Entrevistamos a

Ela Minus

"Si todas las personas hiciésemos pequeños actos de rebelión todos los días, seríamos mucho más felices y el mundo sería mejor"

Por -

La artista colombiana afincada en Nueva York publica este próximo viernes su LP debut acts of rebellion, un trabajo de lo más completo donde nos muestra su concepción de música bailable a través de unas piezas que concentran un espectro de sonidos tan oscuros como liberadores. Jugando en todo momento con las pulsiones rítmicas y una forma de construir los temas a partir de sucesivas atmósferas que encuentran una unión de lo más sólida, estos temas acaban revelando una cara combativa y entregada a la hora de poder llevar a cabo nuestra pequeña revolución personal. A través de ritmos de club, donde las líneas melódicas en todo momento resultan pegajosas, Gabriela logra desplegar un juego de sensaciones de lo más cambiante con el que adentrarse dentro de unas reflexiones que nos permiten encontrar un camino personal sin perderle la cara a nuestro espíritu más desinhibido.  Logrando que en todo momento existan elementos encerrados en los temas que permanecen al acecho, composiciones como ‘they told us it was hard, but they were wrong’ o ‘dominique’ nos acaban dejando ante esa faceta clarividente donde los graves son capaces de despejarnos la mente y alcanzar ese estado contemplativo con el que afrontarlo todo de una forma más decidida. Aprovechando lo inminente de este destacado lanzamiento, entrevistamos a su autora.

Este primer LP te has encargado tu misma de la grabación y de la producción. ¿Sientes que todos estos procesos resultaron bastante solitarios o por el contrario llevaste bien el trabajarlo todo por tu cuenta para que fuese aún más personal?

Fue un poco las dos cosas. El proceso es solitario por naturaleza porque siempre trabajo sola. Cuando estaba componiendo los temas no salía de fiesta ni quedaba con nadie. En todo momento busqué que fuese así, porque realmente no me molesta la soledad. Así pude centrarme de lleno en el disco y trabajarlo a mi manera.

 

Algo que me llamó la atención es como este trabajo ha sido compuesto rechazando los sonidos creados por ordenador, apostando de una forma decidida por una forma más analógica de lograr el sonido gracias a sintetizadores hardware. ¿Crees que las limitaciones que posee la música creada por ordenador son un gran inconveniente a la hora de desarrollar tus canciones y que por ello no consideras trabajar de esta forma?

Cuando era más joven e intentaba usar el ordenador para componer, hacía música cuadrada. Para mi verla en la pantalla del ordenador me hacía pensar de forma muy automática, sabiendo cuando tenía que meter cuatro barras de intro, por ejemplo. No podía ser nada creativa. Por lo tanto los ordenadores no me inspiraban. Son muy útiles para muchas cosas pero para mí realmente no me ayudan nada para crear música.

Hablando sobre el proceso de composición de los temas, ¿sientes que algunos de los sonidos de este trabajo surgieron por casualidad en el proceso de experimentación o que todo lo que escuchamos en este trabajo surgió de una forma muy medida y premeditada?

Lo cierto es que me gusta mucho la improvisación, el sentir que hay cosas que salen sin querer. De ahí que al 100% siempre esté jugando con ello y ver que siempre hay accidentes que pueden cambiar el curso de lo que estás haciendo de una manera que en un momento no esperabas para nada. Está bien poder trabajar de esta forma.

"Cuando era más joven e intentaba usar el ordenador para componer, hacía música cuadrada. Para mi verla en la pantalla del ordenador me hacía pensar de forma muy automática. No podía ser nada creativa. "

Antes de formar parte de este proyecto en solitario, hace unos cuantos años también formaste parte de una banda de hardcore llamada Ratón Pérez. ¿Sientes que el provenir de una escena como es la hardcore te ha aportado ciertas habilidades a la hora de estructurar tus canciones e introducir nuevas ideas en ellas?

Sin duda. Tanto musical como a nivel de espíritu, la forma en la que he construido en mi carrera y me he relacionado con las personas de mí alrededor tiene mucho que ver con estos primeros momentos perteneciendo a bandas hardcore. Siento que tengo un espíritu está muy relacionado con sentir que todo se puede hacer. Si tengo ganas de desarrollar alguna idea concreta, involucro a las personas a mí alrededor para intentar hacerlo en comunidad. Creo que esta forma de trabajar sin lugar a dudas proviene de esa época que mencionas.

Indagando un poco más en tu pasado, ¿sientes que tu interés por la música electrónica surgió de una forma progresiva o era algo que ya estaba ahí cuando formabas parte de una escena puramente más punk?

Creo que surgió de una forma muy progresiva. A través de años escuchando a bandas como Radiohead, que no es música electrónica estrictamente, pero que los sintes tienen un peso muy importante en su sonido. Poco a poco me fui yendo más hacia la electrónica hasta lograr lo que hago ahora, pero sintiendo que todo estaba surgiendo de una manera muy orgánica. Por ejemplo fui a un concierto de Radiohead y abría para ellos Caribou, de ahí que me interesase mucho por su música. A partir de Caribou conocí a Four Tet, y así más o menos me fui involucrando más y más dentro de la electrónica.

 

‘Megapunk’ podría ser interpretada como la canción más combativa y política del trabajo con frases como “we’re afraid we’ll run out of time/to stand up for our rights”. ¿Sientes que quizás es el tema con un mayor mensaje político dentro del trabajo o realmente no era esta tu intención?

No era mi intención totalmente, aunque comprendí rápido que en un contexto como en el que estábamos viviendo, los oyentes entenderían la canción como política porque adaptarían su significado. Incluso aunque la escribiese hace dos años, ya sentía que iba a ocurrir un poco de esta forma. En este momento de la historia, al igual que en muchos otros, creo que no hay opción de no decir la verdad. La verdad de lo que una es como artista y lo que siente, formando parte del mundo y de la sociedad. El coro que dice en esta canción “no nos vas a detener” me salió en ese momento porque es lo que estaba sintiendo por algún motivo en particular. Por lo tanto si tenía que salir de esta forma y que se viese como política que así sea.

Tengo siempre la imagen de esta canción como un grupo de personas uniéndose escuchándose esa canción y sintiéndose poderosos, pudiendo salir a protestar o lo que quieran juntos y lográndolo. Quiero que esta canción sea un himno de poder para las personas más que literalmente un himno político. Ahora mismo veo que como la situación política está tan mal en el mundo, cualquier cosa que sea poderosa, usamos la palabra política para referirnos a ella, ya que en realidad el sentirse poderosa supone cambio, poder mejorar todos. Ahora tenemos una gran masa negra de cosas malas que proviene de la política al final todo lo relacionamos con ello.

"Tanto musical como a nivel de espíritu, la forma en la que he construido en mi carrera y me he relacionado con las personas de mí alrededor tiene mucho que ver con estos primeros momentos perteneciendo a bandas hardcore. "

Hablando un poco más de este espíritu de lucha que contienen tus temas, el título del trabajo “acts of rebellion” parece toda una declaración de intenciones acerca de lo que quieres lograr con este disco. ¿En qué tipo de actos o situaciones estabas pensando cuando le diste este título al trabajo?

Realmente tenía una canción que se llamaba ‘Pequeños Actos de Rebelión’, que la había compuesto a partir de un libro donde aparecían detalles que me parecían muy bonitos como el hecho de que un ama de casa escribiera su nombre en cada plato que lavaba porque su sueño era ser pintora y acabó siendo ama de casa. Su forma de rebelarse era esta, la de poner su nombre, algo que me pareció súper hermoso. El libro en realidad no trataba de eso, solo era un detalle que me llamó la atención. Sin embargo, pensando mucho en eso, empecé a pensar en cosas del estilo al hecho de que el no usar ordenadores para hacer mi música podría ser un pequeño acto de rebelión. También como estaba escribiendo todas las canciones de noche y dormía de día, no tenía ninguna vida social, porque cuando mis amigos trabajando yo estaba durmiendo. Cuando ellos salían a tomar algo, yo estaba trabajando. Lo vi también como otro pequeño acto de rebelión porque la sociedad parece que nos obliga a todos a trabajar a la misma hora. Obviamente son cosas superficiales y detalles muy particulares de mi propia vida.

Al final vi una conexión en todas estas cosas con mi personalidad desde que pasé la adolescencia. En el fondo todo esto es súper personal, pero pensé que si todas las personas hiciésemos pequeños actos de rebelión todos los días, seríamos mucho más felices y el mundo sería mejor. Muchas veces queremos cambiar cosas pero no lo hacemos porque vemos que lo que queremos cambiar es gigante e inalcanzable y preferimos seguir haciendo todo igual. Sin embargo si sentimos que tenemos poder y vamos cambiando pequeñas cosas todos los días, con el tiempo se suman a un cambio grande. De ahí que el nombre de este disco también lo vea como una invitación a hacerlo.

"Ahora mismo veo que como la situación política está tan mal en el mundo, cualquier cosa que sea poderosa, usamos la palabra política para referirnos a ella, ya que en realidad el sentirse poderosa supone cambio, poder mejorar todos."

Algo que me gusta mucho de tus composiciones es la forma tan sutil con la que logras crear ambientes bailables. ¿A la hora de componer estas canciones tuviste muy presentes que pudiesen tener una finalidad bailable?

Lo único que tenía claro antes de ponerme hacer el disco, es que quería un disco para club. En mi cabeza todo el rato tenía la idea de lograr unas canciones destinadas a que sonasen en un club chiquito, algo tipo un club underground, para 100 personas y sucio. Era un contexto que me gustaba mucho, con todo el mundo moviéndose y bailando.

Por ejemplo en la canción ‘Tony’ me gusta mucho como las bases y el ritmo suenan muy inquietantes, logrando que el tema poco a poco se adentre en un apartado como más desafiante. ¿En este tema buscaste de una forma deliberada que sonase bastante oscuro?

Efectivamente. Sorprendentemente esa fue la primera canción que hice del disco. Me acuerdo que cuando escuché el beat del bajo, encontré el sonido que quería que tuviese el disco. Después de trabajar durante tanto tiempo, por fin había dado con esa oscuridad que quería en la base de las canciones, para así establecer de este modo el camino que debería de tomar el trabajo.

 

A lo largo del disco nos encontramos con cuatro cortes instrumentales casi a modo de interludios que creo que aportan una mayor cohesión al trabajo. ¿Sientes que en muchas ocasiones tus canciones no necesitan ningún tipo de letra para transmitir lo que deseas?

Es algo que quería haber hecho desde hace tiempo. En grabación nunca lo había hecho y no se realmente el motivo, pero en vivo siempre improviso mucho sin cantar. En realidad no me considero cantante para nada, incluso creo que me puedo expresarme mejor sin mi voz, tocando solo instrumentos porque es lo que he hecho durante la mayor parte de mi vida. Estas canciones que puse en el disco, en realidad son fragmentos de improvisaciones súper largas, como de media hora, que a mí me hacen muy feliz, pero eran tan largas que era imposible que tuviesen cabida en el disco. Personalmente a mí estos cortes me transmiten mucho.

Hablando del tema ‘Dominique’, quizás es una de las canciones del disco en el que se observa que está más influenciada por un estado de ánimo o una sensación de desasosiego y extrañeza. ¿Sientes que este tema u otros de este trabajo en ocasiones tienen su punto de partida en determinados estados de ánimo que crees que merece la pena definirlos y desarrollarlos?

Totalmente. Siempre esta es la forma en la que yo lo veo. Siento que escribir canciones está muy conectado con el estado de ánimo en el cual escribes el tema. Pienso mucho en esto, ya que más o menos el 70% u 80% del trabajo muchas veces es ser consciente del estado de ánimo. Cosas como que comiste justo antes de ponerte a trabajar también influye. Cualquier pequeño detalle que pueda influir en mi estado de ánimo. No se si le pasará a todos los músicos, pero particularmente a mí cuando me siento a escribir es como si le tomase una foto a mi estado de ánimo en ese momento.

"En mi cabeza todo el rato tenía la idea de lograr unas canciones destinadas a que sonasen en un club chiquito, algo tipo un club underground, para 100 personas y sucio. "

‘Close’ el tema que cierra el trabajo y en el que colaboras con Roberto de Helado Negro, quizás sea el que mira hacia una dirección diferente respecto al resto del trabajo, siendo una canción más ligera y con un punto de menor oscuridad. ¿Ves este tema en cuanto a su estilo quizás un poco más diferenciado del resto de canciones?

Es una canción más dulce, súper distinta en todos los sentidos, además de ser la única canción del disco donde hay otra voz. Ya la tenía escrita antes de hacer el disco y siempre me ha gustado mucho pero nunca la había acabado. Normalmente cuando me pasa esto no vuelvo a retomar las canciones, pero esta honestamente me encantaba y siempre la había querido terminar. Cuando la puse en comparativa con el resto del disco me gustaba que fuese diferente. Es bonito que uno pueda ser muchas cosas en una sola, desde melancólico, oscuro, bailable y al mismo tiempo dulce. Me parece una forma muy bonita de cerrar el disco, diciendo eso de “te voy a mantener cerca de mi cabeza”.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar, ¿cuál es la tuya?

¿Cuál es el último chiste con el que os reísteis a carcajadas?

Del mismo modo tengo una para ti a cargo de EJ Marais: ¿Cómo sería hacer música en la edad medieval sin la tecnología que tenemos hoy? ¿Serías músico si te tocara vivir esa época?

Muy buenas pregunta. Por un lado creo que sí que sería música porque mi primer amor siempre fueron los tambores, algo que ha existido prácticamente desde que existen los humanos, así que hubiese sido percusionista o similar. Por otra parte al haber sido mujer, no podría haber desempeñado esto en aquella época, sino que simplemente me hubiese tocado desempeñar el papel de mujer.

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *