Conociendo a

Ortiga

Por -

Manuel González, una de las mitades de Esteban y Manuel, ha logrado en solitario con su proyecto Ortiga prolongar la fiesta presente en su proyecto titular. Para ello se ha encomendado a la cumbia sin límites que muy bien sometida al espíritu de la música de feriante ha logrado transportarnos a ese momento de la verbena de pueblo donde puedes bailar con cualquiera. A pesar de llevar girando durante más de un año con este proyecto, no ha sido hasta hace unos días cuando su primera referencia Chicho y Sus Chichas ha visto la luz a través de Ernie Records, confirmando todo el potencial presente en sus composiciones. De esta forma ha sabido capturar todo lo brillante de una música que invita a la celebración constante y al mismo tiempo sirve para desligarse de todas esas preocupaciones en torno a amores rotos y estrés emocional que afloran en los momentos menos oportunos.

A lo largo de las 10 canciones que componen el trabajo nos vamos a encontrar con la variedad suficiente como para pasar del merengue al bolero sin ser prácticamente conscientes, todo ello bien afilado con recursos propios del tropicalismo que se deja todo tipo de complejos por el camino. Con temas como ‘ChantadaNFiestas’ se puede entender muy bien la esencia desinhibida de sus composiciones, rondando alrededor de esos teclados brillantes con los que las clásicas orquestas gallegas inundan las noches de verano de media península. Más composiciones previamente conocidas y que suman más elementos a la coctelera de Ortiga llegan con ‘O Solar’, salvaguardando de buena forma esa expresividad tan cercana a los nuevos géneros urbanos. Sin embargo aquí todo suena más original y apegado al claro efecto sanador que tienen las fiestas populares, desconectando con albariño y nuevos rostros de las brechas amorosas.

Sin bajar las buenas vibraciones que transmite el trabajo, llama la atención composiciones que sin resultar tan espectaculares se adentran en un apartado más frenético como es el caso de ‘Mambito de los Enamorados’. Es aquí quizás donde se puede observar de mejor forma el esqueleto de las composiciones de Ortiga y esa forma de construir canciones casi por impulsos nerviosos, todo ello bien escalonado con un ritmo totalmente diabólico. Más sorpresas que quizás nunca nos habíamos pensado llegan con la adaptación de ‘Las Motos de Agua’ de Cuchillo de Fuego, presentándonosla rendida a los encantos del güiro y un cierto influjo transfronterizo donde lo narcótico también parece jugar su buena parte. Toda una habilidad que pone de manifiesto como Manuel se atreve a llevar a su terreno todo lo que se le ponga por delante para seguir edulcorando nuestras vidas.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *