Review

Toni Bravo

Las Ruinas

2014

8.8
Por -

Las Ruinas siguen caminando de forma decidida a lograr su décimo trabajo tras el que según cuenta su propia profecía se separarán. Por el camino llevan ya unos cuantos años dejándonos álbumes que brotan desde la crudeza de las bandas guitarreras noise por excelencia de los 90 unidas a una particular concepción musical basada en lo dramático, lo actual y lo surrealista. Un particular universo del que cada vez nos muestran nuevas coordenadas y que de cierto modo, siempre despierta nuestro lado más perspicaz. Y es que la mayoría de las canciones de Las Ruinas contienen un tono muy jovial pero también un lado analítico que cada uno deberá de explorar a su manera. En este nuevo trabajo que lleva por título Toni Bravo esta sensación se ve aumentada, logrando seguramente su mejor disco hasta la fecha. 13 canciones que recorren un amplio espectro de historias tan extraordinarias como concretas que reflejan un carácter urbano y generacional.

Toni Bravo es sin lugar a dudas un disco que muestra las principales señas de identidad del grupo. Riffs desafiantes, aceleración instantánea y el carácter épico presente en sus estribillos. Entrando poco a poco en calor, el álbum se abre con ‘Yo fui Abducido’. Carácter solemne y revelador marcado por la rectitud de sus guitarras que nos mantiene en tensión en todo momento. Algo así como no estar conforme en ningún lugar ni de ninguna forma. Dejando de lado los momentos confesionales, nos adentramos en ‘Autómatas’ con un incremento de las pulsaciones y dando rienda suelta al habitual tono desenvuelto del grupo. Una línea intermitente de buen ruido para hacer honor a su autoetiqueta de heavy pop.

El tercer corte del trabajo llega con ‘La Épica de la Pobreza’, el que es sin lugar a dudas una de las canciones más fascinantes del trabajo. A través de esos rasgueos a lo Dinosaur Jr., Las Ruinas nos descubren un tema de el mencionado contenido analítico comentado anteriormente. Frases como Ven a la espalda de la ciudad. La que sostiene tu modernidad que reflejan una doble ambivalencia y frivolizan con conductas muy urbanitas sin dejar de lado situaciones verdaderamente dramáticas. Un movimiento entre una cierta línea irónica y el total realismo. Dando giros en el guion aparece la canción que sin lugar a dudas tiene más madera de hit en el trabajo. Estamos hablando de las escenas nocturnas presentes en ‘Ramón y Cajal’. La confesión amorosa perdida en mitad del costumbrismo de la discoteca. Ahondando también en temática amorosa pero mucho más incisiva e hiriente también se presenta ‘El Olivar’. Melodía frenética que seguro que alcanza su máximo en directo.

Las-Ruinas-e1368990210594

Llegando prácticamente al ecuador del trabajo, el ambiente sigue subiendo hacia lo dinámico gracias a ‘El estado del bienestar’. Enorme el desenfado guitarrero presente al final del tema que se entremezcla con las letras más crípticas de la banda. Conectando rápidamente con la sensación bastante agridulce de ‘Paseo Marítimo’, Las Ruinas nos enseñan los buenos contrastes que aparecen en el trabajo. Una canción fácilmente identificable con algún momento de nuestras vidas que puede llegar a ser más o menos permanente. A continuación aparece ‘Postales’ donde de nuevo el grupo se lanza de forma más directa a lo que podríamos considerar como dramatismo social. Melodía viento en popa para reflejar un voraz consumismo turístico y dejarnos perlas como Esconde a los pobres bajo la alfombra y haz la foto haz la postal. Adentrándose en las confesiones personales y dando margen a las melodías pop más efervescentes de grupos como The Pains of Being Pure at Heart, Las Ruinas nos muestran la disconformidad del individuo protagonista en ‘Cansado de mí’. Otra vez viene a nuestra mente el chaval o no tan chaval perdido en mitad de los cambios bruscos de guion presente en la ciudad. Una expresión de la disconformidad que siempre hemos asociado al punk pero a lo largo de la última década se ha ido mudando hacia el furioso impulso vital del noise pop.

Para dejar de lado las reflexiones, el siguiente tema que nos encontramos es ‘Suecia’. Con tan solo dos frases, el grupo logra un tema que engancha mucho. Regresando rápidamente a una desgana furiosa, aparece ‘Nada’. La combinación verídica entre abatimiento y cruda realidad reflejada fielmente en el estribillo Que futuro, no hay futuro. Una gran inducción a un estado de ánimo que el grupo expresa muy bien apretando las cuerdas de su guitarra con ahínco. La penúltima canción del trabajo llega con la instrumental ‘Último Tren’, para poner la guinda al pastel definitivamente con ‘Canción para Ligar’. Un tema repleto de buenas intenciones que a algunos le animará seguramente a pasarse el sábado por la discoteca y a otros a hacer la declaración de su vida. Si no estás en ninguno de esos dos casos, no te preocupes, el disco tiene otros 12 temas magníficos.

Conclusión

Las Ruinas nos brindan un trabajo que puede ser muy contagioso bajo situaciones muy diversas. Una mirada a nuestro alrededor afrontando todo de una forma decidida pero con cabeza.

8.8

Álbum

Toni Bravo

Artista

Las Ruinas

Año

2014

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *