Review

Two Hands

Big Thief

2019

9
Por -

Big Thief han logrado el difícil hecho de publicar dos trabajos en un mismo año sabiendo muy bien como escoger los temas que aparecen en cada uno de ellos, entregándonos este nuevo Two Hands como un regalo caído del cielo. Cierto es que cuando publicaron la pasada primavera U.F.O.F. fue de extrañar que temas nuevos bastante habituales últimamente en sus directo no estuviesen presentes.  Lo que nadie sabía por aquel entonces es que la banda tenía todavía un disco en la recámara, grabado de una forma muy diferente y con unas características que se asemejan mucho más a la forma en la que se dieron a conocer. Si U.F.O.F fue su viaje más experimental a través de un sonido más atmosférico y ensoñador, en esta ocasión vuelven a las tonalidades semiacústicas impregnadas de historias de matices desgarradores. Unos terrenos en los que Adrianne Lenker se siente más que cómoda, haciendo que el apartado vocal exhiba una fortaleza que se contrapone a los momentos de mayor fragilidad.

A lo largo de este Two Hands podemos decir que el grupo sabe muy bien como recoger los frutos de todo sembrado en sus dos primeros trabajos Masterpiece y Capacity, todo ello siendo capaces de lograr detalles mucho más precisos y delicados en sus guitarras como ocurre en la propia ‘Two Hands’. Está claro que la banda ha sabido evolucionar y ser aún más perfeccionistas con todo lo que rodea a sus temas, todo ello sin perder esa capacidad de contar historias desde la oscuridad, emergiendo en ocasiones hacia el resplandor o bien quedándose en la parte más amarga del asunto. De esta forma resultan impecables ejecuciones a ralentí como ‘Rock and Sing’ o una ‘The Toy’ con la que sentir como el tono compungido siempre alcanza el máximo realismo en sus temas. La particular voz de Adrianne, tan quebradiza como lanzada a por lo corajinoso, logra elevarse por encima de todo y conseguir que el nudo en la garaganta pueda pasar completamente al oyente.

Parecía obvio que canciones tan impactantes como ‘Shoulders’ o ‘Not’, interpretadas durante casi dos años en sus directos, tendrían que ver la luz en algún momento de su carrera, siendo conscientes de que este era el disco que por filosofía de sonido y temática encajaban a la perfección. Es en ellos donde podemos comprobar la capacidad del grupo para que todo grito no resulte en vano, mostrando ese poso de dolor difícilmente insoluble en nada más. Una desesperación ante sucesos vitales críticos que se puede sentir en cada estrofa de una forma en la que tampoco parecen que busquen el poder terapéutico de la música. Tampoco la resolución del último tramo del disco se queda atrás, conectando con la cara más contemplativa del grupo, aquella con la que transforman su punto folk más soleado en canciones secuenciales que parecen abrirse como una flor. De esta forma ‘Wolf’ refleja muy bien los caminos de delicadeza en cada acorde, logrando que todo resulte atractivo y embriagador una vez más.

Conclusión

El segundo trabajo publicado por Big Thief en menos de un año reúne un conjunto de canciones de una gran coherencia sonora en torno a su núcleo más acústico, imprimiendo de nuevo el máximo sentimiento a la hora de narrar historias de trasfondo desolador para dejarnos con algunas de las estampas más emotivas de su trayectoria.

9
Nota Usuarios (0 votos)

vota:

0

Álbum

Two Hands

Artista

Big Thief

Año

2019

Discográfica

4AD

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *