Crónica

Stephen Malkmus & The Jicks

Joy Eslava

20/01/2014

Por -

Ya son 15 años desde que Stephen Malkmus abandonase Pavement, a pesar de que el grupo viviese un breve reencuentro hace tres años. Su carrera en solitario se podría definir como más que sólida, sin ningún disco mediocre y con un buen puñado de grandes canciones en cada LP. Malkmus & The Jicks venían a presentar su último álbum, el notable Wig Out at Jagbags. Por supuesto, quien ya esté familiarizado con los discos en solitario de Malkmus, sabría lo que le esperaba en esta noche organizada por Live Nation en Madrid. Con The Jicks, el californiano muestra un lado más pop que con su antiguo grupo, menos lo-fi y DIY, y, por qué no, algo más formal.

Con un público bastante reducido a las 8 de la tarde en la Joy Eslava, The Megaphonic Thrift se subieron al escenario para presentar una propuesta que habría gustado a un buen número de los posteriores asistentes al concierto. La música de estos noruegos, que –salvando las distancias– estaba entre My Bloody Valentine y Sonic Youth, fue una introducción ideal al concierto de Malkmus. Detrás de todo el ruido generado por las guitarras, destacaban las líneas de bajo y coros de la bajista. También es reseñable el empeño del grupo en hacer que el público se involucrase. En definitiva, unos buenos teloneros, que ofrecieron lo mejor que tenían y resultaron bastante entretenidos.

Media hora después de que los noruegos se retirasen, Malkmus, con una enorme sonrisa en la cara, apareció junto a sus tres compañeros, con los que empezó a despachar los temas de Wig Out at Jagbags, el disco más presente de la velada junto a Mirror Traffic, de 2011.  ‘Chartjunk’ sonó especialmente bien y tuvo una buena reacción por parte del público cuando Stephen abandonó el micrófono para tocar el solo del final de la canción. También obtuvieron un gran recibimiento los cortes de Mirror Traffic ‘Spazz’, ‘Stick Figures In Love’ y ‘Senator’, en la que el guitarrista Mike Clark avanzó al frente del escenario entre salto y salto. Clark, que cambiaba entre teclado y guitarra, fue clave en la actuación, con una meritoria compenetración entre su guitarra y la de Malkmus.

Y es que el concierto resultó ser el antídoto perfecto para el blue Monday. La sonrisa de Malkmus permaneció en su sitio hasta cuando se le desenchufó la guitarra durante medio minuto. El grupo parecía empeñado en que los temas de Wig Out at Jagbags fuesen los más aplaudidos de la actuación: ‘Rumble at the Rainbo’, ‘Planetary Motion’ y el primer single del disco, ‘Lariat’, fueron recibidos con una fuerte ovación, al igual que el espectacular final de ‘Houston Hades’.  Stephen también tuvo tiempo para desempolvar temas antiguos, como una revitalizante ‘Baby C’mon’ y ‘From Now On’, una canción poco conocida de Pavement tras la que el cantante, riéndose, mencionaba la similitud del tema con los Pixies.

Pero lo de revisitar el pasado no se quedó ahí. ‘Harness Your Hopes’, una de las canciones preferidas por los fans de Pavement, hizo su aparición al final del concierto, con Malkmus omitiendo el final de una de las estrofas: “Show me a word that rhymes with pavement”. Por si fuese poco, también se dedicó a interpretar parte de ‘Stairway to Heaven’ entre solo y solo y aprovechó para realizar su viejo truco de tocar la guitarra colocándosela en la nuca.

A sus 47 años, Stephen Malkmus sigue exhibiendo una energía tan contagiosa como las melodías de sus canciones. Malkmus & The Jicks dieron un gran concierto, centrándose en sus dos últimos trabajos pero sin olvidar el resto de su carrera. El músico americano posee el secreto de la juventud eterna y se encarga de recordárnoslo con buenos discos y enormes actuaciones cada poco tiempo.  Como bien canta en ‘Rumble at the Rainbo’, “No one here has changed and no one ever will”. Esperemos que así sea.

Madrid, '94. En contra de muchas cosas y a favor de unas cuantas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *