Review

Time Has Come

Cassie Ramone

2015

7.3
Por -

La disolución de las Vivian Girls nos creó un gran hueco en el corazón que parcialmente remedió Katy Goodman con su último trabajo al frente de La Sera y unos meses después Cassie Ramone. Lejos de mostrarnos todo su potencial, Cassie facturó en el pasado mes de agosto, de una forma muy discreta, su primer LP. Lejos de exprimir al máximo su vertiente más garagera y gamberra, la norteamericana se decantó por sonidos semiacústicos, las guitarras que languidecen en cada acorde y un estado de introspección que dota al trabajo de un toque muy especial. Time Has Come se muestra como una obra muy personal de la artista, importando poco o nada como encaje en entre el público. Merece la pena mencionar que el controvertido Ariel Pink es el que tocó el bajo en unos cuantos temas y el que hizo la nota de prensa del trabajo.

Una capa de tristeza recubre la mayoría de las 8 canciones. Aferrándose a ese tono confesional que tan bien nos muestra Marissa Nadler en su último trabajo July, el trabajo nos da la impresión en todo momento de desprender una honestidad bastante importante. De este modo aparece como entrante ‘Song of Love’. Momentos de reflexión, soledad… en definitiva, horas bajas de la artista que aparecen reflejadas en este tema. El hecho de no existir grandes artificios y arreglos en los temas ayuda bastante a que te sobrecoja un estado depresivo compartido. Y es que si te paras a pensar, seguro que la mayoría de canciones que te pondrías en un momento de bajón están interpretadas prácticamente con guitarra y voz.

cassie-ramone3

Quizás una de las grandes virtudes del trabajo sea la de lograr con canciones de guitarras mucho más descuidadas como es el caso de’ Joe’s Song’, el mismo efecto que cuando todo suena más medido. De este modo, el citado tema combina de nuevo la desilusión junto con el único grito que podemos escuchar en el trabajo. Un camino muy interesante que refuerza el concepto del trabajo de una forma más vigorosa. Como contraposición aparece ‘I don’t really Wanna’, donde la dulzura melódica alcanza su máximo en el trabajo, del mismo modo que el abatimiento tampoco parece tener forma de ser combatido.

De una forma un poco más irónica aparece ‘I’m a Freak’, el momento de crítica personal que acaba derivando de nuevo hacia más tristeza. El talento innato para lograr atractivas melodías a partir de rasgueos más o menos ásperos sale a relucir más que nunca. Algo que se tiende a diluir de forma un poco más monótona en ‘Hangin On’ y una capa grisácea que en esta ocasión poco aporta. A pesar de ello, el rumbo se endereza ya en el tramo final con ‘I Send My Love to You’. El llanto final y el momento del reproche más sentido, el instante en el que parece que el desamor te acompañará toda la vida. Un tema que se va desenvolviendo de una forma perezosa y que aguarda uno de los estribillos más emocionantes del trabajo.

Conclusión

El primer trabajo de Cassie lo podemos definir como agridulce. Contiene momentos de bella tristeza junto con otras partes en las que observamos una menor inspiración. Lo que es indudable es que la artista ha reflejado muy bien momentos difíciles de su vida, un paralelismo de los dos primeros trabajos en solitario de Kevin Morby, su gran compañero en The Babies. Queda por ver por donde dirige su talento en próximas grabaciones ya que el abanico de posibilidades mostrado a lo largo de estos años de carrera parece no tener fin.

7.3

Álbum

Time Has Come

Artista

Cassie Ramone

Año

2015

Discográfica

Loglady Records

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *