Entrevistamos a

Con Cariño, George

"Esta vez me hacía mucha ilusión sacar un proyecto más soleado, con ritmos más pegadizos y en el que la gente no solo mueva la cabeza sino también el cuerpo."

Por -

Jorge Marero es un músico canario que integra proyectos como Amorevera o D’Arerobic, sumando de forma reciente su aventura en solitario gracias a Con Cariño, George, un proyecto de frenesí ochentero con el que nos muestra su primer EP Morena 92. A lo largo de estas canciones nos encontramos ante una brillante combinación de elementos propios de la synthwave más agitada, el glam rock o alguna que otra inclusión electrónica relacionada con el house. De esta forma es capaz de moverse en unos terrenos donde siempre se busca ese efecto revitalizante que proporciona tanto el plano lírico como el sonoro, alcanzando un estado desinhibido con el que poder profundizar más de lleno en todos los recovecos planteados en las historias encerradas de temas como ‘Quieren Quemar Mi Casa’. En definitiva, una propuesta refrescante y original con la que sentir de lleno como este verano se puede estirar algo más de lo que en principio podríamos pensar. Aprovechando lo reciente de este EP que en breves estará disponible en todas las plataformas digitales, entrevistamos a Jorge.

¿En qué momento decidiste comenzar esta aventura en solitario y ponerte a componer los primeros temas de Con Cariño, George?

Los primeros temas de “Con Cariño, George” en realidad se llevan haciendo desde el 2014, lo único que no se llamaba así el proyecto y creo que nunca me atreví a enseñarlo como un proyecto en solitario. Pero hablando en serio, bajo este nuevo nombre, podría decir que el 2020 y la cuarentena fue la que me echó un cable a plantarme cual quería que fuese mi futuro artístico. De hecho todos los temas que aparecen en el EP fueron escritos entre marzo y junio de este año.

Antes de comenzar este proyecto ya formabas parte de otras formaciones como Amorevera y D’Aerobic. ¿Desde dentro sientes que este proyecto difiere bastante de los otros en los que estás involucrado o hay ciertos rasgos que comparten?

El proyecto tiene cierto color ochentero que tenían los otros conjuntos, creo que de ahí sí que puedo decir que nos parecemos. Sin embargo, esta vez me hacía mucha ilusión sacar un proyecto más soleado, con ritmos más pegadizos y en el que la gente no solo mueva la cabeza sino también el cuerpo.

Podría decir que en Amorevera hacíamos una mezcla de tonos oscuros y nostálgicos; y tonos soleados y brillantes y en “con cariño” me apetecía quedarme con la parte del sol, que siento que se identifica más con mi personalidad.

 

Sin lugar a dudas la influencia de los 80 es algo que se percibe en tu música, encontrándonos ante ese particular sonido de guitarras que nos remite a esa época. ¿Hay muchas bandas de esa década que te llaman la atención o crees que su influencia no es tan predominante en tu música como podríamos pensar a priori?

Me llama la atención varias bandas de los 80 y me influencio mil en ellas sobre todo de los finales de los ochenta. Pero desde chiquitín tocaba en bandas de covers movidas de los 70 y los 60 ¿sabes? Desde los Creedence hasta los Who, si dejo una lista por aquí, creo que no pararía de escribir. Pero ya digo que al final me enamoré de los ochenta por su sonido, las cajas de ritmos y los sintes cutres que cada vez se vuelven a escuchar mucho más, y entre otras cosas, era música que podía hacer una sola persona en su estudio.

Sin lugar a dudas el ambiente retro del videoclip que ilustra ‘Morena 92’ encaja de muy buena forma con el tema, ¿le distéis muchas vueltas a la historia que queríais mostrar en el vídeo?

En cuanto al guion y a la letra de la canción vimos que todo sonaba a ajetreo, a frenesí, a pura velocidad y como que eran las últimas palabras a ‘Morena 92’ antes de que la poli me cazara. De ahí surgió ese toque de acción y después el arte lo pusieron todos los que colaboraron en esta piecita audiovisual.

La verdad es que la idea del videoclip surge de BlackScales (Davide Pistilli) y de Glezzz (Oliver Gonzalez) que son quienes hicieron la historia y el guion. Ya había trabajado anteriormente con David y con Oli, que hizo toda la grabación, edición y postproducción, la verdad que son unos artistas audiovisuales que flipas, sabía que trabajando con ellos el resultado iba a estar cremita de coco. Se sumó esta vez al proyecto Carla Aguirre que hizo una ambientación y realización bestial con la que le dimos a esa villa todo el tocazo retro. Desde el principio también estuvo Iván Santana que hizo toda la parte de diseño gráfico, portadas y cartelas, con ese toque de Miami Vice (pero más latino) del proyecto.

"Al final me enamoré de los ochenta por su sonido, las cajas de ritmos y los sintes cutres que cada vez se vuelven a escuchar mucho más, y entre otras cosas, era música que podía hacer una sola persona en su estudio."

El vídeo sin lugar a dudas tiene ese componente de película de acción con ciertas reminiscencias a un lugar propiamente vacacional. ¿Hay alguna película que os inspirase particularmente o que creáis que pueda tener cierta relación con lo que queríais mostrar en el vídeo?

En todos los proyectos siempre he pensado que aparte de la música la estética tiene que acompañarla, es decir, que si la música tiene toques retro, el video tiene que acompañar ese concepto.

Hay toques que se plantearon en el moodboard de Miedo y Asco, de Drive, de Miami Vice y cositas así. Pero al final, simplemente son influencias y con los recursos de todas sacamos una mezclita que acaba sacando una pieza única. Sin duda lo que fue una locura fue grabar el plano secuencia, al final ese recurso es el que le da la máxima sensación de peli de acción.

A lo largo de tu primer EP resulta muy interesante como logras siempre combinar una parte más inquietante cercana a los sonidos dark wave junto con un formato de pop más brillante como bien ocurre en ‘Te Quedas Porque Quieres’. ¿Sientes que en tu música siempre estás tratando de encontrar un cierto dualismo entre sonidos más oscuros y más luminosos?

‘Te Quedas’ en realidad es el último tema que grabé. Me encantaba la melodía y tiene una referencia que se parece un pelín a Betty Davis Eyes. Los acordes son un poco oscuros, pero no quería que pase eso, para eso le metí esas guitarras con rasgueos funkis y comprimidos para darle un poquito más de brillo. La letra en sí habla un poco de toda esa gente que no se siente bien con su condición y se siente insegura, que más tarde o más temprano terminan sintiéndose cómodas y felices tal y como son.

Me gusta mucho también como en canciones como ‘Saltabidu’ también tratas de meter una marcha más al tema en su apartado rítmico. ¿En tu cabeza siempre tienes en mente que tus canciones encierren un lado más desinhibido y destinado a la pista de baile?

Como dije antes, sí que esta vez estoy buscando más empatía con el público, escribir y cantar en español para mi es algo nuevo, pero al final me flipa cuando la gente se sabe los temas, cuando las cantan contigo y forman parte del proyecto, es de lo que más me alegra. Creo que con estos ritmos de BPMs más rápidos y más soleados se crea un vínculo entre todos y una sensación de “aquí venimos a pasarlo bien”.

‘Saltabidú’ la escribí en base a una historia de terror que nos contaba el típico hermano mayor de un colega, (creo que sacó ese nombre “Saltabidú” de Pesadilla en Elm Street 7), podría ser la hostia de oscura pero al final lo que se quería era contar una historia que me dio miedo de pequeñín y plancharlo en un entorno súper de coña.

‘La Cultura del Hi Hat’ quizás es el tema del EP que mira en una dirección más diferente, más relacionada con ciertas texturas más cercanas al house. ¿Crees que esta canción es la que se sale más de la línea trazada en el disco y que puede abrirte nuevas puertas de cara al futuro?

Para mí ‘La Cultura del Hi Hat’ fue tirarse a la piscina, de hecho en el EP está como un bonus track, ese tema está compuesto desde muchos años y siempre lo quise sacar, esta vez aproveche el momento para lanzarlo y quitarme esa espinita. Además tiene algo de gracia, porque el hi-hat es una metáfora al sexo, si vuelves a escuchar el tema sabiendo eso verás la letra de una forma diferente.

"En todos los proyectos siempre he pensado que aparte de la música la estética tiene que acompañarla, es decir, que si la música tiene toques retro, el video tiene que acompañar ese concepto."

Sin lugar a dudas tus canciones encierran un espíritu bastante festivo. ¿Le has dado bastantes vueltas a lo que quieres lograr con tu música o la finalidad encerrada en tus temas?

Lo que quiero lograr es que este proyecto se escuche y que se baile, que se le coja cariño. El nombre del proyecto viene porque estaba buscando un nombre y me di cuenta que todo lo que hago es dedicado a quienes lo oyen. Por eso se llama “Con Cariño, George” como si fuese una firma al final de todas las canciones.

El equilibrio entre sintetizadores y guitarras es algo que logras muy bien a lo largo de todo el disco. ¿Fuiste buscando un cierto balance entre ambos elementos o lo cierto es que no prestaste atención a ello?

Eso está ahí siempre que compones, me mola ese balance, son riffs de guitarras y riffs de sintes que le dan diferentes partes a la estructura de las canciones. A mí me gusta que existan esos bloques de sonidos y coexistan todo el rato. Es como mantener el boost arriba todo el rato.

Eres natural de las Islas Canarias, algo que seguramente también juegue un papel importante a la hora de tomarte la vida y la música con una determinada filosofía. ¿Sientes que el hecho de vivir en la isla ha aportado ciertas características a tu música?

Sí, de hecho soy de Gran Canaria. Creo que aquí abajo hay una filosofía y una beach culture súper loca, entiendo que influye en la música: me gusta el sol, soy un tío playero y me gusta el surfin. Aunque parezca que aquí abajo vivimos encima de un cocotero, entre todas las islas somos unos dos millones de personas, lo mismo que en el País Vasco.

Aquí hay mucha gente, muchos artistas y músicos estupendos. Pero el mismo carácter aislado que pone el mapa, es el mismo que hace que no emerjamos tan fuerte como uno que tiene las mejores salas de concierto a dos pasos de su casa. Aquí de todas formas, creo que todos los artistas estamos siempre súper predispuestos a coger el avión para tocar donde sea y acceder a un público más gordo.

"Creo que con estos ritmos de BPMs más rápidos y más soleados se crea un vínculo entre todos y una sensación de “aquí venimos a pasarlo bien”."

La parte estética de este proyecto creo que es bastante importante, tal y como nos lo ha demostrado en el vídeo y en las fotos promocionales extraídas de él. ¿Sientes que Con Cariño, George buscas alcanzar una estética concreta?

A mí la estética me encanta, me parece ultra importante en la música, de hecho he hecho algunos pinitos en el mundo de la moda, trabajo con una agencia de Las Palmas y han salido algunos trabajos para spots y algun catwalk latineo. Creo que de ahí arrastro que la estética es importante dentro de la música, no creo que para todos los sea. Pero sí que para mí es algo que le da un valor añadido.

Después de publicar este EP y en función de cómo avance todo lo referido a la crisis sanitaria, ¿tienes bastantes planes de presentar estos temas en directo o buscar una nueva referencia no tardando?

Tengo mucha Ilusión de que después de la presentación de todo esto me llamen para tocar en salas, puedo tocar tanto a modo showcase yo solo, como metiendo a un par de músicos a que me echen un cable en los gigs. De hecho tengo más temas que no salen en el EP pero que para los directos serán ideales.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

Qué prefieres, ¿no poder doblar tus rodillas en la vida o no poder doblar los codos?

Del mismo modo tenemos para ti una pregunta de Borja de Ultimate Frisbee, dice así: que prefieres, ¿una bicicleta o una barca a pedales?

Les diría que sin ánimo de lucro, siete caja valeriana o una tortilla de patata (risas).

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *