Crónica

Dharmacide · Go Cactus · Olivia is a Ghost

Moby Dick

30/04/2021

Por -

The New Colossus Festival retomaba su actividad con el mismo afán de siempre por mostrar bandas emergentes de lo más interesantes en cada uno de los países que se celebra. Surgiendo como una iniciativa neoyorkina, el funcionamiento del festival se basa en grabar diferentes showcases a lo largo del mundo para posteriormente emitirlos en streaming a través de su web y de este modo mantener viva la música en directo ante la imposibilidad de celebrar, al menos este año, su edición en físico. Así hemos podido conocer en los últimos meses bandas tan interesantes como Talkboy, Pearl Charles, Alicia Clara o Hoorsees, haciéndonos sentir en todo momento su buen filtro a la hora de seleccionar los artistas que forman parte de estas sesiones. Atendiendo a su desembarco en Madrid y apoyados por la iniciativa The Spanish Wave, nos encontramos ante la puesta en escena de tres propuestas nacionales muy diversas entre sí pero que sin lugar a dudas recogen muy bien las ganas por trascender en el apartado musical ofreciéndonos ideas sonoras que se alejan de la tónica habitual. De ahí que lo vivido en la Moby Dick el pasado viernes resultase un perfecto reencuentro con el formato de directo en el que tu curiosidad se despierta al máximo ya que prácticamente vas a conocer a nuevas bandas con pocas ideas preestablecidas.

1620557683022-copia

Los encargados de abrir la tarde fueron Dharmacide, el que seguramente sea el grupo de la ciudad que mejor ha sabido interpretar últimamente de una forma muy personal toda la resaca de shoegaze y noise noventero. Estando ante una propuesta donde las guitarras siempre conservan su punto de oscuridad, al mismo tiempo de generar muros de sonido infranqueables, su directo transitó entre lo electrizante que poseen las melodías entremezcladas con riffs liberadores y esa sensación de imprimir una gran fiereza en los momentos en las que las pedaleras son las protagonistas. Sintiendo claramente como el directo del grupo resulta muy compacto, destacó sobremanera su forma de aportar diferentes dinámicas, ya que durante su media hora de concierto fueron capaces de reflejar su cara más relacionada con adentrarse de lleno en clímax de ruido apaciguador como ocurrió en ‘Breezing’ junto con ese otro enfoque que pone la vista en los pequeños leimotivs melódicos totalmente afilados que beben su influencia de las bandas más tenebrosas de Captured Tracks. Solo así es posible que canciones como ‘Dreams’ peguen fuerte en el pecho a las primeras de cambio y te sumerjan en un estado mental difícil de definir. En definitiva, rasgos de un grupo impactante que en directo cumple con creces.

1620557815272-copia

Cambiando completamente de ambiente, Olivia is a Ghost fueron las encargadas de  continuar con la ronda de directos, ofreciendo otro solvente show guiado en esta ocasión por un formato de pop acelerado y con la vista puesta en ofrecernos buenos ganchos melódicos que no se olvidan fácilmente. Logrando que su directo se basase en una energía bien medida, edulcorada en su justa medida con algún que otro arreglo sintético que ayuda a aportar mayor profundidad en su propuesta, poco a poco nos demostraron como el abanico de posibilidades de sus temas está lleno de contrastes. Desde canciones que se desarrollan a través de un trasfondo inquietante que se va quebrando en favor de un pop más edulcorado como es el caso de ‘Central’, hasta otras situaciones donde apuestan por construir sus temas a través de guitarras huidizas que acaban descargando con contundencia como ocurrió en ‘Mars’. Con espacio para un emotivo discurso que la batería del grupo dedicó a todas las chicas abusadas y violadas en la industria musical, en especial de su país de Venezuela, lograron aportar aún más un toque humano al concierto, sintiendo como sus composiciones esconden historias que pueden ser llevadas siempre a un plano más personal. Detalles con los que poder ir más allá del plano artístico y aportar un granito de arena para lograr que las cosas cambien.

1620558074477-copia

Cerrando la noche quedaba aún una buena dosis de garage al más puro estilo de la escuela de la Costa Oeste, siendo Go Cactus los encargados de ofrecernos los momentos más dinámicos y entregados rítmicamente. Llegando desde Mallorca, el trío supo muy bien como caldear los ánimos a base de canciones que siempre ofrecen ese punto de melodías irrefrenables y fácilmente coreables, a la par de aportar una mayores dosis de desenfreno que fueron acogidas de buena forma a pesar de que los asistentes tenían que permanecer en sus asientos durante toda la velada. Estando ante una propuesta que bebe claramente del rock de bandas que forman parte de sellos como Goner Records, fueron capaces de demostrarnos como su música no solo se basa en alcanzar momentos vertiginosos, sino también conducirnos a través de los medios tiempos a situaciones donde el cúmulo de sentimientos relacionados con el efecto del paso del tiempo también juegan su papel. Así es como también nos hicieron ver que no todo lo relacionado con el rock va a conllevar permanecer constantemente en la cresta de la ola, sino que también la introspección afrontada a través de guitarras cargadas de gran viveza es más que posible. Un cierre muy acertado para una jornada que nos devolvió la ilusión por asistir a conciertos con la mente puesta en descubrir a tu nueva banda favorita.

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *