Crónica

Diamante Negro

Independance – Gures on Tour

16/04/2021

Por -

Diamante Negro llegaron a Madrid dispuestos a confirmar como además de poseer a estas alturas un repertorio más que sólido, también son capaces de ofrecernos un directo enérgico y con un punto de crudeza con el que lograr transmitir una mayor visceralidad en sus temas. Estas fueron las conclusiones a las que pudimos llegar tras comprobar como el trío barcelonés defendió sus temas apelando a lo punzante de su propuesta, a la par de transmitirnos como son una banda donde los contrastes en el plano melódico no está reñidos con mostrar un torrente guitarrero totalmente entregado a la causa.

Sintiendo al mismo tiempo como sus historias resultan tan cercanas como surgidas del pozo emocional en el que en múltiples ocasiones nos encontramos, todas las novedades en forma te temas inéditos que cayeron a lo largo de la noche resultaron de lo más agradables, confirmando como lo que será su LP debut apunta muy alto. Sin embargo, antes de todo ello, tampoco hay que pasar por alto la forma de animar la previa del directo a través de una curiosa invitación depositada en cada asiento de la sala donde se animaba a dejar un mensaje para el grupo dentro de un Origami de avión con instrucciones detalladas al milímetro. Una forma de entretenernos que sirvió para paliar la larga espera producida entre la apertura de puertas y el inicio de la actuación.

Sin necesidad de muchas presentaciones, la banda atacó en seguida una ‘Playa Desierta’ con la que comenzar a mostrarnos como pueden ser contundentes sin necesidad de mostrar en todo momento su vertiente más acelerada. Con el punto justo de reverb en la guitarra de Benoit y esa forma de contener en todo momento la energía encerrada en los temas para irla liberando progresivamente, el concierto transcurrió controlando muy bien los picos de intensidad. Así cayeron en la etapa inicial del directo  canciones como ‘Abrazo’ o una ‘Club Caribe’ cuyo identificativo leimotiv melódico llegó como una auténtica apisonadora.

Quizás fueron estos los momentos en los que sentimos como el grupo puede lograr aún fortalecer mucho más los temas en directo, encontrando ese punto de nerviosismo y entrega total con el que lograr que los mensajes, tan desesperados como por momentos liberadores, puedan calar aún más en los temas. El hecho de que el bajo también sonase de forma estruendosa posibilitó que los golpes en el pecho que nos provocaron los temas se asemejasen cada vez más a los vividos en la primera fila de los conciertos de toda la vida.

Con alguna que otra lectura de los aviones lanzados al público, fueron cayendo otras canciones con gran vocación de himno como es el caso de una ‘Futuro Incierto’ que aúna ese formato de power pop directo al grano junto con una forma de marcar los tiempos que ayuda a redondear aún más el tema. Sin apenas respiro, tampoco faltó una icónica ‘Ansiedad’ interpretada con un punto perfecto de desgarro, todo ello mientras la voz de Benoit alcanzaba alguna de las notas más graves del concierto.

Con alguna que otra pieza nueva como ‘Viernes’, también nos ofrecieron pinceladas más que esperanzadoras de todo lo que está por llegar, atacando siempre los estribillos por una vía melódica pletórica, pero también de una forma totalmente estruendosa en lo instrumental. Así es como podemos comprender el enorme abanico de influencias encerrado en sus composiciones, saltando desde el brutalismo de bandas más cercanas al post hardcore catalán como L’Hereu Escampa a una mayor vocación de armonías de fuerza bruta a lo Nueva Vulcano.

Avanzando de forma imparable en el directo, resultó imposible no hacer algún que otro amago de levantarnos del asiento en una ‘KEXP’ bien ralentizada para disfrute del personal, del mismo modo que una ‘Si Tú Te Vas’ que emergió como ese perfecto torbellino de sentimientos incontrolables con los que arremeter contra todo. Más nuevos temas llegaron con ‘Amigos’, mientras que el toque de catarsis dentro del caos llegó con una ‘Poliamor’ que directamente pasa a ser uno de los temas con mayor poder de causar revuelo posee de su repertorio. Adentrándonos ya en la recta final, no se olvidaron de ‘Vista Desde La Ventana en Le Gras’ o una ‘Cobi’ que se postula como un tema con el que alcanzar un extraño clímax embriagador. Múltiples caras encerradas en un concierto donde la sacudida resultó bien compartida tanto en el plano emocional como en el plano más físico posible.

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *