Especial

Tailor For Penguins nos desvelan sus cinco discos favoritos

Por -

Ricardo, Marcos, Joan y Rossend componen Tailor For Penguins, una banda barcelonesa de pop que acaba de editar hace unas semanas su primer LP titulado When We Were Older a través de Mushroom Pillow. Canciones optimistas, cargadas de una vitalidad que empuja cada uno de los estribillos. A lo largo de todo este camino para alcanzar su debut, han estado muy bien acompañados del productor Jim Spencer en La Casamurada (Barcelona), capturando a la perfección el potencial que contienen sus estribillos para ser coreados. A lo largo de temas como ‘Violet’ o ‘Translations’, nos vamos a encontrar un inherente espíritu mediterráneo que aporta ese lado destinado a conquistar a una gran cantidad de público. Parece que Tailor For Penguins han encontrado la oportunidad perfecta para transformar todas aquellas melodías inquietas y preciosistas que tenían en su cabeza en auténticos hits que a bien seguro nos animarán mucho este verano. Aprovechando la ocasión de su reciente debut, les preguntamos por sus 5 discos favoritos para comprender un poco mejor su universo.

Big Star – ‘#1 Record’ (1972)

Si hubo alguna vez una banda desgraciada en la historia del pop ésa fue Big Star. Tienen el triste honor de ser una de las más influyentes de la historia sin haber entrado siquiera en las listas de éxitos de su tiempo. Ignorados, más de 15 años después de lanzar su disco debut ‘#1 Record’ (Tal vez sea lo más parecido a poner a The Beatles, Kinks, Byrds y Beach Boys a componer juntos), la banda de Alex Chilton, Chris Bell, Jody Stephens y Andy Hummel sentaría las bases del Power Pop tal y como lo conocemos hoy. Otros dos discos vendrían después antes de la triste desaparición del grupo, conformando todos ellos una colección de canciones increíblemente emotivas que influenciarían enormemente a gente como REM, Wilco, Teenage Fanclub, Jeff Buckley o Elliott Smith.’The Ballad Of El Goodo’, ‘Thirteen’ o ‘When My Baby’s Beside Me’ son algunos de los temas destacados de este genial debut.

Modest Mouse – ‘We Were Dead Before The Ship Even Sank’ (2006)

La banda venía de publicar un gran disco anterior cuya recepción y críticas positivas pusieron a Modest Mouse en la escena internacional. Así pues cuando Isaac Brock (líder y vocalista) propuso a Johnny Marr (¡Johnny Fucking Marr!) unirse a la banda para co-escribir las canciones del siguiente disco, éste accedió sin dudarlo y el resultado (no hace falta decirlo) es espectacular. El disco está cargado de referencias y temáticas náuticas. De hecho originalmente el disco fue concebido como una colección de historias sobre marineros muriendo en cada canción. Pero lo que realmente llama la atención son la enorme variedad de guitarras y melodías, vestidas con arreglos de cuerda y viento que sumadas a la personalidad vocal de Brock dan como resultado un disco enérgico, a veces melancólico pero sobretodo original que gana con cada nueva escucha. ‘Dashboard’, ‘People As Places As People’ y ‘Missed The Boat’ son sólo algunas de sus joyas.

Michael Jackson – ‘Off The Wall’ (1979)

La primera de las colaboraciones entre Michael y Quincy Jones. El primero, heredero del sonido Motown y de la presencia escénica y actitud funk de James Brown. Quincy, productor todoterreno que empezó con la era post-swing en los 50 y que ha influenciado a generaciones enteras con su habilidad para mezclar géneros y reinventar la forma de producir discos. En ‘Off the Wall’ está lo mejor de los dos mundos. Producida aún con un estilo que muestra de dónde viene Michael pero con ese toque Quincy que ya mira hacia adelante. ‘Don’t Stop Till You Get Enough’, ‘Rock With You’, ‘Woking Day And Night’, ‘Off The Wall’, ‘Burn This Disco Out’… Las perfectas melodías de Michael con elegantes arreglos de vientos y puro groove en la base rítmica. Qué más se puede pedir?

Coldplay – ‘Parachutes’ (2000)

Resulta increíble mirar atrás y comprobar que una vez Coldplay fueron considerados la banda llamada a resucitar el espíritu del mejor Britpop de los 90 en el nuevo milenio. El impacto de su debut ‘Parachutes’ en la escena internacional fue tremendo teniendo en cuenta que no eran para nada una banda de abundantes guitarras distorsionadas ni letras desafiantes de rebeldía juvenil.

Todo lo contrario, la madurez compositiva mostrada en los temas de este cuarteto londinense invitaba algunas veces a escuchar el disco conduciendo en silencio por una carretera rodeada de paisajes otoñales (‘Don’t Panic’, ’Sparks’, ‘Trouble’). No obstante, el disco cuenta con fantásticos singles pop que el mismísimo Noel Gallagher hubiese soñado firmar como ‘Yellow’, ’Shiver’ o ‘Everything’s Not Lost’.

Sólo por eso ya merecen nuestro perdón por, (ejem!) algunas de las cosas que editarían años después…

Miles Davis – ‘Kind Of Blue’ (1959)

Tener el honor de firmar el disco de jazz más vendido de la historia no está al alcance de cualquiera, pero hacerlo contando además con otros cinco extraordinarios músicos de leyenda ayuda a entender porqué. Su huella en posteriores discos de jazz, rock y clásica ha llevado a innumerables críticos considerarlo uno de los discos más influyentes de la historia, además de ser posiblemente el mejor disco del género jamás grabado. Suponiendo que el jazz no sea el estilo favorito de muchos de los que lean esto, que vuestro prejuicios no os ensordezcan.

No podríamos decir nada mejor que pediros que lo escuchéis de principio a fin, porque seguro que lo disfrutaréis, sin más.

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *