Crónica

Los Punsetes

Black Pearl

14/12/2019

Por -

Los Punsetes llegaban a Valladolid inmersos en la gira de presentación de su nuevo LP Aniquilación, un trabajo marca de la casa con el que demostrar como la fórmula habitual del grupo todavía tiene cuerda para rato. Encontrando siempre temas de actualidad con los que poder despuntar a través de su ironía y humor ácido, este nuevo conjunto de canciones esconde un buen puñado de temas con los que poder calar entre un público cada vez más mayoritario sin perder por el camino sus seguidores habituales. La buena acogida que tuvo el concierto, llenando prácticamente la sala es la evidencia perfecta de cómo Los Punsetes definitivamente han dado el salto del reconocimiento mediático, comprobando como su sólida trayectoria al final les ha proporcionado el resultado que cabría esperar.

En esta ocasión escogieron un setlist bastante extenso, plagado de buena parte de su más reciente trabajo a la par de recuperar alguna que otra sorpresa no tan habitual en su trayectoria como fue ‘Un Corte Limpio’. Con una Ariadna ataviada en lo que ella misma confesó pasado el concierto que era un traje a medio camino entre monja y Miguel de Molinos, pudimos sentir como cada vez se muestra más sonriente encima del escenario, llevándose prácticamente toda la atención del público. Junto a ello, Antonna parece cada vez más el contrapunto a lo estático de la vocalista, mostrándose cada vez más suelto y con una pose totalmente eléctrica. Este hecho seguramente llegue propiciado por esta nueva etapa del grupo donde comprobamos como los solos instrumentales toman gran protagonismo, algo que hace unos años no nos hubiésemos imaginado lo más mínimo.

A través de 23 canciones sin ningún bis, comprobamos de buena forma como temas nuevos del estilo a ‘Vas Hablando Mal de Mí’, ‘Idiota’ o ‘Una Persona Sospechosa’ encajan a la perfección dentro del apartado más corajinoso del grupo, provocando una reacción del público equiparable a la de sus clásicos de siempre. Hay que destacar en todo momento cómo los presentes se encargaron de agitar las primeras filas, encontrándonos ante situaciones de bastante caos propiciadas por la propia disposición de la sala con un pilar en su parte delantera. Sin embargo algunos momentos del directo parece que decaían respecto a la tónica general, encontrándonos con una sensación de cómo el cuerpo nos pedía otra cosa en canciones como ‘Estela Plateada’ o incluso la siempre emocionante ‘Estrella Distante’ soltada hacia el ecuador.

Lo que resulta innegable es la exhibición de gran inmediatez y canciones coreables sin ningún tipo de pudor, llegando una recta final donde no faltaron ‘Tu Puto Grupo’, ‘Dos Policías’, ‘¡Viva!’ o ‘Maricas’, esprintando de este modo hacia la meta de la desinhibición y entrega total a lo ocurrente de unas letras que emergen por encima de cualquier formalidad. De esta forma Los Punsetes ofrecieron un concierto totalmente sólido, muy representativo de lo que han sido y en lo que se han convertido, siendo conscientes de cómo es posible evolucionar dentro del pop español manteniéndose fieles a sus principios sin tener que recurrir a ningún otro referente más allá que ellos mismos. Algo de lo que sin lugar a dudas muy pocos grupos pueden presumir.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *