Review

Transangelic Exodus

Ezra Furman

2018

8
Por -

La carrera de Ezra Furman sigue evolucionando de una forma más que peculiar, exhibiendo en cada trabajo una tremenda capacidad para que sus canciones siempre tomen matices comprometidos al mismo tiempo de separarse diametralmente de sus inicios en los que le acompañaban The Harpoons. En esta nueva entrega Ezra se muestra más esquivo que nunca a la hora de evitar definir su sonido, retorciendo los temas y evitando caer en estructuras compositivas clásicas. Sin embargo, la conexión que siempre ha mantenido en todos sus trabajos llega una vez más a través de su pose y arrancadas punk, entregando sus buenas cualidades vocales a momentos enrabietados que nunca han faltado en cualquiera de sus trabajos. En este en concreto sirve para amplificar una historia fantástica que conecta de lleno con la realidad de la comunidad transgénero. Declarando su amor por un ángel, un cierto gobierno tratará de perseguirlos como a todas las personas que al mismo tiempo les den cobijo, correspondiéndose de lleno con la creciente situación experimentada de la mencionada comunidad en los Estados Unidos. Un carácter reivindicativo que también aparece reflejado en el título del disco, ya que trasangelic lo define el propio artista como la operación a través de la cual te crecen alas y te conviertes en un ángel. Por lo tanto, el mensaje llega por una vía muy explícita, reforzando más que nunca su compromiso con la comunidad queer.

Para dar vida a estos episodios, Ezra no escoge la senda fácil ni deja que el apartado fantástico se convierta en un camino idealizado del objetivo a conseguir, sino más bien ataca de lleno a todas las penurias sentimentales que se ve forzado a sufrir. Esta es la única forma de desatar un apartado ciertamente sobrecogedor en ‘No Place’, induciendo un ambiente asfixiante y desesperación muy bien relatado en la huida necesaria de la ciudad. Reforzando el apartado rítmico, nos encontramos con atmósferas sintéticas en tensión, creando un estado de alarma permanente. Esta excitación es algo que por lo general va a acompañar el trabajo, dejando momentos de mayor desnudez como los exhibidos en ‘The Great Unknown’ para mostrar una lucha constante con frases como “We don’t use our real names. We struggle. We do what we must here.” La travesía emprendida por poder expresar la verdadera identidad es algo que se hace patente a lo largo del disco, viviendo su momento más emblemático en la ardua travesía ejemplificada en ‘Driving to L.A.’, tema dedicado a la asistente legal Heather Heye que fue asesinada durante las protestas de Charlottesville el año pasado. Al igual que todo el disco, las metáforas empleadas resultan de lo más directas, no dejando lugar a ideas vagas entorno a cuales son los casos planteados.

Podíamos decir que la temática del trabajo también esconde otro trasfondo, mucho más conectado con ciertos sentimientos de culpabilidad que ven reflejada la esencia humana en su máximo esplendor. Jugando con los medios tiempos y la combinación de instrumentos orquestales que generan disonancias que confieren un mayor carácter díscolo al trabajo, ‘Compulsive Liar’ se corresponde de lleno con este tipo de temas. Por esta línea también aparece ‘Love You So Bad’, encontrando la propia confesión de maldad encerrada tras un pasado de lo más duro. Aquí es donde podemos conectar como los condicionantes de la sociedad acaban por atacar y poseer al individuo, removiendo conductas y comportamientos. A pesar de ello, al final del trabajo Ezra también quiere introducir una canción que no sea tan punzante como es el caso de ‘I Lost My Innocence’, hablando de primeras veces y como el descubrirse a uno mismo es lo más liberador del mundo. Sin lugar a dudas este es el mensaje positivo encerrado en el trabajo, el que también llega por la vía corajinosa pero mucho más relacionada con la felicidad. Tampoco podemos olvidarnos la cuestión de fe que también se intuye como algo positivo en ‘Psalm 151’, reflejando una vez más la especial simbología angelical que en este caso sirve de mayor protección que nunca. Una muestra perfecta de cómo enfrentarse a miedos y problemas, evitando la evasión pero no perdiendo en ningún momento de vista el objetivo que no es ni más ni menos que la completa expresión y realización personal.

Conclusión

Ezra Furman vuelve a demostrarnos su genialidad a la hora de conseguir el conjunto de canciones más esquivas de su carrera. Creando una perfecta historia fantástica que conecta de lleno con todos los problemas a los que se enfrenta la comunidad transgénero en el día a día, el norteamericano describe un camino repleto de dificultades donde la lucha y las ansias de libertad llevan los temas en volandas.

8
Nota Usuarios (2 votos)

vota:

8.2

Álbum

Transangelic Exodus

Artista

Ezra Furman

Año

2018

Discográfica

Bella Union

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *