Crónica

Dorian

My Way

19/04/2013

Por -

El pasado viernes 19 de abril, Dorian llegaban a Valladolid dispuestos a presentar su nuevo trabajo La Velocidad del Vacío en una sala My Way que presentaba una buena entrada. En primera fila, como no, los jóvenes incondicionales de la banda, que por estas tierras son muy numerosos. Y es que seguramente si por algo se caracterizan las letras de Dorian es por su carácter generacional, repletas de historias malditas y viajes de huida.

En estos dos últimos años, la banda de Marc y Belly ha trabajado duro ya que a la interminable gira de presentación de su anterior trabajo La ciudad Subterránea, le sucedieron otros muchos conciertos que los llevaron a lugares como Toronto o festivales como el DCode. Sin a apenas descanso, Dorian se fueron a grabar a México, consiguiendo un disco lleno de aire fresco. Las letras de estas nuevas canciones se acercan más hacia el amor, sintiendo una gran influencia del pop sudamericano. ‘Soda Stero’ es claro ejemplo de esto que comentamos. A lo largo del concierto, Marc nos introdujo el tema, ensalzando la figura de la banda argentina, comentándonos la influencia en la historia de la música que tuvieron y tienen.

HPIM4936 m

En esta nueva gira, los chicos de Dorian nos presentan un repertorio variado, combinando m uchas de sus nuevas canciones a la par que viejos hits. Abriendo con esa poderosa intro que lleva por título ‘Los Placeres Efímeros’, Dorian rápidamente atacan con dos temas de su nuevo repertorio como son ‘Ningún Mar’ y ‘Tristeza’. En ellas podemos observar el giro que han dado Dorian hace sonido más rockeros, dejando de un lado el pop electrónico de sus anteriores trabajos. Seguramente esa sea la principal novedad de los barceloneses, reforzada por su puesta en escena que incluye al argentino Lisandro a la guitarra. De este modo Dorian consiguen un sonido ideal para los nuevos temas y un enfoque diferente a su repertorio clásico.

El concierto transcurre con momentos más reposados en temas como ‘El Temblor’ o ‘Las Palabras’, que demuestran el buen hacer de la banda sobre los escenarios. A pesar de ello, el público en seguida se viene arriba en canciones como ‘A cualquier otra parte’, una de las más celebradas de la noche. La cercanía del grupo con el público también es evidente más en una sala tan pequeña como la My Way. Marc y Belly saben muy bien como conseguir que el público se divierta, dirigiéndose en todo momento a ellos. Al igual que otros artistas que pisan por Valladolid, Dorian también hicieron mención a las dificultades que pone el ayuntamiento a la hora de celebrarse eventos culturales y mostraron su disconformidad con un grito bien claro: “la música no se puede parar”.

Entre grandes temas como ‘La Tormenta de Arena’ o ‘Veleros’ la noche llegaba a su fin. Sin embargo, a Dorian siempre les gusta cumplir con su público reservándose ‘Los Amigos que Perdí’ como tema final del repertorio. Seguramente esta canción sea el puente más claro entre sus dos últimos trabajos ya que guarda todos los elementos clásicos de su música. Incluso prometiéndonos el final con ese tema, los barceloneses se atrevieron con una adaptación de ‘Simulacro de Emergencia’ que confesaron no haberla tocado desde hace un tiempo. Así llegó el fin de una noche en la que Dorian mostraron su profesionalidad y nos demostraron que aplicar aquello de renovarse o morir siempre resulta acertado.

HPIM4933 m

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *