después de haber logrado un disco como ‘El Mal’. De ahí que pensamos en meterle un rollo más luminoso. No se, esa especie de optimismo vitalista o nihilismo vitalista no lo hemos perdido. La sensación de capturar el amor no resignado es algo que siempre ha estado en nuestras canciones.

"Siempre necesitas un poco más de tiempo para pararte a pensar si se te da bien tocar mil estilos diferentes y si tienes una identidad propia en ellos. "

Hablando sobre ‘Asia’ y el homenaje incluido a Iñaki Ochoa de Olza, imagino que siempre tiene que resultar complicado rendir un homenaje a una persona, tratando de decidir la actitud que darle al tema y lo que queréis contar de esa persona. ¿Tuvisteis bastantes dudas de como encarar el contenido del tema?

Iñaki: sí que enfocar un homenaje es complicado, pero en nuestro caso tuvimos suerte porque él era escritor y escribía lo que pensaba. Muchas de las frases de la canción, si no son literales, son bastante parecidas a lo que aparecía en su libro o modificadas para lograr nuestra intención.

Amaia: al final, la canción tiene lugar prácticamente hablando. Hasta el estribillo es más nuestro, pero acaba siendo él todo el rato.

Iñaki: quizás sí que hay cosas que las modificas hasta llegar a donde quieres, pero intentamos respetar la canción casi desde el punto de vista de un historiador.

Amaia: lo que más miedo nos dio fue enseñárselo a la familia cuando la canción estaba grabada. Teníamos claro que queríamos enseñárselo antes de que saliese, porque quizás les ofendía o directamente no querían que apareciese “canción para Iñaki Ochoa”, siendo solo ‘Asia’. Ese es el momento en el que empiezas a dudar. Por suerte les encantó y fueron muy sensibles, escribiéndonos incluso su madre un mail súper bonito.

Iñaki: es bonito al final que viesen que era algo respetuoso y que fuese entendido. Lo mejor de todo es que aparte de todo ello, desligándolo de la historia de Iñaki, también gusta mucho.

¿Creéis entonces que además del homenaje a Iñaki Ochoa de Olza que supone el tema también planteáis todo lo que se dice en la canción como una filosofía de vida en la que perseguir lo que a uno le gusta?

Amaia: claro, es que sin saber absolutamente nada de lo que hay detrás del tema ya creo que es una canción que puede calar hondo.

Iñaki: luego es gracioso porque también he pensado que mucha gente que conoce a Kokoshca no sabe nada del mundo de la montaña, del mismo modo que pasará al revés. Intentamos universalizarla un poco desde nuestro papel como artistas. Cuando escribes canciones intentas pensar en que no sea tan explícito todo, hacer que las cosas sean ambiguas y que alguien que nunca haya visto una montaña en su vida se pueda emocionar con eso.

Amaia: aparte, la filosofía de Iñaki Ochoa era muy clara, ya que sí que es cierto que él vivía por y para la montaña. Era un romántico, por lo que conectó con nosotros. Esa pasión la equiparamos en nosotros a lo que supone Kokoshca y la música, siendo cosas de lo más importantes. Así que fuimos haciendo nuestro algo que él sentía. Al final todo el mundo tiene una pasión y puede conectar con ello de alguna manera.

Iñaki: de hecho Nacho Vegas ya escribió un poco sobre ese sentimiento de estar en la montaña en ‘Cerca del Cielo’, pero claro, él se la dedicó a Juanito Oiarzabal (risas).

 

Escuchando ‘Regresando a la Ciudad’ pienso que podría está protagonizada por la misma persona que en ‘No Volveré’ juraba que no iba a regresar ni un determinado lugar ni a por una determinada persona. ¿En algún momento pensasteis en que estas canciones podrían estar relacionadas?

Amaia: al final somos nosotros haciendo canciones.

Iñaki: si te soy sincero, la repuesta es que no (risas). ‘No Volveré’ no habla ni de amor.

Amaia: yo sí que la veo de amor, porque al final cuando dices “no volveré a por ti”, dejas un lugar y también a una persona.

Ikañi: lo bueno es que con el paso del tiempo se resignifican las canciones, así que quizás hasta puedes acabar estando en lo cierto.

¿Veis alguna otra relación entre alguna de vuestras canciones en lo referido a contar una historia y quizás escribir un nuevo capítulo sobre ella en otra canción posterior?

Álex: como oyente casi entre ‘La Fuerza’ y ‘No Queda Nada’ pienso que una representa un poco la resaca de la otra.

Iñaki: al final esto pasa, que desde dentro no te das cuentas de las cosas, pero luego te acabas repitiendo y sí que se acaban entremezclando las historias.

Amaia: para mí ‘Me Arranqué la Piel’ y ‘Te Sigo Esperando’ también son un poco una la reacción a la otra.

Álex: y este combo se podría rematar bien con ‘Voy a Salir de Esta’.

Iñaki: siempre componemos las canciones de manera individual, pero como al final acabamos hablando de nosotros y tenemos una visión de la vida que es la que es, pues se acaban pareciendo los temas.

Amaia: sí que es cierto que nuestros amigos cercanos pueden reconocer muchas cosas que acaban en las canciones. Eso le pasa a cualquier persona que tiene amigos que hacen canciones, te das cuenta de puedes ver su vida en ellas.

En trabajos como ‘Algo Real’ resultó muy importante en canciones como ‘El Escultor’ o ‘Yo Nací’ el escribir desde la perspectiva de otra persona. ¿En este disco habéis empleado este recurso y si es este el caso sentís que es algo muy útil y entretenido?

Amaia: es algo que a mí se me da muy mal, pero a Iñaki sí que es capaz de hacer historias chulas como las de ‘Jon y Yo’ o ‘El Escultor’. Yo solo puedo ayudarle en ese camino.

Iñaki: sí que hay veces que está bien escribir desde la otredad. En este disco quizás hay menos de esto.

Álex: bueno, en ‘El Rayo’ o ‘El Himno de España’ sí que parece.

Iñaki: ahí sí que me meto en el personaje de otra persona, claro. Cuando escribes canciones está muy bien hablar en primera persona, pero también hay que salirse de ahí. Por ejemplo ‘Jon y Yo’, que la escribí yo, abarcó mucho el proceso de narrar una historia, algo que no hemos vuelto a repetir tanto.

Amaia: la de ‘Calle Lloviendo’ sí que es bastante historia.

Iñaki: como creador siempre intentas no acomodarte e intentar buscar nuevas narrativas, que tampoco es que hayamos inventado la rueda pero sí que te motiva ponerte a narrar otras vidas.

 

A lo largo del disco hay frases que me parecen sencillas pero súper potentes como “no aceptaré la vida sin ti” en ‘Asia’, “cada cual insiste en su camino” en ‘Confusión’ o “avanzas hacia adelante a golpes de corazón” en ‘No Quiero Cambiarte’. ¿Sentís que a la hora de componer canciones de este estilo hay un esfuerzo por lograr frases con un gran significado intentando que sean bastante accesibles en su forma?

Iñaki: para mí poder alcanzar esto que me comentas sería la cima de todo.

Amaia: es que hay frases muy sencillas con cosas complejas que acaban diciendo mucho y que no les damos importancia. Un mundo de pequeños detalles y pequeñas cosas que parece que son una chorrada y que acaban definiendo absolutamente como eres tú en la vida y como la afrontas.

Iñaki: hay un rollo en la cultura popular, bien sea poesía o canciones de los pueblos que todos conocemos, que llega a todo el mundo. Un poco como es que afirmaba C Tangana que su música la pueden cantar los niños y los abuelos. Cuanto más amplías el mensaje y lo popularizas, haciéndolo universal, la tarea se complica enormemente. Sin embargo esto es lo que me encantaría hacer como letrista.

Amaia: muchas veces te encuentras con frases encriptadas en ciertas canciones, que parece que dicen mucho pero que al final no dicen nada. Claro está, que no estoy refiriéndome a Kokoshca (risas).

Ikañi: este afán de popularizarlo todo es algo que hace mucho el flamenco, donde al final sus letras vienen algo de la poesía y acaban jugando muy bien con este tipo de lenguaje muy simple, de elementos naturales como la mejorana o la yerbabuena. Todo esto acaba representando a todo un pueblo, tanto al pijo como al pobre. A mí me encantaría que nos reconociesen por esto, aparte de no olvidarnos tampoco de cualquier anécdota que pueda ser graciosa.

"Hay frases muy sencillas con cosas complejas que acaban diciendo mucho y que no les damos importancia. Un mundo de pequeños detalles y pequeñas cosas que parece que son una chorrada y que acaban definiendo absolutamente como eres tú en la vida y como la afrontas."

A lo largo de estos últimos años de Kokoshca no habéis esquivado para nada el apartado político y en este disco lo habéis culminado de lleno con ‘Himno de España’, ofreciendo descripciones aún más precisas que en ‘Yo Nací’ de la historia del país. ¿A la hora de componer esta canción os costó encontrar el equilibrio entre no ser muy explícitos en lo que contáis y no quedaros muy en la superficie de lo que queríais tratar?

Amaia: siempre habrá gente a la que le parece que no te mojas lo suficiente, que no eres claro o incluso demagogo. Siempre parece que te tienes que definir completamente cuando hacer algo.

Iñaki: la típica pregunta de si eres de izquierdas o de derechas.

Amaia: simplemente es una canción, en la que con que tengas dos dedos de frente te das cuenta de lo que estamos hablando. No hace falta decir putos fascistas para quedarte claro cuál puede ser el significado del tema. Estás hablando de la guerra civil, de algo muy duro, describiéndolo de una forma muy descriptiva en la que no hace falta decir más porque bastante se sabe lo que pasó y el horror que supuso. Luego empiezas a describir un poco la España pícara que viene del Lazarillo de Tormes hasta Villarejo. Ahí te das cuenta como España sigue siendo igual, sigue siendo un país donde puedes hacer lo que quieras sin consecuencias si tienes un poco de poder y unos pocos enchufes. Decir esto de una forma muy explícita no tiene sentido. Hay que tomarse a veces las cosas con humor, el poder reírnos de lo que pasa en nuestro país, pero sin dejar de ser críticos. Todos sabemos lo que está bien y lo que está mal.

Iñaki: te voy a decir que de primeras se iba a llamar ‘Las dos Españas’ (risas). Te puedes imaginar que no nos convencía para nada y teníamos frases incluso de Paul Preston. Sabíamos que nos obsesionaba el tema de España, pero teníamos claro que no podíamos ir por ahí. Buscábamos también un poco expresar todo lo que hay de amor odio cuando piensas en el país, así que acabamos escribiendo sobre ello.

Amaia: con tan solo decir España en una canción ya hay un prisma diferente con el que la escucha la gente.

Álex: a mí me parece bien que todavía suceda que la palabra España y sus símbolos generen a día de hoy discrepancias porque ponen de manifiesto una herida que está abierta y que no se ha cerrado ni se va a cerrar en mucho tiempo. Que para alguien sea ofensiva la idea de una bandera de España, un himno o una unidad, hace ver que hay cosas que quizás nunca se cerrarán. Por ejemplo, los franceses tienen su bandera y detrás de ella está la historia del pueblo, en cambio la bandera aquí es la bandera desde siempre es la del poder.

Iñaki: al final lo que sí que ocurre es que nos fascina la inspiración artística y cultura que proporciona España, con todas sus contradicciones y odios internos cruzados.

"Cuanto más amplías el mensaje y lo popularizas, haciéndolo universal, la tarea se complica enormemente. Sin embargo esto es lo que me encantaría hacer como letrista."

Algo que también me parece muy interesante es como concuerdan las dos partes del tema, digamos la que habla propiamente de los episodios del país y la segunda mucho más festiva donde acabáis en el Dabadaba. ¿Os comisteis mucho la cabeza a la hora de cuadrar las dos partes claramente diferenciadas del tema?

Amaia: sí que nos costó, pero todo se resolvió en el momento en el que hicimos la bajada que aparece como transición, pensando un poco en Camarón.

Ikañi: hubo un gran trabajo de Álex e Íñigo para llevarla a cabo.
Álex: ya estaba la idea cuando volvimos a ensayar después del confinamiento. Iñaki y yo estábamos en Donosti y fuimos bastantes tardes que dedicábamos en exclusivo a darle vueltas a la estructura. Al final una tarde los cuatro sentimos que le quedaba darle bien usar estructuras cíclicas, y luego una pequeña idea melódica que quizás se lo copiamos a Manta Ray. Todo consistía en usar un poco ese ritmo cíclico y repetitivo propio del soul para construir un bucle. De repente todo cogió sentido y lo unimos al final que tenía Iñaki en la cabeza que era un poco a lo Primal Scream.

Iñaki: al principio la canción se llamaba bucle, porque durante la pandemia tenía metida en la cabeza una base estandarizada de la que me costaba salir.

Álex: también te digo que la letra la remató Iñaki un día antes de entrar a grabar en Sevilla. Otra cosa de la canción que moló mucho fue cuando mi primo de Granada, que es palmero y percusionista, me confirmó que iba a meterle palmas al tema. Precisamente el audio del principio de la canción es de él el día antes cuando me confirma que viene a grabar.

Iñaki: nos pareció un mensaje tan sincero que decidimos que lo teníamos que meter.

Álex: desde luego me hizo mucha ilusión pensar que, más allá de que funcione el tema ahora, puede que dentro de 30 años haya peña que esté recuperando un disco que pinche gypsy funk y que en la sesión pinche a Kokoshca.

Hablando de ‘Confusión’, es un tema que me encantó desde la primera escucha, sonando muy delicado, con un estribillo bastante dulce y algún que otro momento bastante existencialista. ¿Creéis que este tema puede ser uno de los grandes tapados del disco?

Amaia: igual es una de las canciones más raras del disco, a pesar de que tiene estribillo. La gente nos dice que o le flipa o que directamente es la que menos le gusta del disco.

Álex: es de las primeras canciones que hicimos, de hecho ya tenía Amaia la idea desde antes del confinamiento. Desde luego hubo una especie de flechazo cuando Amaia con el teclado y la voz comenzó a mostrárnosla, intentando poder cuadrar algo con la batería un poco rollo a Can o Yo La Tengo. Luego la evolución del final con la letra está muy guay. A mí me gustaría desde luego que fuera la tapa del disco.

‘El Rayo’ es otra de esas canciones que contiene un tono digamos más vivaz y pillo, enumerando incluso una serie de mandamientos bastante particulares pero realistas. ¿Cómo surgió esta especie de lista de mandamientos?

Iñaki: hay un momento en el confinamiento en el que me puse a hacer música, juntándome con mis amigos como son Javi el antiguo batería de Kokoshca, Joseba y Pablo, de Tremenda Trementina y Rizos. Nos pusimos a hacer rap, que es un género que me ha llamado siempre la atención. Al final de alguna forma esto se ha colado en el disco, siendo ‘El Rayo’ una de estas canciones en la que sin ser rap, había este rollo libre, con un flow más vocal. Así fueron apareciendo estos mandamientos, que reflejan una libertad un tanto creativa, como si fuese la de un reverendo cantando góspel. Siempre nos ha gustado un poco esto, un poco a lo Make Up. La referencia de estos mandamientos viene de la creación, de la idea del rayo creativo que se produce cuando viene una idea buena y tienes que atraparla. Al mismo tiempo molaba transmitir aquello de que todo el mundo se puede dedicar también al arte a su modo.

"Me parece bien que todavía suceda que la palabra España y sus símbolos generen a día de hoy discrepancias porque ponen de manifiesto una herida que está abierta y que no se ha cerrado ni se va a cerrar en mucho tiempo. "

Hace tiempo mencionasteis lo que os sorprendió cuando interpretasteis ‘Me Arranqué La Piel’ en la Joy Eslava el público guardo un silencio sepulcral y luego cantándola a tope. ¿Creéis que esta experiencia os cambió por completo la visión de cómo el público en general vive los conciertos de Kokoshca?

Amaia: ese momento fue muy guay, porque la gente empezó a cantar el estribillo de una forma muy solemne que no te esperas. Sin embargo ya teníamos antes la idea de que también la gente viene muy predispuesta a disfrutar de esos momentos en el concierto. Sin ir más lejos en Algo Real tocábamos ‘El Escultor’ y eso también le emocionaba a la gente mucho.

Iñaki: hay un punto en el que cuando dices algo sincero, pero aparte de dar con la sinceridad das con la forma, vas a calar de lleno. Cuando Amaia cantó este tema de esa forma, la gente se lo creyó. Sin ir más lejos, cuando Anguita te habla te lo crees. Cuando lo hace Casado no. Y esto no es para nada una cuestión de ser de derechas o de izquierdas.

"Nos fascina la inspiración artística y cultura que proporciona España, con todas sus contradicciones y odios internos cruzados. "

En todas nuestras entrevistas siempre nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

Iñaki: ¿serías capaz de componer una canción con un solo acorde?

Para vosotros de a cargo de Baiuca: ¿qué límites te pones a la hora de componer nuevas canciones?

Amaia: pues por ejemplo hacer letras en otro idioma es un límite muy claro.

Álex: a nivel sonido diría que si algo remite a cliché huímos un poco. Si Iñaki coge una guitarra y se pone muy rockero en seguida se lo decimos (risas).

Iñaki: si ya bajamos a nivel de concepto, te diría que nos limitamos a buscar trabajar la cultura española dentro del rock y el pop.

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *