Crónica

Ortiga

Independance – Mazo Madrid

11/03/2021

Por -

Pocos artistas en la actualidad pueden presumir de saber contagiar a las mil maravillas el espíritu festivo de sus composiciones, más aún en las actuales circunstancias en las que nos encontramos. Pues bien, Ortiga a su paso por el ciclo Mazo Madrid volvió a demostrar como su propuesta en directo es capaz de sobreponerse a cualquier tipo de condiciones adversas, incluso cuando el cuerpo de los asistentes pide algo muy diferente a estar sentados en una silla durante toda su actuación. Lo mostrado durante su más reciente actuación en la capital nos deja ante un músico que sabe medir a la perfección las dinámicas de su concierto, a la par de construir un setlist de lo más sólido donde ya no solo priman aquellas canciones que beben de un mayor influjo relacionado con la cumbia, sino también un abanico de posibilidades que transita desde todo lo llegado del mundo trap hasta un efusivo formato pop de guitarras. Dentro de la puesta en escena de toda esta gama de canciones variadas, buena parte de la culpa la tuvo Joao Alberto Ferreira Alves, su firme escudero que logró imprimir un nuevo toque de virtuosismo gracias a los solos ejecutados durante toda la velada.

Dejándonos ante una sucesión de canciones donde la voluntad a la hora de sobreponerse a todas las punzadas que causa el amor siempre está muy presente, el directo de Chicho sirvió para dejarnos ante nuevas composiciones a la par de repasar su trayectoria, todo esto tratando ante todo de ofrecernos agradecidas variaciones con las que divagar alrededor de sus propios temas. Sin ir más lejos la buena conjunción entre todo el aparataje eléctrico y lo electrificante de la guitarra de Joao, sirvió para que los temas acaben despuntando sobremanera, alternando entre el glamour desmedido de las orquestas y la espontaneidad del artista gallego en todo lo relacionado a las bases y conjunto vocal. Con un público excitado desde los primeros compases de ‘Pistolera’, pudimos comprobar de buena mano la forma de dotar a las canciones de una mayor aceleración, todo ello intentando al mismo tiempo alcanzar una interpretación sentida con la que adentrarnos de lleno en todas las historias desafiantes y cargadas de suspiros al aire. Curiosamente, este tema inicial fue entrelazado de forma insospechada con ‘Bolero Digital’, encontrando conexiones dentro de sus composiciones para lograr una transición totalmente amortiguada sin darnos cuenta.

Las sorpresas no tardaron en llegar, ya que también cayeron nuevos temas que formarán parte de un trabajo que verá la luz antes del verano. Destacando un ambiente bastante plácido y soleado, Chicho sacó a relucir de nuevo esa cara enamoradiza con la que tontear y revolotear acerca de todo lo que suscitan los primeros compases de una relación. Más momentos que no podían pasar por alto surgieron de la mano de Dani, quién no dudo en colaborar de forma brillante en una ‘Todo ou nada’ compuesta originalmente por Nuno de Grande Amore. Llevando la canción hacia unos terrenos más rítmicos que la alejan de la capa sintética de su versión original, la interpretación se adecuó a la perfección con la tónica bailable de la noche.  Sin apenas respiro, aprovechando el momento de disfrute melódico máximo, llegó el turno de una ‘Mambito de los Enamorados’ que causó uno de los momentos de mayor euforia del directo. Tampoco se quedó corta la acogida que tuvo una ‘Acostumbrao’ en la que por supuesto no podía faltar el infalible Grande Amore sobre el escenario. Así es como nos encontramos ante lo más cercano a esas escenas que tanto añoramos de situaciones veraniegas donde lo disfrutable de las fiestas populares pega fuerte.

Encarando en la recta final,  no faltaron auténticas piezas irresistibles como ‘O Solar’ o una inmediata nueva composición que verá la luz como single destacado dentro de muy poco. En esta última merece la pena destacar esa habilidad del músico a la hora de encontrar la sanación en todo lo que representan los ritmos arrebatadores, combinando un cierto tono apesadumbrado y situaciones agridulces con esa capacidad de sobreponerse de forma apasionada a todo ello. Destacando el tramo final del tema, Joao no dudó en aportar un toque más metálico y enfervorecido para enlazar con una ‘Restaurantes’ de Boyanka Kostova entregada totalmente a la causa. Sin embargo este no fue el punto final de actuación, ya que hubo tiempo para un reprís final donde una atmósfera totalmente bulliciosa se adueñó de la sala con una final ‘ChantadaNFestas’ alargada magistralmente donde el músico aprovechó para deshacerse en halagos hacia su público y cacharrear un poco más alrededor de toda la amalgama de beats ejecutados desde su mesa. El colofón final a uno de esos conciertos que en esta ocasión nos dejó más cerca a la sensación de vivirlo como si el mundo no se hubiese detenido.

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *