Crónica

Mundo Prestigio

Sala El Sol – Sound Isidro

15/05/2021

Por -

Cumpliendo la tercera semana de la nueva edición de Sound Isidro, el directo de Mundo Prestigio se presentaba como uno de aquellos donde a bien seguro el factor sorpresa jugaba un papel destacado, teniendo nuestras expectativas de lo más altas en todo lo relacionado a la puesta en escena y la capacidad de desplegar un cancionero tan variado como fascinante. Dejando atrás sus días en una banda capital para el noise rock nacional como fue Jay, el cuarteto vigués ha encontrado un estilo donde todas las influencias convergen a las mil maravillas y sirven para construir unos temas de giros imprevisibles. Precisamente el adjetivo de imprevisible puede servir para ilustrar todo lo que nos ofrecieron a su paso por la sala El Sol, contando también con un banquillo de invitados de lujo con el que jugar en otra liga.

Subiendo al escenario mientras de fondo sonaba a toda pastilla el estribillo de ‘Libertad sin ira’, la banda pronto se hizo notar a base de texturas jazzísticas muy bien entremezcladas con todo lo vaporoso de sus sintetizadores. Aportando en todo momento esa sensación de estar ante algo similar a una jam session donde hay espacio para que las melodías puedan fluir libremente, la ejecución de samples junto con todo lo orgánico de la batería y bajo propició que la combinación poseyese un efecto un tanto hipnótico. De esta forma en los primeros temas dejaron fluir una vena más relacionada con el space pop más narcótico, aportando también un toque bastante futurista donde ciertos picos de intensidad propiciados por sonidos metálicos causaron sobresaltos más que agradables.

Dejando el protagonismo a la voz femenina de Google Traslator para animar al personal y agradecer su presencia, el directo fue transcurriendo a través de un buen número de canciones recién estrenadas, abriendo la puerta a bases propiamente hip hoperas que se acababan dando la mano con alguna que otra pizca de funk bajo control. Destacando sobremanera el sonido compacto que lograron durante toda la noche, tampoco pudimos pasar por alto la forma de mezclar los sonidos orgánicos y sintéticos para que resultasen lo más difíciles de distinguir. De esta forma nos entregaron temas más que destacados como una ‘Caliente’ donde las líneas más graves tuvieron su cota de protagonismo y así desarrollar los ambientes tan evasivos que posee la canción.

1621358572547-copia

Dejando claro como el domino de los medios tiempos también es lo suyo, ‘Domingo Sem Callos’ aportó la profundidad precisa para no dejar pasar tampoco el poder de adentrarse en territorio incluso relacionados con el trip hop más dinámico. Así es como fueron logrando crear un clímax embriagador, haciendo que lo cálido del juego de luces consiguiese el efecto deseado a la hora de sumirnos en una especie de embelesamiento que se mantuvo durante buena parte del concierto. Fueron estos los instantes en los que desplegaron sus mejores armas en el apartado puramente instrumental, apareciendo una ‘Quando’ que deja constancia de la habilidad del grupo para crear leimotivs melódicos que capturan de lleno la atención.

A medida que fue avanzando el concierto llegó el turno de que los invitados se fueran subiendo al escenario. La primera fue Mariagrep, quién nos mostró un tema de marcado carácter pop donde ese tono despreocupado y anhelante marcó el camino. Dejando más espacio a los nuevos temas, el concierto atravesó otra de sus múltiples fases donde el mayor carácter cinematográfico de la música del conjunto se hizo notar, regalándonos una ‘Las Dos Coreas’ que llegó con un ralentí con el que reducir las pulsaciones al mínimo. Más momentos de relumbrón no pudieron faltar de la mano de un Ortiga que presentó ‘Millonario’, el próximo single del grupo donde se abrió paso entre recursos incluso relacionados con el neo soul.

Sin apenas descanso, Brais echó mano al saxofón para que la fiesta resultase aún más completa y encarase la recta final ofreciéndonos otro de esos giros de timón que seguramente no habíamos visto venir. A continuación, Nuno de Grande Amore hizo también lo propio, dejándonos ante cuatro temas, todos ellos bien variados donde incluso adoptó para la ocasión la figura de crooner. Entre estas canciones por supuesto no faltó una ‘Mundo Nuno’ con la que alcanzar el mayo fervor de la noche y destapar todo su potencial a la hora de soltar frases rapeadas con un significado bastante realista.

A pesar de haber dejado el pabellón bien alto, el broche de oro llegaría a ritmo de italo disco con una irresistible ‘Quen Quere Falar’ donde Guille de Bifannah aportó su voz y elegancia. Un final a la altura de uno de los grandes conciertos de la temporada que sirvió como el perfecto escaparate de todo lo que convive en la música de la banda gallega, demostrándonos además una solvencia espectacular sobre el escenario. Así pues, pocas veces los asistentes pueden salir de una sala sintiendo como han estado ante un espectáculo total, de esos que renuevan las energías de cara a ponerte a descubrir nueva música. Ahora solo podemos desear que dentro de muy poco tengamos mucha más música nueva suya, ya que no pueden apuntar más alto.

1621358755477-copia

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *