Review

The Last Building Burning

Cloud Nothings

2018

9
Por -

Cloud Nothings han decidido volcar en su nuevo trabajo lo más visceral y de tintes oscuros que llevan dentro, lanzándose a por un apartado que aunque siempre ha estado presente en sus canciones nunca había explotado con tanta claridad como ocurre en este Last Building Burning. Con una carrera inmaculada, donde no nos encontramos ni un solo trabajo que ofrezca signos de agotamientos, la banda liderada por Dylan Baldi ha probado a ver lo que ocurría si intentaban reforzar todas sus líneas de la misma forma que exhiben su música en directo, sin perder de paso ese espíritu melódico tan asociado a la forma en la que en la música post hardcore se conducen los estribillos. Estamos por lo tanto ante un trabajo que sin establecer una nuevas coordenadas en la trayectoria de la banda acaba por fijar las ya presentes de forma definitiva, suponiendo su escucha todo un ejercicio de liberación de las múltiples formas de enfado que pueda haber dentro de ti. Conduciendo las canciones al precipicio, pero frenando en el momento preciso para que la amalgama de sonidos estruendosos no caiga en el caos más absoluto, cada miembro del grupo sabe cómo exprimir al máximo su instrumento, destacando sobre todo esa aceleración que en ciertos momentos parece que ha alcanzado el umbral máximo. Debido a ello, el grupo se decanta por una gran libertad a la hora de colmar sus temas con riffs de guitarra repetitivos pero de lo más variados entre sí, empujando todo por momentos hacia la tensión no resuelta.

En poco más de media hora, a los de Cleveland les da tiempo a hacer de todo y hacerlo bien. Desde el inicio al borde del colapso con ‘On an Edge’, nos encontramos con esa necesidad de soltarlo todo con pocas palabras pero que sean precisas y sobre todo de lo más visuales. Una situación que se encuentra redondeada por esa ausencia de necesidad de poner el freno como en anteriores trabajos. Ya no hay anda que tenga que resultar suavizado, encontrándonos con como todo suena de lo más furioso y definitivo. Esta es una constante que nos vamos a encontrar en otros puntos del trabajo como es el caso de ‘Dissolution’, dando la espalda más que nunca a la existencia de una melodía que guie el tema más allá del espíritu rítmico irrefrenable. Todo parece disolverse entre los gritos rotos de Dylan, que de forma certera remarca frases que suenan de lo más agónicas. Incluso en ‘The Echo of the World’, el tema que escogieron como primer single, sacan a relucir como también son muy buenos en esa forma en la que Drive Like Jehu apuntillan sus canciones de una forma rutilante, de ritmos tortuosos y donde cada guitarra parece ir a lo suyo pero que al final encaja como un rompecabezas de multitud de piezas. Un sentimiento de lo más incendiario que saben cómo encontrarlo a la perfección.

Si nos dejamos llevar por esa otra parte que siempre nos ha conquistado del grupo, la de encontrar siempre la melodía clarividente y adictiva con la que tratan de simplificarlo todo al máximo, en esta entrega también tendremos momentos más que disfrutables. Así es como ‘Leave Him Now’ pone la parte más corajinosa del trabajo, sacando el mayor partido a una sola frase como es el caso de “You gotta leave him now”, al mismo tiempo de empujar hacia ese gran paso que es poner el fin a la relación. Más de esos momentos donde saben casi como encontrar un lado pop llegan en la final ‘Another Way of Life’, pegando bandazos en las intensidades presentes en el tema y forzándose esta vez ellos mismos a subir la apuesta por encontrar la liberación en el apartado lírico. Detalles que tenemos muy asociados al grupo pero por más que los utilicen solo nos vamos a reafirmar en la idea de que son los mejores en lo suyo. Mención especial también merece un formato quizás no asociado a estos últimos trabajos, sino más al Attack on Memory publicado hace ya 6 años. Estamos hablando de ‘Offer and End’, una canción que se mece en unas guitarras no tan crispadas, sino más preocupadas por crear un ambiente intimidante que lógicamente acaba por romperse. Una nueva muestra de la capacidad para bucear en terrenos donde la contundencia siempre está presente y al mismo tiempo generar esa reacción combativa que siempre estamos buscando.

Conclusión

Cloud Nothings nos entregan su trabajo más contundente hasta la fecha, intentando dar rienda suelta al componente post hardcore que siempre ha estado presente en su música. Inspirados como de costumbre en esas melodías repetitivas y breves que siempre buscan la liberación del enfado, los de Cleveland pueden presumir de lograr uno de los trabajos más impactantes de la presente temporada.

9
Nota Usuarios (0 votos)

vota:

0

Álbum

The Last Building Burning

Artista

Cloud Nothings

Año

2018

Discográfica

Wichita Records

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *