Conociendo a

Low Low Low La La La Love Love Love

Por -

Low Low Low La La La Love Love Love son un dúo de la localidad británica de Buxton formado por los hermanos Kelly y Ellis Dyson. Encontrándose actualmente en stand by de forma indefinida, la formación nos ha dejado a lo largo de más de una década cuatro magníficos LPs donde transitan por un cierto carácter de slowcore cálido muy bien redondeado con un bonito sentimiento a la hora de introducir de buena forma ciertas texturas ruidosas. De esta forma el camino emprendido por el grupo ha ido girando desde unos inicios donde un cierto apartado folk estaba de lo más presente, alternando lo acústico y lo eléctrico, todo ello concordando con el resto de su trayectoria. Localizándonos en el epicentro de lo que posteriormente se conocería como bedroom pop gracias a la irrupción de las plataformas digitales, en 2004 nos entregaron su LP debut homónimo. En el destacaba la suavidad con la que eran capaces de arrancar acordes a sus guitarras, todo mecido por esas estampas donde se ve la tarde caer desde un porche. La forma de entremezclar sentimientos de corte marchito junto con acciones cotidianas cargadas de carácter contemplativo sin lugar a dudas es algo por lo que ya intuimos que estas canciones son de lo más especiales.

Avanzando poco a poco en el tiempo, en 2007 llegó el momento de publicar su segunda referencia Ends of June, un trabajo donde se adentran de lleno en pinceladas más propias de la canción americana más sureña. Sin dejar de lado la capa de sonido alicaído y susurrante que parece poseer sus composiciones, a lo largo de este disco instrumentos como el banjo están presentes, no para introducir una mayor sensación de dinamismo, sino más bien para llevarlo todo hacia territorios una vez más muy reconfortantes. Con alguna que otra arrancada más destacada como ‘Iron the Soul’, el grupo logra de este modo mostrar un mayor nervio que acabará aflorando en posteriores composiciones. Esto es lo que poco a poco se va a ir intuyendo en Feels, Feathers, Bog and Bees, el disco que sin lugar a dudas supone una ruptura en la trayectoria de la banda, recogiendo lo más significativo de su trayectoria e insuflándole un nuevo espíritu relacionado con unas dinámicas más vivaces. Venciendo de esta forma a la nostalgia, sin ningún tipo de contemplación, el recogimiento sigue estando presente por momentos, aunque suponiendo más bien algo de carácter residual.

A pesar de los cambios introducidos en el mencionado tercer LP, su trabajo definitivo llegó con Last en 2015. Él que sería su disco final debido a los diferentes puntos de residencia muy lejanos de los hermanos Dyson nos dejó ante una banda de lo más visceral. A lo largo de esta referencia parece que las influencias miran más que nunca a los Low más indómitos, aquellos que se mueven como pez en el agua dentro de la crudeza. Tan solo con el estrépito mostrado en el inicio de ‘Goodbyes’ podemos intuir como será esta nueva cara del grupo. En esta ocasión los arreglos llegan a través de modular la forma áspera en la que los punteos van surgiendo, logrando al mismo tiempo que su característico falsete se adapte a la perfección a la bruma que esconden los temas en su trasfondo. Al mismo tiempo también fueron capaces de encontrar una gran inspiración a la hora de lograr melodías redondas, facturando de este modo alguna de las mejores canciones de su carrera como ‘Burrow’. Es aquí cuando observamos como el bagaje propio de la experiencia juega totalmente a favor para saber cómo deshacerse de fantasmas y lograr unas canciones donde emoción, reflexión y paso del tiempo se dan la mano. A la espera de que algún día vuelvan a resurgir, por el momento seguiremos escuchando este disco en los días que queramos que sean menos grises.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *