Conociendo a

Alfie Templeman

Por -

En muchas ocasiones nos perdemos buscando entre sonidos y artistas que muestran cosas de lo más diferentes y experimentales. De forma paradójica, esta catarata de propuestas de lo más novedosas nos genera una saturación de la que es necesario escapar. Debido a ello, las propuestas con tono más clásico siguen siendo fundamentales para volver a encontrar nuestro equilibrio musical. Este puede ser el caso del joven británico Alfie Templeman, quién con tan solo 15 años nos ha ido dando a lo largo de este 2018 buena muestras de sus canciones de R&B mecido con el encanto del pop más ochentero. El músico natural de Bedfordshire acaba de publicar hace tan solo unos días su primer EP titulado Like an Animal, logrando una obra muy convincente que se extienden en mayor o menor medida hacia los ambientes sintéticos de artistas tan de moda como Gus Daperton o Yellow Days. El poso juvenil más reflexivo es otra de las señas de identidad de estas canciones, apareciendo ese ambiente casi melancólico y de lo más enamoradizo con el que Alfie intenta dar forma a los nubarrones de un futuro incierto. Así es como el británico es capaz de recrear estampas de aquellas que invitan a dejar pasar el tiempo sin que ello nos preocupe.  A todo esto tenemos que unirle el encanto por las guitarras que siempre guardan un punto lo suficientemente Lo-Fi para que caigamos rendidos ante los sonidos menos definidos.

Lo que por el momento ha supuesto una breve aventura para el músico, comenzó hace unos meses con ‘Orange Juice’, una canción de lo más pegajosa, envuelta en los vaivenes propiamente psicodélicos y relacionados con la influencia vaporwave sobre las capas pop. Esta carta de presentación le valió para que poco a poco empezase a circular por algún que otro blog británico y abrir el camino perfecto hasta su EP debut Like an Animal. En él nos encontramos a un músico con unas coordenadas musicales que tiraban más hacia un alma crooner, apareciendo en el camino figuras como Jonathan Richman y ese encanto por las melodías ligeras pero con un cierto poso huidizo. Mientras tanto no podemos dejar de lado esos anhelos propios de juventud, buscando siempre un camino como bien refleja ‘Like an Animal’, el tema que da título al trabajo y el que goza propiamente de mayor carácter a lo largo de la referencia. Aunque seguramente los mejores momentos llegan cuando el músico intenta aferrarse a la vena más propia del bedroom pop como ocurre en ‘Pink Lemonade’, encontrado los acordes precisos para divagar entre los recuerdos y dejarse caer hacia la nostalgia más inexplicable.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *