Entrevistamos a

Ultimate Frisbee

"Tampoco quiero que seamos un grupo especialmente político, pero al final del día tocamos punk, y a veces hay quien se olvida que la movida surgió para quejarse de la mierda que querríamos cambiar. "

Por -

La formación integrada por Tadhg y Borja (Please Wait, Jamie 4 President) acaba de publicar su EP debut, encontrándonos en Race Me cinco intensos temas con los que mostrarnos como sus inquietudes musicales se orientan hacia los terrenos donde el emo rock es capaz de adoptar todo tipo de matices. Presentándonos este trabajo como la crítica a tomárselo todo en esta vida con el afán competitivo de una carrera, lo que nos vamos a encontrar en él está muy relacionado con seguir los instintos pero al mismo tiempo tener una cierta perspectiva sobre la trayectoria recorrida. De esta forma canciones como ‘Dandelion’ nos dejan ante la cara más amarga de los recuerdos, dejándonos ante un halo más nostálgico muy bien camuflado a través del estruendo.

Por su parte otros temas como ‘Traffic’ apelan mucho más a estampas reconocibles a las que aportan un mayor brillo, dejándose guiar en esta ocasión por unas guitarras más math rock. Sin perder en ningún momento de vista la capacidad de cuestionar tanto lo que ocurre en su interior como a su alrededor, ‘Race Me’, el tema que da título al disco, captura a la perfección todo lo que nos quieren mostrar en este trabajo, siendo capaces de que las transiciones entre las estrofas generen el empuje perfecto para afrontar nuevas dinámicas vitales. Aprovechando lo reciente de este lanzamiento, entrevistamos al grupo.

Si no me equivoco os conocisteis en Barcelona hace unos cuantos años. ¿Cómo decidisteis por aquel entonces que queríais formar un grupo?

Borja: Así es. Nos presentó un buen amigo en común, Víctor Pelusa de Tanö, Anchord… de eso hará cinco años o así. Entonces yo compartía piso en Barcelona con Víctor y un día apareció Tadhg a tomar unas cervezas. Pasó un tiempo y un día Tadhg me envía un mensaje con unos audios de las primeras demos que había compuesto. Me voló la cabeza y me ofrecí como batería o lo que le hiciese falta.

Tadhg: Pues sí, más o menos lo recuerdo así, me da que quizá habíamos coincidido alguna vez en un bolo en que Borja tocaba con Please Wait, pero no fue hasta pasarnos algún rato de birras en casa de Victor, escuchando discos, que nos conocimos realmente.

 

La distancia imagino que habrá sido un hándicap importante los años en los que Tadhg estaba a caballo entre Londres y Pekín y Borja se encontraba en Sant Feliu de Guíxols. ¿Os organizasteis bien para intercambiar ideas y poder hacer canciones desde la distancia?

Borja: la verdad que no (risas)… Tadhg me pasaba algunas ideas ya muy trabajadas, y alguna vez al año que Tadhg aparecía por aquí intentábamos quedar para dar unos toques o grabar las demos en el local, ya con batería y guitarra juntos, de esas grabaciones salen los dos temas del B Sides que después re-grabamos mejor para el EP Race Me. Pero eso, pasó mucho tiempo para unas pocas demos.

Tadhg: Tal cual, realmente fue un período más de gestación en que me iban saliendo ideas o riffs, y cuando llegaban las vacaciones quedábamos a pasar unos días en Sant Feliu experimentando.

Vuestros sonidos se podría decir que están bastante enmarcados dentro del emo rock. ¿Siempre habéis tenido referentes dentro de este género con los que iniciaros un poco en estos sonidos?

Borja: Claro, todas las composiciones chupan bastante directamente del emo este de “segunda ola”. Los dos coincidimos con muchos grupos que nos molan del rollo, y por ahí hemos tirado. Pero también coincidimos con muchos otros estilos de música y la idea es llegar a hacer música más abierta en cuanto a etiquetas.

Tadhg: Sí, está claro que la intención surgió de una afinidad por unas bandas dentro del emo. Como dijo Borja, del rollo Cap’n Jazz o Sunny Day Real Estate, pero también coincidió el tiempo que empecé a escribir los temas con lo que llamaron el “emo revival” y entonces flipábamos con los discos de Crash of Rhinos, Sport o Marietta… Pero tenemos claro que aunque disfrutemos de todo eso no nos vamos a cerrar a ningún género como proyecto, por eso intentamos romper un poco el encasillamiento con el tema electrónico del EP.

"Todas las composiciones chupan bastante directamente del emo este de “segunda ola”. Los dos coincidimos con muchos grupos que nos molan del rollo, y por ahí hemos tirado. Pero también coincidimos con muchos otros estilos de música y la idea es llegar a hacer música más abierta en cuanto a etiquetas. "

El formato dúo es algo que sin lugar a dudas funciona muy bien para vuestros temas. ¿En algún momento os habéis sentido limitados por el formato dúo o más bien lo veis como una gran ventaja para que vuestros temas sean mucho más directos?

Borja: Empezamos a tocar los dos como dúo porque era lo más fácil y los temas ya tenían gracia así, más crudos. Nos gustan muchos grupos de dos, sin ir más allá L'Hereu Escampa de Manlleu son grandes referentes. De todos modos, en el estudio acabamos por meter alguna guitarra secundaria, y siempre está el debate de cómo encarar los directos, igual acabar metiendo algún otro colega en algún momento…

Tadhg: Ya veremos pal próximo disco, yo todavía siento que me daría la vida tener bajista al menos (risas).

Durante unos cuantos años la escena de Vic era muy popular en cuanto a sonidos punk y hardcore. ¿Cómo recordáis sus años de apogeo donde el festival Hoteler era un gran referente?

Borja: El primer Hoteler al que fui fué en el 2014 creo, tocabamos con mi grupo Please Wait el primer día del festi. Entonces no habíamos tocado mucho y eso era un paraíso. Desde entonces no he fallado ningún año. Ahora se va a La Clota pero también mola mucho. Vibramos con todos los grupos y toda la gente que hemos conocido ahí. A 100 metros de allí se celebra también, en los mismos días, el legendario Sugar il·legal Fest. Nos ha marcado lo que hemos vivido allí y seguimos viviendo cada mes de septiembre.

En Sant Feliu de Guíxols tenéis el Atzavara Club donde también se apuesta mucho por bandas más relacionadas con sonidos underground. ¿Sentís que para bandas como vosotros tenéis un circuito bastante accesible en el que poder ofrecer bastantes conciertos sin tener girar muy lejos y que la cultura del DIY sigue muy viva?

Borja: Afortunadamente todavía resiste una estructura de colectivos autogestionados en los que los grupos podemos apoyarnos para dar un sentido real a todo lo que hacemos y en lo que creemos, que es amar lo que se vive en un concierto y todo lo que comporta, que cada vez cuesta más de ver y cuesta más de luchar por ello. De ahí venimos y ahí vamos, muchas veces veo que fuera de esto hay mucho humo e intereses que me piden "un nivel de abstracción que no me apeteeece".

Entremos de lleno en vuestro EP debut. ¿Los cinco temas que aparecen en él surgieron en períodos muy cercanos o más bien están bastante distanciados en el tiempo?

Tadhg: Pues más bien algo separados, pero diría que siguiendo un mismo hilo. Los dos primeros los tenía medio compuestos de hacia años, los del B Sides. Luego el otro par en los que colaboramos más con Borja en el primer año que estuve de vuelta, y luego ‘Teriyaki’ salió en parte en el estudio, a partir de unos loops que había ido sacando con la guitarra, que me inspiraron a añadir algo de percusión más digital, ya que también hace años que disfruto de experimentar con la producción de electrónica.

En cuanto a la parte del diseño de este EP llama la atención el teléfono muy de los 90 que aparece en la portada diseñada por Gerard Serrano. ¿Cómo surgió la portada y que ideas se esconden detrás de ella?

Borja: El teléfono lo vi por Cal Pau mientras estábamos grabando el EP ahí. Me dió el rollo que podía representar la carrera a la que estamos todos sometidos, ese teléfono viejo es la semilla de todo lo que ha venido después. Algo bueno que se convierte en una herramienta adictiva, tóxica y controladora a medida que evoluciona. Igual nos habíamos fumado 25 porros cada uno ese día.

Tadhg: Y hoy también, (risas). Pero en serio, creo que fue del rollo que Borja lo vio, se giró para mí y yo asentí, en pocas palabras quedó decidido.

El título de Race Me, junto con el tema del mismo nombre, muestra esa sensación de que la vida es una carrera constante, intentando siempre no quedar atrás. ¿Creéis que tanto el tema como el título del disco tienen un mensaje bastante claro?

Borja: Bueno, no deja de ser una fumada.

Tadhg: Ahí está, diría que sí tiene mensaje, pero claro no lo es mucho. Más bien intenta transmitir la sensación de esa idea, del estado anímico que provoca, pero a nivel lírico es más bien metafórico y poco explícito, en su mayor parte.

"Afortunadamente todavía resiste una estructura de colectivos autogestionados en los que los grupos podemos apoyarnos para dar un sentido real a todo lo que hacemos y en lo que creemos, que es amar lo que se vive en un concierto y todo lo que comporta, que cada vez cuesta más de ver y cuesta más de luchar por ello. "

‘Teriyaki’ sin lugar a dudas es el tema que más se sale de la línea del trabajo, encontrando un tono más rapeado a la par de lograr un sonido menos definido. ¿Cuál fue el punto de partida del tema para que desembocara en algo bastante más alejado del resto de la referencia?

Borja: Tadhg tenía unos riffs que encajaban con hacer unas capas con loops. Lo grabamos en el estudio para tener una estructura y meterle batería más adelante. Entonces a Tadhg le dió por meterle la base de sintes y nos moló mucho. Después le grabamos la batería pero intuimos que si lo complementábamos con percusión traperita podría molar. Le metimos y quedó así. Luego ya las voces estaban clarísimas como tenían que ser jajaja

Tadhg: Pecamos de Auto-Tune...

Por lo general, las letras de este trabajo buscan explorar las reflexiones personales como es el caso de ‘Senippah’. ¿Sentís que vuestras letras surgen a la hora de intentar reflexionar sobre vuestras vidas?

Borja: Del grosor de las letras se ocupa Tadhg, y me da que hay alguna más reflexiva, otras más descriptivas… Toda inspiración es buena.

‘Dandelion’ quizás es el tema que muestra momentos más desesperados y cabizbajos del trabajo, contrastando enormemente con su sonido enérgico. ¿Sentís que en cierta medida intentáis superar momentos más bien críticos a través de la entrega y energía melódica, contraponiendo la parte instrumental que suena bastante eufórica al contenido lírico?

Tadhg: Bueno, es un tema que escribí a mi primera ex, mi “high-school sweetheart” que lo llaman en inglés... Así que la dinámica del tema supongo que intenta reflejar la sensación agridulce de romper con alguien. Digamos que como dices, la parte instrumental podría representar los aspectos o emociones más negativas que eso produce: rabia, impotencia o rencor… contrapuesto a las letras que son puro elogio y nostalgia...

Indagando un poco más en las letras, ‘Teriyaki’ parece que esconde unas frases que pueden verse de una forma más política como puede ser “Cover up our streets, trying not to see what’s up underneath”. ¿En esta canción buscasteis meterle a este tema más enfado y denuncia ante ciertas situaciones?

Tadhg: Sí, concisamente es eso. Me parece que vivimos un momento dónde hay muchos temas sociales y políticos a denunciar (como en todos los momentos), y mientras que tampoco quiero que seamos un grupo especialmente político, al final del día, tocamos punk, y a veces hay quien se olvida que la movida surgió para quejarse de la mierda que querríamos cambiar.

Borja, trabajas en el Ultramarinos Costa Brava, por lo que imagino que grabar este EP allí habrá sido como andar por casa. ¿El proceso de grabación os resultó muy sencillo?

Borja: Pues no, porque aprovechamos ratos libres del estudio que básicamente es por la noche, varios días salteados… una vez puestos no nos costó encontrar los sonidos, teníamos claro como queríamos que sonasen las canciones y lo encontramos fácil.

Enrique se encargó del videoclip de ‘Ssenippah’. ¿Hace cuánto que conocéis a Enrique y de donde proceden las diferentes grabaciones que aparecen dentro del vídeo?

Borja: Yo a Enrique lo conozco de hace mucho de conciertos y así, luego produje el disco de su grupo Nogato que molan mucho. Siempre he flipado con los videos que hace y pensé que se lo curraría, y tal cual, súper contentos con el video. Lo filmó un finde en que nos invitaron a tocar en Madrid los colegas de Meeky.

"El título de este EP más bien intenta transmitir la sensación de esa idea, del estado anímico que provoca, pero a nivel lírico es más bien metafórico y poco explícito, en su mayor parte. "

Después de haber pasado todo esto del confinamiento, ¿cuáles son vuestros próximos planes dentro del grupo?

Borja: Nos molaría montar alguna gira. Sería flipante una gira en el extranjero en el futuro. Y seguir trabajando en los nuevos temas.

Tadhg: Disco para 2021 seguro, y sí, gira sería brutal (se rumorea que se está escuchando bastante el disco en EUA...)

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar, ¿cuál es la vuestra?

Borja: pfff ya nos estás liando jajaja. Ahi va: que prefieres, ¿una bicicleta o una barca a pedales?

Tadhg: ¿Cómo debería titularse la biografía póstuma de vuestra banda?

Borja: si nos morimos que nadie nos haga ninguna biografía (risas).

Del mismo modo tenemos una para vosotros a cargo de Meji de Menta: ¿en qué es en lo que piensas antes de irte a dormir?

Borja: Yo en mi gato Amigo.

Tadhg: Uff.. supongo que pienso en qué hora pongo la alarma para dormir lo más que pueda sin llegar tarde adónde sea (risas).

 
Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *