Review

Overgrown

James Blake

2013

9
Por -

Apenas han pasado dos años desde que James Blake irrumpiese con fuerza con ese magnífico debut homónimo que encandiló a la prensa especializada a base de temas de raíz soul, pasados por el filtro de la electrónica. Algunos entendidos en el asunto, tildaron su trabajo como una obra post-dubstep, etiqueta poco acertada teniendo en cuenta que su música carece de las revoluciones y sonidos propios del dubstep, decantándose por otros caminos de la electrónica más ambiental. Lo cierto es que lo que nos propuso James Blake en su momento, resultó y sigue resultando algo original y muy personal. Temas como ‘Lindisfarne’ o ‘The Whilhelm Scream’ entraban suavemente en el oyente con poco más que alguna base pregrabada, percusión y sobre todo la enigmática voz del joven británico. Quizás una de las mayores virtudes de James Blake sea lograr un sonido muy envolvente empleando no demasiados elementos. Como muestra, sus apariciones en directo, en las que únicamente se acompaña de dos músicos.

7195809640_c2f85c465e_h

En este segundo trabajo que lleva por título Overgrown, James Blake no ha renunciado a su particular estilo, introduciendo nuevos elementos para que el oyente que previamente escuchó su primer trabajo, no caiga en la monotonía. De este modo, el álbum comienza con los bonitos arpegios de piano del tema homónimo ‘Overgrown’ que rápidamente se adentran en el ambiente propio de la música de James Blake gracias a esos ritmos reposados. Hacia la mitad del tema empiezan a aparecer diferentes efectos de teclado que van disolviendo la canción hasta el final. Bastante diferente se presenta el siguiente corte, ya que en ‘I am sold’, la voz de James Blake toma rápidamente el control del tema para estremecernos a todos con ese There’s nothing like a breath y llevar el tema por los sonidos de una electrónica más oscura.

A medida que nos adentramos en el álbum, nos encontramos con temas que ganan en intensidad gracias a la repetición de determinados loops que en cierto momento se agrupan para crear un ambiente más tenso. Este es el caso de ‘Life Around Here’, donde en mitad del tema se alcanza un punto de ruptura que devuelve todo al ambiente inicial. Estos recursos son muy característicos de James Blake, empleándolos también en su primer disco en temas como ‘I never learnt to share’. Apartándose un poco de este aspecto, nos encontramos con ‘Retrograde’, el primer single del álbum. En él, James Blake hace gala de su capacidad de modular la voz, alcanzando registros increíbles. Los coros creados por el propio músico, recorren la canción hasta toparse con una nube electrónica que aporta más cuerpo a la canción. Sin lugar a dudas, un tema impactante.

Otro aspecto que nos llama la atención son las colaboraciones. Una es fácilmente diferenciable como es la participación del rapero RZA, miembro destacado de Wu-Tamg Clan en el tema ‘Take All Fall for me’. La combinación es acertada, logrando una estructura muy acertada en la que la voz de James Blake repitiendo You can’t marry her, se entrelaza perfectamente con el recital de letra profunda del rapero neoyorquino. La otra colaboración de la que hablamos es la de Brian Eno en ‘Digital Lion’. Este tema está plagado de matices y voces entrecortadas que se adentran en un ambiente inquietante y cambiante, marcado por una percusión muy marcada entre la que se intentan abrir pasos bases guiadas por la voz del británico.

Hacia el final del álbum nos encontramos uno de los temas favoritos del que aquí escribe. Se trata de ‘To the Last’, un tema que combina a la perfección todos los elementos del británico. Su timbre de voz, se combina con una técnica depurada al teclado y esos ritmos logrados de la batería electrónica. Canciones del álbum como la propia ‘To the Last’ o la breve e intimista ‘Dlm’, nos demuestran el virtuosismo de James Blake al piano, el instrumento que lleva tocando desde niño. Este tipo de temas se contraponen a ‘Every Day I ran’, canción que cierra el disco y que al igual que ‘Take All Fall for me’ supone un experimento en el álbum. Para este tema, James Blake de nuevo se apoya en RZA para lograr un equilibrio perfecto entre la electrónica más destructiva y las rimas propias del rapero.

Conclusión

James Blake sabe jugar a la perfección con elementos propios de estilos bastante alejados de su música, demostrándonos que nuestro protagonista está llamado a marcar una nueva etapa con su música. Mientras él sigue triunfando, nosotros seguimos degustando este magnífico Overgrown en cualquier momento que se precie.

9

Álbum

Overgrown

Artista

James Blake

Año

2013

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *