Review

La Raptora

Fee Reega

2014

8.5
Por -

Fee Reega regresa con un nuevo trabajo cargado de canciones muy sentidas que nos da buena muestra de la capacidad de la alemana para expresar de una forma muy realista situaciones profundas a medio camino entre lo honesto y sobrecogedor que nos rodea a todos. A lo largo de las 9 canciones que componen La Raptora se nos presentan ante nosotros multitud de sentimientos encontrados como la admiración, el fracaso, la profunda soledad o la añoranza de todo lo perdido. Temas muy bien instrumentados que refuerzan el carácter evocador que cada tema provoca en el oyente. Y es que sin lugar a dudas, según escuchas cada una de las canciones, a tu cabeza van llegando imágenes propias o ajenas que tratan de recomponer el tema de la forma más personal posible.

El disco se inicia con ‘Wenedikt Erofeev, El Gran Bebedor’, un tema donde las guitarras iniciales te sumergen en una especie de estado de empatía que nos pone en la piel de todas aquellas personas que no han tenido fortuna en la vida. Dulces coros y vientos que nos apaciguan y nos hacen ver que detrás de cada acción siempre hay un trasfondo mayor que nunca se juzga. Un ambiente que nos hace movernos entre lo cálido y lo frío para caer rápidamente en esta segunda sensación gracias al segundo corte ‘Varsovia, La Ciudad’. En esta ocasión la dulce voz de Fee alcanza registros aún más agudos para estremecernos y caer en ese instante doloroso en el que te das cuenta donde y con quién estás. Un ambiente de crispación final muy bien llevado por punzantes violines.

Continuando la escucha, nos encontramos ‘La Automuerte’, uno de los temas más duros del trabajo que sin embargo adopta aires despreocupados sin grandes dramatismos. Historias muy ásperas que se afrontan y tal como vienen las cosas. Algo bastante diferente es lo que se nos presenta en el siguiente tema, el homónimo ‘La Raptora’. Una aparente ingenuidad guía el tema, ofreciéndonos el lado más tierno del engaño representado en una la voz de Fee que cada vez va calando más y más hondo con cada tema. Guitarras solitarias que emergen de un modo conciso y desolador.

Llegando al ecuador del disco, aparece la versión más cruda de nuestra protagonista. ‘La Sangre, Cachorro’ es un tema de esos que provocan dolor y heridas. La instrumentación se vuelca hacia lo oscuro, dejando de la cualquier tipo de melodía reconfortante. El final del tema acaba con una especie de locura donde el tema adquiere aún mayor densidad. A pesar de la crudeza del tema, el disco gira hacia su lado más positivo con ‘Kamchatka, Isla de Volcanes’. Este tema seguramente sea el más ilusionante del trabajo, los ritmos se vuelven más amables y Fee adopta un tono menos confesional. Un tema diferente a la dinámica mostrada en el trabajo pero que guarda una coherencia muy bien identificada con el resto.

10406581_778455828845578_8474244914407475808_n

Adentrándonos en el final llega ‘El Vividor, Mujeres y Alcohol’, otra canción donde la fácil ironía que podría contener el tema no tiene cabida. Cuando hablamos de la sinceridad del disco nos referíamos a esto. Temas que la artista los canta según los siente, destacando la virtud de cada uno en sí mismo. Los teclados y violines que aparecen hacia el final adoptan un dulce protagonismo, representando algo así como una nueva etapa personal en algo.

Girando más hacia lo reflexivo, los bonitos recuerdos y la admiración hacia tus personas cercanas aparece ‘Los Tres Amigos’. Las matemáticas y las artes aparecen personificadas en diferentes personas. Una visión diferente pero al mismo tiempo muy representativa de lo que es la verdadera amistad. Cerrando el trabajo nos encontramos ‘Corner´s, El Bar’, donde el paso del tiempo se observa en las gentes y sus lugares de reunión. Una forma apacible de ver cómo cambian las cosas alrededor mientras que hay rincones que intentan mantener la esencia de una forma espontánea. Un tema agradable que intenta no caer en la nostalgia total y que pone un buen final al álbum.

Fotografías a cargo de Mina Reischer (cabecera) y Javier Bejarano (review).
Conclusión

Un gran puñado de temas en los que Fee nos proporciona ese toque perfecto entre paz interior y agitación al contarnos y observar las situaciones más extremas que cualquier día pueden tener cabida en nuestras vidas. Casi todo puede ser cotidiano y tener un cierto lado encantador. Fee sabe demostrárnoslo y además de una forma muy bonita.

8.5

Álbum

La Raptora

Artista

Fee Reega

Año

2014

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

  1. Helena

    Más que interesante trabajo. Lírica que te pone los sentimientos a flor de piel y una instrumentación maravillosa que como muy bien apuntas refuerza las emociones de los temas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *