Entrevistamos a

Ferran Palau

"Soy una persona emocional, y aunque eso también me haga vulnerable, es lo que le da un sentido a mi música."

Por -

Ferran Palau se muestra una vez más como un músico único e irrepetible, capaz de moldear las canciones a través de estados de ánimos reflexivos donde los momentos de romanticismo acaban marcando la pauta. Estas son las características que van a guiar su más reciente trabajo Parc (Hidden Track, 2021), un disco donde combina muy bien la pulsión del pop más cálido y mecido a los ritmos R&B más tenues, todo ello sin dejar pasar la ocasión de introducir nuevas líneas sintéticas que acaban por reivindicar lo particular de su propuesta. Estamos por lo tanto ante un disco reposado pero que al mismo tiempo desprende momentos de gran pasión, mostrándonos caras bien diferenciadas pero que en todo momento resultan unificadoras.  Solo de esta forma es posible amplificar una voz interior casi poética, dando rienda suelta a momentos donde la lírica aparece en un primer plano para describir momentos de intimidad compartida con la que comprender mejor todo lo que nos rodea. Al mismo tiempo, con el paso de las escuchas nos damos cuenta de nuevos matices encerrados en la especial sensibilidad del músico para capturar momentos que pasan ante nosotros sin enterarnos. Aprovechando lo reciente de este lanzamiento, hemos tenido la ocasión de entrevistar al músico.

En primer lugar me gustaría preguntarte por el concepto del disco, ya que es una obra donde hablas del amor pero desde un punto de vista sufridor como en ‘Perdó’ o ‘Aranyes’, como si fuera un amor de duelo. ¿Qué te inspiró a tomar el amor desde ese punto de vista?

Hago las letras sin saber qué significan ni por qué las estoy escribiendo y es algo que me parece interesante porque también a mí me proporciona esa sensación de ser un espectador. Me pasa casi siempre que escribo canciones, ya que para mí no tienen un significado concreto pero luego acaban pasando cosas y eso hace que tengan significado. Escribo mucho sobre el amor porque realmente considero que es uno de los misterios más grandes, al igual que la muerte, y las cosas que desconozco son las cosas que más me interesan, y al no tener información o certezas sobre ellas, te da un terreno muy grande sobre el cual especular. Soy una persona emocional, y aunque eso también me haga vulnerable, es lo que le da un sentido a mi música.

 

¿Crees que has ido en este disco un paso más allá en la sinceridad y que la gente se haya podido sorprender por las letras porque quizás tenían otra imagen de Ferran Palau?

La verdad que siempre he sido sincero en todas mis canciones y discos. Hay discos que me expongo más y menos. Yo creía que en este disco las letras eran tan ambiguas que, en realidad, me estaba exponiendo poco, pero por lo que me dices tú, muchos periodistas y más personas, en realidad lo perciben de forma opuesta, porque me he expuesto más de lo que yo creía. No sé separar mi vida emocional y personal de mi música, porque una depende de la otra, y sé que a veces es peligroso en el sentido que te hace estar muy expuesto, que tu estado de ánimo haga decantar la balanza hacia un lado o a otro, pero así es como sucede y por eso es sincero, porque es la verdad.

¿Crees que es tu disco más íntimo?

No lo sé. En mi primer disco hacía poco tiempo que había sido padre y eso me hizo poner a escribir y para mí es un disco muy familiar y eso es súper íntimo. Considero que a partir de Blanc, Kevin y ahora Parc las referencias no son tan explícitas hacia mi propia realidad aunque de alguna manera estoy en esas frases pero de una forma muy ambigua. Mucha gente se piensa que yo escribo a mi mujer y en realidad no tiene por qué, hay frases en este disco que le hablan a una persona en masculino.

Para mí lo importante es mantener esa ambigüedad y esa cosa inconcreta que es precisamente lo que hace que la gente se pueda poner a ella misma como protagonista de mis canciones. El Tú y el Yo podemos ser cualquiera y hacer que esa letra encaje en tu realidad porque no hay referencias concretas y esa obertura intento que encaje en todas las realidades posibles. El otro día una chica escribía en Twitter que ‘Reflexe’ describía su llegada a Barcelona y yo no había pensado que podía funcionar en ese contexto, pero sí, pensé en las frases de la canción y en esa chica que ha llegado a una nueva ciudad desconocida y encaja esta letra y es algo mágico y me encanta que eso suceda.

"Escribo mucho sobre el amor porque realmente considero que es uno de los misterios más grandes, al igual que la muerte, y las cosas que desconozco son las cosas que más me interesan, y al no tener información o certezas sobre ellas, te da un terreno muy grande sobre el cual especular. "

Pienso que estas canciones se pueden convertir en diálogos de las parejas del día a día. ¿Tú tienes esa sensación?

Tengo la sensación que en estas canciones hay esa referencia a intentar comprender al otro, a uno mismo y a esa especie de sensación de descifrar esa relación para que siga adelante. Mucha gente confunde eso con desamor y la lucha por el amor es contrario al desamor y en este disco hay más en la lucha por el amor.

Adentrándonos ya en el disco, 'Reflexe' es la primera canción. En ella hablas de lo que le pasa a una persona cuando se ha separado y aún extraña a esa persona. ¿Sientes que te has basado en una experiencia personal y necesitabas escribir sobre ello o simplemente ha sido ese el concepto elegido para hablar?

Muchas veces cuando me pongo a escribir motivado por alguna cosa que me ha pasado, no escribo sobre esa cosa, sino que me motiva el acto de hacer algo consciente de lo que es la letra. En esta canción estaba muy mala la abuela de mi mujer y se fue a Inglaterra y me hizo un FaceTime desde la bañera. Para ese entonces nosotros no teníamos bañera porque la hemos puesto hace poco porque para ella es muy importante. Esa conversación con ella metida en la bañera me hizo escribir esta canción y hay alguna referencia en la bañera, al vaho, etc.

De aquí se despliega un concepto que yo lo puedo adaptar a un mogollón de cosas que es lo que decías tú de reflejo hacia otros géneros, pero eso es algo que luego lo asocio yo a esas frases. El hecho de escribir tan abierto también me da la oportunidad de relacionar esas frases con lo que yo quiera, si ahora quiero hablar de la fluidez de género pues lo meto ahí y encaja perfecto.

 

Esta canción habla de ese sentimiento de añoranza y creo que se puede ver porque juega mucho con esa doble ambigüedad. ¿Ese doble sentido es algo con lo que querías jugar para que la gente no supiera a qué cosas te referías?

Lo que has dicho funciona en todo lo que hago. No quiero que sepan nada de mí, quiero generar espacios donde la gente se pueda sentir confortable y segura, sentir que están en casa dentro de mi música.

¿Te resulta complicado escribir de esa manera?

Me ha llevado años llegar aquí. Es como un trabajo de artesanía e ir buscando tu lenguaje. Yo intento ser mi máximo Yo y esa búsqueda te acaba diferenciando del resto y creo que es positivo porque hay un montón de música hoy en día y tenemos acceso a todo. Pero si buscas en tu interior puedes llegar a encontrar, aunque parezca mentira, algo que de esa forma no lo haga nadie. Ya no es tanto el qué sino el cómo porque, al final, yo hago música pop con una estrofa y un estribillo y esa fórmula ya está hecha.

De hecho, yo cojo ideas de cosas que me gustan y las meto en las canciones, pero luego de este curro que he ido perfilando, consigo pasar esas influencias por mi filtro y conseguir algo personal que sea el hecho diferenciador.

"No sé separar mi vida emocional y personal de mi música, porque una depende de la otra, y sé que a veces es peligroso en el sentido que te hace estar muy expuesto."

A ‘Reflexe’ le sigue ‘Lluny’, donde nos llama la atención por la parte de la guitarra y de fondo el ritmo calmado de batería. Esta melodía, al ser de un ritmo lento pero a la vez muy precisa, ¿te fue sencillo dar con esos ritmos o necesitaste mucho ensayo?

Encontrar la precisión ya no es tan complicado porque ya llevo grabado muchos discos. Me costaba encontrar el sonido de la batería hace unos años pero ahora ya tengo un sistema y una manera de hacer las cosas y vas aprendiendo tus truquillos. Ahora sucede esto, estoy componiendo en mi salón con la guitarra y ya me imagino lo que le voy a meter a esa canción y cómo lo voy a hacer. Pero cuando uno mismo se está descubriendo hay un vació ahí ¿sabes? porque estás un poco perdido y porque no sabes cómo hacer las cosas porque estás aprendiendo.

Siguiendo el hilo de la pregunta anterior sobre la guitarra, en muchas de estas canciones no usas la guitarra acústica, ¿crees que el usar la que has usado en este disco se adecua más al concepto minimalista que querías plasmar en el disco?

Eso tiene que ver más con mi primo y productor Jordi Mates que quien toca esas guitarras tan bonitas que conmigo o tiene más que ver en nuestra relación o en cómo hemos ido depurando este sonido. Si en Santa Ferida éramos más de poner guitarras más abiertas con reverb ahora estamos haciendo todo lo contrario porque buscamos un sonido más seco y que se note esa guitarra al lado de tu oreja y esa intimidad crea una tensión muy guay.

 

¿La guitarra nunca se va a separar de Ferran Palau?

No puedo decir nunca, pero desde mis inicios siempre ha sido mi nexo con mi Yo más profundo. Puedo probar cosas pero siento que si tengo la guitarra cerca soy yo mismo.

Otra de las canciones que me llamó la atención es ‘Aranyes’ porque al empezar dices “De les coses que m’agraden, Tu ets la que m’agrada més, Si alguna cosa et disgusta Ja no la repetiré”, ¿crees que esta podría ser la canción más alegre del disco?

No sé porque esto son percepciones de cada uno, ¿sabes? Tendemos mucho a simplificar las cosas en blanco, negro, alegre o triste, somos muy binarios y yo soy todo lo contrario. Todo tiene un poco de todo, esta canción tiene algo de alegría pero también tiene algo de amargura.

Siguiendo con el hilo anterior, si bien el concepto del disco es sobre el duelo del amor, las canciones están acompañadas por un sonido más calmado y que te relaja y un poco más alegre. ¿En este disco querías remarcar ese contraste entre letra y sonido?

Sí. Es como que me gusta la idea de que la gente use mi música, que sirva para alguna cosa en el sentido de que creo que la sociedad hoy va muy deprisa y esto nos puede generar estrés o ansiedad y yo creo que la música es medicinal. Me gusta pensar que mi música puede apaciguar eso y que la gente se pueda sentir mejor. Igual que un fin de semana te vas a un balneario o tener un rato para ti, veo mi música para que la gente la escuche y se cuide. Ese es mi rollo y creo que mi música sirve para ello y siento que la música la usa para eso y me encanta.

‘Parc’ se cierra con la canción que le da título y en la que todo gira alrededor del tiempo y cómo este afecta a las relaciones. ¿Crees que a día de hoy con los ritmos de vida tan altos que tenemos las personas el tomarse un tiempo para uno mismo es importante en cómo puede afectar a las relaciones?

Sí, y con uno mismo también, porque con nosotros mismos también tenemos una relación. Te das cuenta que hay gente que convive bien consigo misma y gente que no.

Sobre todo para cuidarse, esta sensación de la que tenemos que estar todo el rato conectado porque si no va a pasar algo y no te vas a enterar es una sensación que nos han generado, es una sensación falsa porque no pasa nada.

Si te dejas el móvil la gente lo pasa fatal pero realmente no va a pasar nada. En el momento que te quitas eso de encima, y yo soy el primero que reconozco que debería hacerlo más, te das cuenta que te aporta felicidad porque te sientes mejor, estás más tranquilo y aprovechas más el tiempo.

"Tengo la sensación que en estas canciones hay esa referencia a intentar comprender al otro, a uno mismo y a esa especie de sensación de descifrar esa relación para que siga adelante. "

En esta canción acaba con “Et veuries reflexat, En un mirall” y justo reflexat es el título de la canción que abre al disco. ¿Con esto tenías la intención de dar un efecto cíclico al disco o tiene otro significado?

Sí, totalmente, eso fue una cosa cerebral, de las pocas que hice en el disco (risas). Eso me surgió porque mucha gente me decía a Kevin lo escuchaban en bucle y pensé que tenía que hacer un orden que funcionara en bucle. Para este orden intenté hacer un orden que no se cierre sino que de vueltas, las canciones que hubiera puesto al final están más al medio.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Cuál es la última película que has visto?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de Sun June: qué canción te encanta y el resto de tus compañeros de banda la odian?

No sabría que decirte porque no creo que estén cansados de tocar alguna canción. Más bien al contrario porque siempre les cuesta despegarse del repertorio para añadir las canciones nuevas y es como un trauma. Pero diría que quizás yo veo que rehúyen un poco de la canción ‘Res’.

  Entrevista: Ramiro Cáceres Intro: Noé R. Rivas
Ramiro Cáceres

Humanista que habla sobre música cuando puede. Eminem y RHCP mis referentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *