Entrevistamos a

Alberto Montero

"Este nuevo disco es difícil si te aproximas a él desde el pop. Pero esto no me hizo dudar en hacerlo, era una vertiente de mi música que quería desarrollar hace tiempo y una especie de reto para mí."

Por -

El valenciano Alberto Montero vuelve a evidenciar su ingenio a la hora de conseguir unas canciones que parecen sacada de otra época, imprimiendo su característica impronta de autor influenciado por el Mediterráneo y al mismo tiempo capaz de trazar líneas hacia unas tonalidades acústicas propiamente folclóricas. En su nuevo trabajo titulado La Catedral Sumergida, nos encontramos con el mayor distanciamiento estilístico de toda su trayectoria, no solo por la nueva instrumentación que presenta si no por el formato que ha otorgado a sus canciones y la gran coherencia lograda a través de ellas. Después de lograr con Arco Mediterráneo el trabajo más equilibrado de toda su carrera, sacando a relucir su vena pop más preciosista y ligera, aquella que tanto bebe de Violeta Parra como de la forma pausada de hacer las cosas de The Apples in Stereo, ahora llega el momento de lanzarse aún más al vacío, de explorar definitivamente la etiqueta barroca de sus canciones y atreverse a lograr un disco más alejado del sentido melódico pero no de la armonía. Por todo ello, esta nueva entrega nos descubre un nuevo carácter experimental del músico desde un lado casi espiritual, ya que el contenido que encierra el trabajo se encuentra muy relacionado con una forma de fluir las letras casi cercanas a una letanía perfectamente orquestada y arropada por elementos que evocan lo litúrgico en muchos casos.

Todas las canciones que nos encontramos en La Catedral Sumergida guardan una gran coherencia en el plano sonoro, aportando la escucha completa del trabajo una gran sensación de continuidad. ¿Consideras que te has volcado en un espectro sonoro muy concreto?

Sí, el plantearme el disco desde un principio como un disco de piano y cuerdas hizo que ganara coherencia y continuidad en ese sentido. Además utilicé muchas escalas pentatónicas, escalas modales, de tonos enteros... todo para darle ese aire a música antigua que tiene.

 

En el momento en el que enfocaste el disco con tantas novedades respecto a lo que venías haciendo, ¿se te pasó por la cabeza que este trabajo podría ser bastante chocante con lo que venías haciendo hasta el momento?

Desde luego, pensé que después de Arco Mediterráneo este disco no le iba a gustar a nadie. Este nuevo disco es difícil si te aproximas a él desde el pop. Pero esto no me hizo dudar en hacerlo, era una vertiente de mi música que quería desarrollar hace tiempo y una especie de reto para mí.

Hablando un poco más de este apartado. Has abandonado el formato de banda más clásico para contar prácticamente con un núcleo de cuerdas a la hora de lograr las estructuras principales de tus temas. ¿Te encontraste con alguna limitación a la hora de diseñar los temas para este formato u ocurrió precisamente lo contrario?

No, las canciones están compuestas en el piano, salvo ‘Poseidón’, ‘Resolución’ y la parte central de ‘La Llamada’. Después la intención era orquestar esos temas a partir del piano, mayoritariamente con un cuarteto de cuerdas y puntualmente con banda de rock y sintetizadores. Creo que tener clara la configuración de la banda ha hecho fluir más el proceso compositivo y de arreglos del disco.

"Con el anterior disco ya quise reivindicar una mediterraneidad más oscura, más de ritual pagano, de hoguera en la playa. "

En tus composiciones siempre hemos observado la influencia del pop mediterráneo, algo que en esta ocasión también está ahí pero con sensaciones muy diferentes. ¿Sientes que en esta ocasión la forma de desarrollar estos sonidos se ha vuelto más oscura?

Sí, es un disco mucho más oscuro. Con el anterior disco ya quise reivindicar una mediterraneidad más oscura, más de ritual pagano, de hoguera en la playa. Este nació en una noche de luna nueva, frente al mar. La oscuridad era total y el agua era una masa oscura enorme que chocaba contra las rocas. Esto fue la inspiración para ‘Poseidón’ y la idea de hacer un disco en torno a esta canción se instaló en mi cabeza.

Algo que me gusta mucho de estas nuevas composiciones es el carácter espiritual que poseen. ¿Sientes que has enfocado la mayoría de los temas desde este punto de vista?

Sí, es un disco de búsqueda. Búsqueda de mí mismo, de mi identidad. Búsqueda de algo que mitigue mi tristeza, que resuelva mi confusión, mi acertijo, mi enigma. Para eso utilizo las canciones como un espejo en el que me puedo observar desde fuera.

 

Algunas canciones adoptan estructuras propiamente litúrgicas, conservando en todo momento una gran solemnidad. ¿Decidiste de forma voluntaria acercarte hacia estas composiciones o más bien fue algo que fue surgiendo poco a poco?

Quería que todo el disco tuviera un tono ceremonial, litúrgico. Que fuera la música de un rito antiguo que nadie recuerda. Por eso también lo de La Catedral Sumergida, algo enterrado o sumergido bajo el mar miles de años y que vuelve a ver la luz. También La Catedral Sumergida la llevamos dentro, el yo que no dejamos florecer debido al miedo al otro, al juicio implacable, a salirnos de la norma, a no aceptar nuestra singularidad ni la del otro. Esa es La Catedral que emerge en la última canción.

"La Catedral Sumergida la llevamos dentro, el yo que no dejamos florecer debido al miedo al otro, al juicio implacable, a salirnos de la norma, a no aceptar nuestra singularidad ni la del otro. "

Conectando un poco con esto, el título y contenido de los temas del trabajo contiene iconos bastante potentes. ¿Desde un primer momento tuviste claro la temática hacia la que querías orientar el trabajo?

Conectando un poco con esto, el título y contenido de los temas del trabajo contiene iconos bastante potentes. ¿Desde un primer momento tuviste claro la temática hacia la que querías orientar el trabajo?

El enfoque vocal que has realizado del disco es otra de las cosas que me llaman la atención. Es como si tu voz fuese un instrumento a mayores. ¿Has tenido que trabajar el apartado vocal mucho más que en anteriores ocasiones?

Siempre he tenido la sensación que escribía canciones que no se adecuaban bien a mi propia voz. Podía disfrutar de cantar canciones de otros pero las mías siempre me costaba, y esto es porque siempre le he dado más importancia a la melodía que a la tesitura de mi voz. Este disco es más rico explorando las capacidades de mi voz. Por ejemplo en ‘Credo’ recorro prácticamente toda mi tesitura, empezando por una melodía muy grave y acabando prácticamente en falsete. El hecho de que sea un disco más cercano a la clásica también ha hecho que varíe inconscientemente la estética de mi canto, utilizando más el diafragma y haciéndolo más “operístico” por así decirlo. El ejemplo más claro de esto es ‘Comunión’.

Más cosas que me llaman la atención del trabajo. En temas como ‘Resolución’, donde incluyes un fragmento narrado, expones más que nunca la sensación de confusión e incluso cautiverio que puede experimentar un ser humano. ¿Crees que este disco contiene también bastante de esa exploración humana de situaciones difíciles?

Sí, este disco se propone explorar en todo lo que tiene de confusa la propia existencia y de cómo resolver ese enigma mediante la aceptación de tu propia naturaleza. Para esto hay que averiguar quién eres, y ese es el viaje que se recorre en La Catedral Sumergida.

"Siempre he tenido la sensación que escribía canciones que no se adecuaban bien a mi propia voz. Podía disfrutar de cantar canciones de otros pero las mías siempre me costaba, y esto es porque siempre le he dado más importancia a la melodía que a la tesitura de mi voz. "

Imagino que el formato con el que llevar estos temas al directo diferirá bastante de lo que hacías hasta el momento. ¿Sientes que esto puede ser un hándicap a la hora de que tu propuesta llegue más lejos o simplemente se trata de seleccionar bien los lugares?

Es un hándicap, porque complica mucho la tarea de encontrar conciertos. Tengo la esperanza de que, por lo menos, salgan 4 o 5 conciertos donde podamos presentarlo con piano, cuerdas y banda. Por ahora tenemos uno el 18 de mayo en Rocafort, cerca de Valencia, dentro del festival L'Horta Nord Folk.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda ta entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Cuál es la razón por la que haces música?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de Guilherme de Calmness, dice así: si sólo pudieses comer una comida específica mientras escuchas tú música, ¿cuál crees que sería la que mejor encajaría con tu sonido?

Con hummus del mercadona y una barra de pan ya soy feliz.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *