Entrevistamos a

Anlaki

"Con el tiempo he llegado a sentir fuertes conexiones escuchando música de gente que nunca conoceré personalmente y me motiva la idea de conseguir eso con peña random de internet."

Por -

Julen Izkue sigue dando vida a su proyecto Anlaki a base de canciones que siempre salvaguardan el espíritu Lo-Fi a la par de reflejar una forma emocionante de tratar de aliviar todas esas situaciones que nos provocan extrañeza con nosotros mismos. Así es como llega su nuevo trabajo Radio Tower, un disco publicado por Beauty Fool Records en el que recorre de una forma precisa el espectro de sonidos que transitan desde el rock noventero de melodías revulsivas hasta todo lo reconfortante del pop de dormitorio marcado por los sonidos brumosos. Sin lugar a dudas lo de Anlaki se encuentra muy relacionado con ir dejando salir todos aquellos sentimientos contradictorios que nos provoca el desequilibrio de los recuerdos que siguen muy vivos en el presente. Demostrando su buen pulso para ir mezclando momentos donde el ruido se asemeja a todo el caos imperante en nuestras vidas y esa forma de lograr siempre una melodía a la que aferrarse pudiendo salir a la superficie, canciones como ‘Aesthetic Headache’ brillan sobremanera. Del mismo modo, cuando Julen adapta un formato más cercano a las guitarras adormecidas pero con mordiente de bandas como LVL UP en temas como ‘Longo Mai’, también podemos sentir su habilidad para capturar situaciones reconocibles donde es preciso saber cómo llevar el peso de los días sin que quiebren tu espalda. A todo esto le tenemos que sumar lo bien que se les sienta a estas canciones una producción que huye de cualquier tipo de perfeccionismo, capturando todas aquellas imperfecciones en el sonido que nos ayudan aún más a acercarnos a los temas y sentir como no hay ninguna venda que pueda maquillar la realidad. Aprovechando lo reciente de este lanzamiento, hemos tenido el placer de poder entrevistar a Julen.

Hace algo más de cinco años que comenzaste a publicar las canciones de este proyecto en Bandcamp. ¿Sientes que a lo largo de todo este tiempo han cambiado mucho las motivaciones que te llevaron a compartir tus temas?

Sí, creo que antes era más bien “bueno, ya que he grabado esto voy a subirlo a Bandcamp y a ver si lo escuchan mis amigos”. Ahora hago un pequeño esfuerzo (que se me hace enorme) por llegar a más gente. Supongo que he alcanzado un punto en el que empiezo a creer en lo que hago y creo que puede gustar a otras personas con gustos similares a los míos así que intento que esa gente llegue a escucharme.

Antes me rayaba mucho la cabeza con que esforzarse porque la gente te escuche desprestigiaba la música de alguna forma… Con el tiempo he llegado a sentir fuertes conexiones escuchando música de gente que nunca conoceré personalmente y me motiva la idea de conseguir eso con peña random de internet.

 

Grabas tus canciones de la forma más DIY posible, empleando el equipo que tienes en casa. ¿Qué elementos empleas para componer, grabar y producir los temas?

Bueno, desde luego mi dormitorio está lejos de ser un estudio profesional, pero sí que he ido acumulando algo de material con los años. Para grabar voces, guitarras y bajos tengo un par de micrófonos (un SM57 y uno de condensador de alguna marca blanca random que se me estropeó y sustituí recientemente por un Sonitronics STC-2) que conecto a través de una tarjeta de sonido al ordenador. Normalmente pasando antes por un pre-amp que compré el año pasado (y sigo sin estar seguro de que aporte nada) o un grabador 4-pistas de cassette que me mola cómo distorsiona la señal.

Las baterías son sampleadas y produzco todo en Ableton. Tengo un pequeño controlador MIDI desde hace años que no uso nunca, al final casi todas las líneas de MIDI las voy dibujando con el ratón. Ya estoy acostumbrado y funciono rápido así.

Al ser tú mismo él que te encargas de todos los procesos implicados en los temas, contado con un abanico de recursos limitados, ¿sientes que precisamente encontrarte ciertas limitaciones es útil a la hora de ayudarte a finalizar los temas y centrarte en lo que es importante para los temas?

Definitivamente. Incluso si lo único que tuviera fuera un ordenador, me sentiría abrumado por las posibilidades si no fuera por todas las barreras que voy poniéndome antes de grabar nada. Intento partir de una idea muy cerrada aunque el resultado final no suela tener nada que ver, simplemente por evitar estancarme intentando hacer de todo.

Nunca me he sentido limitado por tener poco equipo o que este no sea muy pro. Si he ido comprando cosas ha sido por comodidad (por ejemplo el EP que saqué en 2020 lo grabé con un pie de micro roto y perdía mucho tiempo colocándolo con cinta aislante de mala manera) o por quitarme rayadas de la cabeza en plan “¿este viejo alimentador de pedales ultrabarato me estará provocando esos ruidos de fondo?”

"A veces me pregunto si se me fue un poco la cabeza en el confinamiento o realmente adquirí cierta sensibilidad auditiva, porque hubo semanas que pensaba en música, sonido o lo que sea como el 90% del tiempo."

No se si estuviste trabajando en estas canciones durante el confinamiento vivido el pasado año. De ser así, ¿esta situación fue propicia para focalizarte por completo en crear temas o te ocurrió lo contrario?

Sí, toda la idea del álbum fue concebida en medio de la deep cuarentena. Llevaba unas semanas sin ver a nadie excepto cuando salía a hacer la compra semanal y la verdad es que durante la mayor parte del día estaba en un estado de paz mental que no creo haber conocido hasta entonces.

Llevaba años sintiendo que no tenía tiempo ni energía para hacer algo así de ambicioso, pero en ese momento me encontré probando cosas como dedicar una tarde entera a grabar una misma línea de guitarra posicionando el micrófono de formas diferentes respecto al ampli para ver cómo de diferente sonaba. A veces me pregunto si se me fue un poco la cabeza esos días o realmente adquirí cierta sensibilidad auditiva, porque hubo semanas que pensaba en música, sonido o lo que sea como el 90% del tiempo.

A lo largo de tus canciones, se pueden intuir un montón de influencias relacionadas tanto con la canción americana como con el rock noventero. ¿Sientes que las bandas con las que creciste son influencias importantes en este proyecto?

¡No creo! El primer disco que recuerdo ponerme por mi cuenta fue de Linkin Park y luego vinieron unos años de principalmente punk radical vasco. No creo que haya mucho de eso en lo que hago. Al empezar el instituto le di mucho al grunge pero enseguida tiré por el metal y el hard rock. Tardé hasta bachiller en empezar a escuchar el indie noventero del que sí tiro mucho y también a abrirme al pop, folk o la electrónica, etc.

"Definitivamente busco transmitir estados anímicos, y supongo que la melancolía u otras emociones de domingo son lo que más me inspira en los momentos en los que hago música… "

Tus canciones recogen estados de ánimo un tanto melancólicos. ¿Crees que tu música tiene como objetivo transmitir ciertas emociones y estados de ánimo más que contar una historia o tratas de combinar ambas?

Uno de los objetivos claros de este disco fue no hacer otro puto disco emo como siempre, pero no parece que lo consiguiera del todo jaja. Definitivamente busco transmitir estados anímicos, y supongo que la melancolía u otras emociones de domingo son lo que más me inspira en los momentos en los que hago música… Para las canciones más “animadas” de este disco lo que hice fue tirar de recuerdos de situaciones muy concretas de mi vida que siempre me resultan reconfortantes.

No intento contar historias en absoluto, sino trasladar al oyente a situaciones o moods. En todo caso, a veces sí que quiero comunicar alguna idea bastante difusamente.

Hablando de todo lo que nos vamos a encontrar en este disco, ¿para ti fue importante pensar en las canciones como un conjunto y tratar de encontrar nexos de unión en cuanto a su temática o narrativas encerradas?

Es algo difícil para mí, porque por una parte me gusta que todo sea coherente y tenga un rollo común, pero en realidad lo que me sale natural es probar diferentes sonidos/técnicas/géneros en cada tema. Para este disco decidí abrazar eso e introducirlo en la narrativa, justificando que cada canción suene diferente porque se corresponden con recuerdos de momentos diferentes de mi vida. De esa forma, y con el recuerdo que funciona a modo de nexo (el de una noche que pasé con 2 amigos y otras personas que conocimos en una torre de radio poniendo música) intenté darle cohesión narrativa al disco y justificar que cada canción tire por un palo distinto.

Personalmente, creo que tus temas tienen ese poder de aliviar situaciones un tanto adversas, encontrando un sentimiento bastante reconfortante. ¿Piensas mucho en lo que te gustaría que sintiera la gente que escucha tu música?

No sé, sí que suelo intentar plasmar una sensación concreta, pero no puedo pensar en lo que van a sentir otras personas al escucharlo. Al final siempre que creo que he hecho algo que suena optimista y se lo enseño a la gente alguien acaba diciendo que es música de llorar y que soy un oscuro :’( ... Así que me rindo en ese sentido.

Hago música pensando en lo que a mí me gustaría oír, así que la idea es que alguien con las mismas taras o que le afecten emocionalmente los mismos sonidos que a mi pueda sentirse comprendido. En realidad me mola ser ambiguo incluso en lo que se supone que debe sentirse al escuchar una canción.

Hablando de todo lo que suponen estos temas para ti, ¿consideras que también tienen un componente terapéutico con el que intentar comprender todo lo que ocurre a tu alrededor y procesarlo?

Siempre he visto muy claro que mi Bandcamp funciona como un diario personal que me permite revivir sensaciones de mi pasado y ver qué era lo que me daba vueltas en la cabeza en ese momento.

Componente terapéutico tiene sin duda. Si pasé el 2020 mucho mejor que la mayoría de la gente fue gracias a esto, pero tampoco diría que me ayuda a darle sentido a nada, la verdad.

"Hago música pensando en lo que a mí me gustaría oír, así que la idea es que alguien con las mismas taras o que le afecten emocionalmente los mismos sonidos que a mi pueda sentirse comprendido. En realidad me mola ser ambiguo incluso en lo que se supone que debe sentirse al escuchar una canción."

En unos cuantos temas como es el caso de ‘Pippermint Train’, nos muestras contrastes de lo más interesantes entre momentos de sonido muy suave y otros donde descargas buenas dosis de ruido, recordándome bastante a lo que hacían LVL UP y ahora desarrollan en menor o mayor medida The Glow y Trace Mountains. ¿Consideras que este recurso es importante en tu música y que estas bandas son influencias claras para ti?

‘Return to Love’ es fácilmente mi disco favorito de la década pasada, así que es normal que lo mío recuerde a lo que hacía LVL UP. También me encanta Trace Mountains, claro. Con The Glow no he entrado tanto, pero pronto saldrá el primer disco de Spirit Was, el proyecto del bajista, Nick Corbo que a nada que vaya en la línea de los dos temas que publicó en 2018 estoy seguro de que me va a flipar. Precisamente en sus canciones se muestra una combinación cojonuda al mezclar sonidos pesadísimos y distorsionados propios del doom metal con atmósferas acústicas y frágiles inspiradas por la música de Phil Elverum, que me parece la leche.

Siempre me ha atraído mucho la distorsión extrema y la naturaleza caótica del ruido, así que incluso cuando intento hacer pop siento que tengo que mostrar parte de eso, o de enguarrar el sonido al menos. Es el truco más viejo del grunge en realidad, Nirvana lo implementó a fuego de una forma muy evidente que se lo habían pillado a los Pixies.

En las letras de tus canciones, mezclas metáforas con frases algo más directas como es el caso de ‘Aesthetic Headache’. ¿Intentas que tus letras tampoco sean muy directas para dejar espacio imaginativo al oyente?

Uso un lenguaje muy literal porque no voy muy sobrado de habilidades lingüísticas como para hablar figurativamente sin dar cringe. Es cierto que no me gusta dejar muy claro lo que digo y dejar margen a la interpretación de cada uno. Para eso lo que hago es omitir información o utilizar términos vagos de forma que tengas que resolver un poco el puzzle de lo que podría estar diciendo. Voy soltando fragmentos de ideas más grandes que no me interesa especificar del todo y es posible que estas parezcan metáforas, pero creo que realmente no lo son. Supongo que es una especie de trampilla, la verdad es que con las letras no tengo mucha idea de lo que hago.

"Como acaba pasando con todo lo bueno del underground, el capitalismo ha encontrado una forma de entrar y cambiarlo lo suficiente para poder llevarlo a un público masivo."

Hoy en día parece que a industria musical cada vez está extendiendo el término de bedroom pop, estando asociado a bandas que poco o nada tienen que ver con los grupos que realmente destacaron en el género. Sin embargo, tus composiciones sí que apelan al espíritu Lo-Fi y DIY de las bandas que comenzaron a despuntar fuerte en él. ¿Consideras que hay que reivindicar el género tal cual como lo conocimos frente a la connotación actual que se le está dando?

Sin duda me ha parecido curioso como se haya popularizado el término de Bedroom Pop bajo un concepto muy distinto al que yo he tenido durante años y del que he bebido mucho. Para mi la definición clave era todo lo que se hacía bajo el sello de Orchid Tapes en la primera mitad de la década pasada. Desde gente como Elvis Deppresedly/Coma Cinema, Teen Suicide o Alex G hasta Katie Dey o Spencer Radcliffe. No sólo era música hecha en dormitorios, sino que estaba producida por ellos mismos sin ser para nada gente profesional en sonido, por lo que estaba inherentemente ligado al Lo-fi y el DIY.

Gente como Billie Ellish o Clairo también grabarán en dormitorios pero el sonido apela a convenciones mainstream y está producido profesionalmente precisamente para conseguir eso. No tengo nada en contra de que ahora el término se vincule a eso y no a la idea que yo tenía, pero hubiera estado bien que hubiera una forma de diferenciar una cosa de la otra sin que se asuma directamente que se habla de la última.

Como acaba pasando con todo lo bueno del underground, el capitalismo ha encontrado una forma de entrar y cambiarlo lo suficiente para poder llevarlo a un público masivo.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar, ¿cuál es la vuestra?

¿Cuál es el ambiente o situación idóneo para disfrutar tu/vuestra música?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de David de Django Django, dice así: ¿Cuál es la película que influyó más en tu música y por qué?

Diría que Donnie Darko. Tiene ese rollo de "coming of age movie" en plan historia de gente corriente pero combinado con partes bastante "trippy". Me gusta la ambigüedad en la historia de no estar seguro si se están viendo alucinaciones de un esquizofrénico o parte de un universo que se nos escapa, aunque esto lo hace mejor la serie Undone. En general me gusta crear ambientes ligeramente oníricos similares, y la banda sonora es genial.

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *