Review

Give Up

The Postal Service

2003

9.6
Por -

Aún me acuerdo de la primera vez que escuché The Postal Service. Fue cuando tenía 15 años (allá por el 2003 – 2004), en un programa de la televisión catalana que daban todos los martes llamado Una Altra Cosa, conducido por Andreu Buenafuente. En este programa siempre venían artistas a tocar, y un día les tocó a The Postal Service. Recuerdo escuchar ‘Such Great Heights’, y quedarme prendado de la canción. Como buen jovenzuelo, lo primero que hice después de escuchar la canción fue descargarme el CD entero. Pero como era tarde, no lo escuché hasta el día siguiente.

Al día siguiente, nada más llegar del instituto, fui directo al ordenador y puse Give Up. Y ahí es donde empezó mi relación con un disco que me ha acompañado hasta el 2013.

Recuerdo que para aquellos tiempos, yo tenía en mi habitación un sistema de 8 altavoces (4 para el canal izquierdo y 4 para el derecho) utilizando diferentes tamaños de bafles. Y recuerdo lo bien que sonaba ‘The District Sleeps Alone Tonight’, la canción que nos introduce al disco. Mientras Ben Gibbard iba cantando – que para aquel tiempo, yo no tenía ni idea de quién era -, poco a poco me iba introduciendo en Give Up. Hasta que llega el punto de inflexión de la canción con ese ‘D.C. Sleeps alone tonight…’. 

Directos de la noche, llegamos a Such Great Heights’ , la canción que me hizo flipar la noche anterior. Y esta vez lo hizo por doble, al escuchar los primeros beats que iban de un lado a otro, con cierta síncopa, en esos 8 altavoces. Y qué puedo decir que no conozcáis de esta canción. Es  un himno de la pasada década que fue durante dos años una de las 5 canciones más escuchadas de la semana en Last.fm y que la Rolling Stone situó en la posición 27 (para mí, baja) de las 100 mejores canciones de la primera década del siglo XXI. Una canción que hace que cada vez que escuche «I’m thinking it’s a sign, that the freckles in our eyes are mirror images and when we kiss they’re perfecty align» se me pongan los pelos de punta.

Give Up continúa con ‘Sleepin in’, una canción con un medio tiempo, mucho más relajada que la anterior, y en la que Gibbard nos va explicando los sueños que ha ido teniendo, como si de una narración se tratara, mientras que Jimmy Tamborello nos da un paseo por estos sueños con sus bases electrónicas.

Los sueños de este grupo nos llevan al desamor con ‘Nothing Better’, otra de mis canciones preferidas del disco. En esta canción podemos ir escuchando lo que parece la conversación entre dos personas que han acabado con su relación. Para ello, mientras Tamborello sigue las notas de lo que se va cantando, Ben Gibbard y Jen Wood van discutiendo: «Will someone please call a surgeon, who can crack my ribs and repair this broken heart…«.

Esta discusión nos lleva a respirar ‘Recycled Air’, otra canción más relajada, en la que se nos invita gentilmente a olvidarnos de los problemas y a relajarnos por un momento. Pero no nos dejemos relajar mucho, porque acto seguido iremos directamente a ‘Clark Gable’, canción que saca su lado electrónico más hortero (sin ser algo malo para mí), en el que parece que suenan disparos típicos de dibujos animados y en el estribillo se une una sección de vientos. «I kissed you in a style Clark Gable would have admired».

De ‘Clark Gable’ nos vamos a un escenario mucho más apocalíptico, con ‘We Will Become Silhouettes’. Una canción que a priori nos puede engañar, haciéndonos creer que trata de amor (dado el tono alegre que tiene y a los coros con los que acompaña Jenny Lewis). Pero cuando escuchamos atentamente la letra, es cuando flipamos: «Because the air outside will make our cells divide at an alarming rate […] and that’s when we’ll explode (and it won’t be a pretty sight)». Canción grandiosa en la que jugando con los teclados y con la contradicción entre el tono de lo que se canta y de la música, se crea una conexión especial.

Este escenario típico de Fallout da paso a ‘This Place is a Prision’, tal vez la canción más oscura del disco y que mediante el uso de unos beats distorsionados y unas claves, nos introducen en esa pequeña prisión; «this place is a prision and these pepople aren’t your friends».

La penúltima canción del disco es ‘Brand New Colony’. La canción empieza con el sonido que se produce al dar cuerda a un reloj, seguidamente da paso a una base electrónica bastante aguda, que se repetirá a lo largo de la canción y que recuerda a los videojuegos de 8-bits. Por último, tenemos ‘Natural Anthem’, un tema en su mayor parte instrumental. La canción empieza calmada y va creciendo hasta llegar a un enorme estruendo, donde entonces la canción se  calma en cierta medida. Es entonces cuando Gibbard entra para poder cantar los últimos versos de Give Up.

Conclusión

Después de escuchar el CD uno puede pensar que tampoco es para tanto, que tiene  algunos temas notables y ya está. Pero lo que en principio puede parecer un disco normal o bueno, al escucharlo varias veces se acaba convirtiendo en un disco excelente. Pero además, lo que han conseguido con este disco es muy difícil: por mucho que escuches sus singles o por mucho que hayan sonado en la discoteca, no te cansan. Incluso después de haberlo escuchado durante 10 años muchísimas veces, aún existen días en que te apetece escucharlo de nuevo entero. Sólo crucemos los dedos y esperemos que algún día The Postal Service se planteen sacar un nuevo CD.

9.6

Álbum

Give Up

Artista

The Postal Service

Año

2003

Michel
Michel
( mcx_sic )

Aunque estudié Ingeniería en Telecomunicaciones (especializado en imagen y sonido) últimamente trabajo como desarrollador creativo, intentando llevar a cabo proyectos donde se consiguen nuevas interacciones con la tecnología. No me imagino un mundo sin música.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *