Conociendo a

Dana Gavanski

Por -

Dana Gavanski ha sido una de esas artistas cuyas circunstancias vitales nunca le han permitido echar raíces en ningún lugar concreto. De familia serbia, nació en Vancouver, pero posteriormente se trasladó en su época universitaria de Montreal. Una vez superada esta etapa, ahora mismo se encuentra viviendo a medio camino entre Londres y Belgrado, intentando de buena forma adentrarse en una nueva etapa vital donde ha decidido de lleno volcarse en la música.

Esta pasión por crear temas llegó para Dana bastante por casualidad, ya que redescubrió su afición gracias a una guitarra que su expareja dejó olvidada cuando se mudó a Nueva York. A partir de ahí, todo ha sido bastante vertiginoso, comenzando publicando en 2017 Spring Demos a través de Fox Food Records y llamando poco a poco la atención gracias al encanto de su sencillez melódica. A través de siete canciones de corte intimista y marcado carácter folk agridulce, Dana encontraba el espacio preciso para curar sus heridas sentimentales de la forma más bonita posible.

Dejándonos ante singles destacados a lo largo de estos dos últimos años, hace unos días ha llegado el momento de publicar Yesterday is Gone a través de Full Time Hobby. Esta referencia resulta una obra de lo más completa, demostrándonos como la impronta folk de sus temas se mantiene pero abriendo la puerta hacia un formato de canción mucho más ornamental y relacionada con lograr giros inesperados al más puro estilo de artistas como Cate Le Bon.

Llama la atención como el disco parece atravesar diferentes etapas, partiendo de un mayor gusto por la canción americana que resulta atravesada con tintes puramente propios de un pop barroco de lo más lánguido en su expresión. Así es como irrumpe de buena forma ‘Catch’ un tema en el que mira hacia a su alrededor, intentando que no le sobrepasen todas esas situaciones en las que una no sabe cómo avanzar en el presente.

Sin perder comba a la hora de lograr un ambiente más propio de piano bar, ‘What We Had’ apunta hacia un lado más irónico, encontrando un espacio donde mostrar un mayor contraste en su rango vocal. Teniendo una vez más la sensación de que cada elemento se encuentra dónde debe estar, el tema poco a poco se va enredando en efectos sonoros propios de un theremín que logra disolverlo todo de una forma bastante onírica. Una muestra perfecta de lo que supone partir de lo más terrenal para apuntar hacia algo más distante y levadizo.

Más momentos destacados donde el peso del country de ritmos más marcados hace acto de presencia llega con una ‘Trouble’ que logra condensar la ambivalencia presente en sus canciones a medio camino entre los fragmentos deliberadamente ambientales y a ralentí, junto con momentos donde dejarse llevar hacia un mayor caos sonoro. Completando de buena forma el abanico de posibilidades, más temas que logran causar un impacto directo llegan con ‘Everything that Bleeds’, apuntillando de este modo su cara más dream pop para demostrarnos como lo suyo se trata de encontrar el virtuosismo en la indefinición.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *