Entrevistamos a

Fee Reega

"Cuando alguien me fascina, se me hace muy urgente meterme en su mundo y crear algo alrededor de lo que me imagino acerca de esa persona. Antes de convertirlo en una canción, compruebo que no tenga nada de artificial porque entonces me sentiría gilipollas. Hay muchos grupos hoy en día que me parecen basura capitalista y tengo bastante miedo de ser malinterpretada en ese sentido. Mi mayor objetivo es la verdad."

Por -

Este 2017 se prevé un gran año para Fee Reega. Tras poner en marcha Captains, su nueva banda junto a David Baldo con la que publicarán dentro de poco su primer LP vía Jabalina, la artista alemana nos entrega otro de esos trabajos de enorme carisma y sutileza sobrecogedora en los detalles mostrados en los temas. Sonambulancia es el nombre escogido para este trabajo que edita Humo, pudiendo encontrar el trabajo tanto en versión CD como vinilo. Tras el salto al inglés que dio en su último trabajo Shoot, en esta nueva entrega recupera el castellano al igual que sucediese en su sobresaliente La Raptora. En esta ocasión, observamos técnicas como la guitarra con arco de Javier Bejarano que vuelve a conferir un ambiente de tensión, sin pasar por alto el mayor despunte eléctrico y tormentoso que se observa en la mayoría de las canciones. Una evolución lógica hacia terrenos donde la oscuridad llega con clímax más crispado que anteriores ocasiones, volviendo a demostrar una personalidad arrebatadora.

Sonambulancia es un trabajo que por sonido vuelve a estar muy cercano a La Raptora, saltándonos el trabajo que va en medio como es Shoot. ¿Consideras que Sonambulancia tiene ciertos elementos en común con La Raptora?

Desde La Raptora han pasado casi tres años y desde mi personal punto de vista tienen muy pocas cosas en común estos dos discos, especialmente porque el enfoque ha sido totalmente diferente. Me gustaría pensar que en los últimos tres años me he acercado más al estilo que me gustaría llevar, así que creo que Sonambulancia representa más el proyecto tal como me lo imagino. Además en la composición de este disco han participado activamente mis músicos y es un añadido importante que nos gustaría luego llevar al directo también. Desde luego, conceptualmente, sigue habiendo imágenes e intereses míos que pueden tener puntos de encuentro, como puede ser alguna mirada a personajes extraños y emociones crudas que siguen presentes en este trabajo. El proceso de grabación esta vez fue muy distinto y busqué un sonido diferente. Al principio tenía la idea de trabajar solamente con guitarras eléctricas y crear un ambiente onírico y extraño. Pero luego las canciones pidieron más estructura, cambios de intensidad y dinámica. La diferencia central para mí es que me sentí mucho más libre grabando este disco que el anterior y que todo el proceso fue más natural y directo.

 

Seguramente percibo en este trabajo un mayor énfasis en los arreglos eléctricos y más intensos, creando en ciertos momentos clímax de tensión de lo más emocionantes. ¿Tenías ganas de potenciar este apartado en este nuevo trabajo?

Me parece que una de las aportaciones más importantes que traen Dani Donkeyboy y Javier Bejarano, ambos guitarristas en el grupo, son las guitarras eléctricas, a veces sutiles y elegantes, y otras veces potentes o sucias. Esas guitarras lo cambian todo. En los últimos años hemos desarrollado un entendimiento mutuo de nuestros gustos en común y me siento muy comprendida y complementada por ellos a la hora de componer. Lo mismo pasa con las baterías de Ibán Pérez, que han marcado un antes y después en las canciones, con cambios de intensidad muy marcados. Creo que eso lo tenemos en común todos en el grupo, que vemos potencial en las diferentes intensidades, desde lo más silencioso hasta el ruido, que es algo que nos interesa a todos.

"Me gustaría pensar que en los últimos tres años me he acercado más al estilo que me gustaría llevar, así que creo que Sonambulancia representa más el proyecto tal como me lo imagino. "

¿Crees también que tiene algo de relación tu nueva etapa con Captains en el mencionado apartado anterior o ves que ambos proyectos están muy distanciados?

En general me siento como si Captains por fin me da la posibilidad de vivir una vida creativa esquizofrénica como me la pide mi personalidad. Antes tuve siempre la sensación de que me faltaba algo en ese sentido. Hubo intentos de llevar Fee Reega a lo bestia, pero me di cuenta que tampoco funcionaba así. En ese sentido me he sacado un lado que tuve aparcado mucho tiempo y que deseaba salir. De momento llevo los dos proyectos muy separados, teniendo en cuenta esa esquizofrenia de la que hablaba. Aun así me doy cuenta que me siento más valiente con decisiones del directo y creo que el directo en banda presentando Sonambulancia va a tener momentos que tendrán que ver con el de Captains, porque queremos respetar los silencios, pero a la vez potenciar más los momentos de más desmadre. Va a ser una época muy interesante.

"Creo que eso lo tenemos en común todos en el grupo, que vemos potencial en las diferentes intensidades, desde lo más silencioso hasta el ruido, que es algo que nos interesa a todos. "

Parece que el trabajo se desenvuelve en un ambiente constantemente nocturno. ¿Crees que el trabajo transmite de forma más o menos continua esa sensación de nocturnidad?

Sí, totalmente. Ya llevaba tiempo con ganas de dedicar un disco a los sueños y a la noche, pero no en su papel festivo, sino a su lado ambiental, soñado, y a la fuerza que tiene la oscuridad, a todo lo que ocurre cuando estás durmiendo. Es una parte muy importante de mi vida y la manera cómo la vivo extrañamente siempre le ha llamado mucho la atención a la gente cercana a mí. No puedo saber cómo lo viven otras personas, pero para mí irme a dormir tiene casi más poder sobre mi vida que despertarme. Vivo las horas dormidas con mucha intensidad y muchas veces me lleva todo el día quitarme de encima las imágenes nocturnas. Entonces me resultó natural que se refleje finalmente en este disco.

 

El título en sí también parece recoger muy bien esta sensación de misterio, desasosiego y noche. ¿Cómo llegaste a él?

Sonambulancia es una palabra que me inventé de casualidad, cuando realmente quería decir sonambulismo. Uno de los trucos de aprenderme el castellano es que simplemente, cuando no sé una palabra, me la invento, partiendo de otros idiomas o, a ratos, de nada. Eso me ayuda mucho a no sentirme extraña con el idioma, me da la sensación de control cuando no lo tengo y creo que eso ayuda a sentirme cómoda con él. Luego la Sonambulancia en mi imaginación se convirtió en un vehículo de ambulancia que se encarga de todo tipo de problemas con el sueño. Ahora simplemente representa estas canciones perfectamente y ya no tengo que decidir lo que significa, ahora simplemente resume el disco.

"En general me siento como si Captains por fin me da la posibilidad de vivir una vida creativa esquizofrénica como me la pide mi personalidad. Antes tuve siempre la sensación de que me faltaba algo en ese sentido. "

Hablando un poco más de los escenarios donde tienen lugar los temas, el paisaje asturiano siempre ha estado muy presente en tus canciones. ¿Lo consideras como una influencia esencial e ineludible de tus composiciones?

Sí y no. Cuando llegué a Asturias, su exuberante belleza suponía una influencia inevitable en mis canciones, todo el paisaje y todas las experiencias vividas aquí entraron directamente en mi trabajo y pensé que nunca me había dado tanta inspiración un lugar. Hoy en día sé que cualquier sitio, bonito u horrible, puede suponer una influencia importante en el universo de las canciones y entonces está tomando menos protagonismo. Aun así me alimento muchísimo de estos lugares, de las cuevas a las que me lleva mi amigo Javo al que dediqué la canción de ‘La Cueva’, de los acantilados, del mar y de las montañas. Al lado de todo eso me siento pequeña y muy afortunada y no puedo imaginarme dejar esto atrás jamás. Creo que Asturias es el hogar que he estado buscando toda mi vida.

"Ya llevaba tiempo con ganas de dedicar un disco a los sueños y a la noche, pero no en su papel festivo, sino a su lado ambiental, soñado, y a la fuerza que tiene la oscuridad, a todo lo que ocurre cuando estás durmiendo."

En este trabajo vuelve a estar muy presente el amor sin ningún tipo de filtros, reflejando escenas de lo más cotidianas como en ‘Tú Cocinas’ junto con otras cargadas de una gran sinceridad pese a las circunstancias, como es el caso de ‘Solo es trabajo’. ¿Reflejar todo tipo de realidades entorno al amor de la forma más honesta posible es algo que siempre buscas en tus trabajos?

No es exactamente así. En este disco realmente no tenía ninguna línea pensada previamente y dejé espacio a lo que quería salir. No puedo negar que la última etapa de mi vida, los últimos años, hayan estado muy marcados por mis relaciones amorosas y que haya estado en contacto muy íntimo con diferentes formas del amor (me han marcado más que cualquier otra cosa). Hubo muchos momentos en los que deseaba que no fuese así y hubo épocas en las que intenté negarlo y apartarlo, pero al final sé que eso es un intento inútil y que reprimir las cosas sólo las hace crecer, así que de momento me someto a mis corrientes interiores y confío en que se van turnando tiempos más sentidos y otros más pensados. Habiendo dicho eso, quiero subrayar que ninguna canción trata únicamente del amor, pero quizás sí puede ser un hilo entre algunas.

Me gusta mucho siempre la descripción que haces de determinados personajes en tus temas para introducir determinados sentimientos. En esta ocasión partes de la figura del camionero en ‘20 multas en un día’. ¿Te resulta sencillo partir de determinados personajes para exponer diversos sentimientos en tus temas?

Gran parte de mi vida se apoya en personas que viven al margen de lo cotidiano, que viven una vida diferente a la masa. Por un lado es algo que siempre me interesó para mí misma, pero también siempre me ha inspirado en otra gente. Cuando alguien me fascina, se me hace muy urgente meterme en su mundo y crear algo alrededor de lo que me imagino acerca de esa persona. No pretendo retratar a nadie, pero cojo facetas y construyo una historia alrededor de ellas, añadiendo mis propias fantasías. Es un ejercicio de escritura e imaginación para mí que sigue requiriendo el esfuerzo de la autenticidad. Antes de convertirlo en una canción, compruebo que no tenga nada de artificial porque entonces me sentiría gilipollas. Hay muchos grupos hoy en día que me parecen basura capitalista y tengo bastante miedo de ser malinterpretada en ese sentido. Mi mayor objetivo es la verdad.

"La Sonambulancia en mi imaginación se convirtió en un vehículo de ambulancia que se encarga de todo tipo de problemas con el sueño. Ahora simplemente representa estas canciones perfectamente "

Definiste tu música como folk freudiano, algo que considero que encaja muy bien en este trabajo, sobre todo con el tema que abre y que cierra el trabajo. ¿En algún momento has descubierto mediante la composición de canciones ciertos aspectos que desconocías sobre ti misma?

La etiqueta de “folk freudiano” la puse al principio, hace años, cuando alguna gente me empezó a preguntar qué tipo de música hacía y no sabía muy bien qué responder. Así que me pregunté a mí misma y la respuesta en ese momento fue una razón bastante terapéutica. No tenía aspiraciones serias con la música, pero noté que cantar sobre asuntos que me perturbaron con anterioridad, me ayudaba a entender lo que estaba pasando dentro de mí.

Hasta hoy utilizo ese sistema constantemente: para ordenar mis pensamientos necesito apuntarlos. Me ayuda mucho leer lo que tengo escrito para saber lo que pienso sobre algo en concreto. Hoy en día no me hace falta grabar o cantar todo en público para entender ese proceso, pero sí me hace falta escribir todos los días. En Sonambulancia primero grabé maquetas, medio año después hicimos la grabación definitiva, aun así, apenas hice cambios en las letras. Eso para mí significa que son letras muy crudas y sentidas, que vienen directamente desde mi interior y probablemente dentro de un tiempo podré leer en ellas muchas cosas que ahora aún desconozco.

Sonambulancia es la esencia del folk freudiano porque es una palabra compuesta, de la manera que los sueños unen varios elementos inventándose algo nuevo. Una gran parte de las teorías del sueño de Freud consiste en eso, que haya personajes, lugares y palabras que son nuevos, pero si los investigas, te das cuenta que se basan en elementos distintos de tu vida, y si los miras de cerca, comprendes su relación. Mi forma de pensar y de componer se basa mucho en eso, intentar dejar libertad a mis palabras para luego mirar de qué elementos se habían compuesto.

"Creo que Asturias es el hogar que he estado buscando toda mi vida. "
 

‘El Tiempo Limpia’, el tema que cierra el trabajo, parece que tiene un efecto totalmente apaciguador, pero al mismo tiempo creo que es el que está más alejado del resto del disco. ¿En algún momento sentiste que esta canción difería de la tónica general del trabajo?

No, la verdad es que no, era una más en las composiciones que hice a la vez. Fui escribiendo más versos, pero descarté todos. Me pareció que tenía más sentido dejarlo en un único mensaje. El disco toca muchos asuntos que son centrales en la vida, historias que las vive todo el mundo, historias particulares que igual solo vivió una persona. Pueden ser perturbadores o consoladores , por eso me pareció apropiado cerrar con esa canción que relativiza todo un poco. Mi personal filosofía va un poco en esa dirección: tomo muy en serio a la gente y sus preocupaciones, a la actualidad, problemas políticos y sociales. Tomo muy en serio a la vida y me desespera en muchas maneras, pero a la vez una parte de mí ve la gran imagen y siente unas ganas asombrosas de ver lo que pasará conmigo y con todo el mundo.

"Gran parte de mi vida se apoya en personas que viven al margen de lo cotidiano, que viven una vida diferente a la masa. Por un lado es algo que siempre me interesó para mí misma, pero también siempre me ha inspirado en otra gente. "

Desde la publicación de Salvajada, ¿crees que tu forma de expresar tu preocupaciones en las canciones ha ido cambiando, y por lo general girando hacia un lenguaje menos impactante pero igual de visceral?

Creo que mis primeras canciones en castellano pueden estar malinterpretadas por letras que intentan captar la atención. De lo que me acuerdo, es que simplemente usé las pocas palabras que sabía en castellano. Desde el último disco han pasado años en los que básicamente solo hablé español y sé expresarme mejor. Esta semana en particular tengo un sentimiento que no he tenido en mucho tiempo: que estoy limitada a la hora de decir lo que quiero decir. Lo de vivir la vida en otro idioma pasa por muchos momentos que cambian a velocidad de la luz, de momento no me siento totalmente bien en ese sentido.

Pero, para volver a la pregunta, las letras de este disco están todas en su sitio. Escuchándolo ahora no cambiaría nada aunque fueran escritas tan rápidamente. Una razón de ello es que ahora no se apoya toda la canción en la letra, quise construir un pilar más fuerte con la instrumentación, y de esa manera, las letras tienen un papel diferente. Siempre es un experimento usar palabras de esa forma.

"Mi forma de pensar y de componer se basa mucho en eso, intentar dejar libertad a mis palabras para luego mirar de qué elementos se habían compuesto. "

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para el siguiente artista a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Qué estarías dispuesto a arriesgar o entregar por tu música?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de Gonzalo de Owl Captain, dice así: ¿perros o gatos?

Tengo alergia a muchos animales, sobre todo a los caballos, los gatos, los conejos y unos cuantos más. Hasta los 14 años monté un caballo salvaje que había al lado de mi casa, hasta que un día me acerqué y me dio un ataque de asma tan fuerte que nunca más pude volver a montar uno. Me dio mucha pena y creo que aún no lo tengo superado. Los gatos no me gustan, no los comprendo y no me comprenden a mí. Me gusta pasear con perros, pero no quiero ningún animal. Me vale con la gente y agradezco mi tiempo a solas.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *