Crónica

Axolotes Mexicanos

Teatro Reina Victoria – Madrid Brillante

13/03/2021

Por -

Tan solo un día después de ver la luz su más reciente LP, Axolotes Mexicanos nos mostraban estas nuevas composiciones en el ciclo Madrid Brillante, haciéndonos ver como a estas alturas son capaces de montar un setlist sin fisuras y trasladarnos al epicentro de una propuesta altamente entretenida. Logrando que sus composiciones cada vez adquieran más matices, a la par de atravesar multitud de géneros musicales de una forma muy transversal, podemos afirmar que ya no solo les acompaña todo lo bueno encerrado en sus temas, sino también una puesta en escena totalmente convincente que engancha de principio a fin. Para ello han ido logrando sumar más y más guitarras, reforzando sobremanera la vena más ruidosa y así conseguir que los momentos en los que es preciso mostrar un vendaval infalible de hits sean todo un éxito. Algo que sin lugar a dudas es de agradecer y que nos permitió disfrutar de un sonido bien crispado a pesar de las lógicas limitaciones impuestas siempre al actuar en un teatro. Mostrándose de lo más cómodos sobre el escenario, el enorme carisma de Olaya y su capacidad para conectar con el público en todo lo que concierne a las explicaciones de sus propias composiciones marcaron sin lugar a dudas la tónica de la jornada matinal, a pesar de no poder explayarse todo lo que hubiese querido con sus charlas.

Capturando desde un primer momento nuestra atención con el tema que abre su nuevo disco sonando enlatado, la banda salió de lo más decidida a dejar huella dentro de los terrenos del pop más caótico y divertido. Arrancando con ‘Nacida Para Sufrir’ lograron crear el revuelto perfecto entre el público, notándose la vibración de todas las filas en el intento de los asistentes por moverse lo máximo posible sin levantarse del asiento. Con un sonido compacto y robusto, la tónica del concierto estuvo marcada por no permitirse prácticamente ningún respiro, enlazando auténticos clásicos con composiciones nuevísimas que se integran muy bien con todo lo mostrado hasta la fecha. Tanto desde una cara más entregada a los medios tiempos como es el caso de ‘Cara de Idiota’ hasta una ‘No Sé Si Llamarte’ donde definitivamente lograron lo más parecido a una balada que podemos encontrar en su música, la banda iba desgranando todos estos episodios de una forma entregada. Mostrando esta visión de su música más relacionada con las dudas personales y la forma de intentar contemporizar sus actos, este conjunto de canciones nos abrió la puerta a otra cara más melancólica del grupo, bien sustentada siempre por el buen ruido de fondo que Lucas y Mario siempre garantizan.

1615913395823

Retomando rápidamente su cara más efervescente, llegó el turno de ‘Menos 100’ y ‘Cuando_estoy_contigo.mp3’,  poniéndonos a todos de nuevo en el disparadero de historias en las que todos nos identificamos, al mismo tiempo de desplegar un juego de luces cada vez más animado.  Siendo conscientes de cómo presentar nuevos temas con el lanzamiento del disco tan poco espaciado no resulta nada sencillo, Olaya como siempre fue capaz de lograr una interpretación enérgica y con esa naturalidad que siempre es de agradecer desde el otro lado.  Así nos metimos de lleno en una ‘Quiero Que Vengas’ que caminó de una forma decidida entre ritmos cambiantes y una forma de esprintar en el estribillo que se reconoce totalmente como marca de la casa. A partir de este momento, el concierto entró en una nueva fase, llegando una retahíla de composiciones que siempre causan un gran frenesí en todos los sentidos. Estamos hablando del clásico ‘Te Miro Mientras Duermes’ o el reciente ‘Verano en Espiral’, interpretado en directo con mayores dosis de adrenalina y esa entrega total a las guitarras que se imponen a todo lo que encuentran por delante. Por supuesto, no pudo faltar una mención especial para Glux por las animaciones del concierto y por salvar sobre la campana el apartado visual.

Cada vez más lanzados sin darnos cuenta hacia el final del concierto, llegó el turno de una ‘Estanquero’ acompañada con los gritos metaleros de Lucas, ‘Farmacia’ entregada a un lado más cibernético, ‘Sin Ti’ apostillando la explosión de su estribillo y por supuesto ‘Interestelar’ como momento cumbre de la filosofía lírica tan ácida del grupo. A partir de ahí todavía quedó tiempo para alguna pulla en forma de canción hacia exnovios indeseables como la de ‘Que Te Pires’ y esa capacidad de deformar su estructura hasta límites insospechados, del mismo modo que ‘Disparo de Amor’ causó el revuelo esperado. El casi cierre definitivo quedó destinado para una ‘Astor’ que incluso mejora con el paso de los años, no pudiendo tampoco obviar como Lucas hizo de Juan en lo vocal en ‘Ending’. Sin embargo, para rematar el directo no podía faltar una ‘Te Quiero (…)’ donde desatar todas esas ganas de hacer todo tipo de cosas a una persona. Un cierre adecuado a la avalancha de historias tan rocambolescas como verosímiles con las que Axolotes Mexicanos nos conquistaron una vez más.

1615913395828

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *