Review

The Future’s Still Ringing In My Ears

Sam Cohen

2019

8.5
Por -

El neoyorkino Sam Cohen, aparte de haber producido recientemente el nuevo trabajo de Kevin Morby, también ha logrado una segunda referencia de su proyecto en solitario realmente fascinante, encontrándonos en este The Future’s Still Ringing In My Ears una combinación perfecta de psicodelia de la vieja escuela junto con una cierta inspiración espiritual que reluce en los momentos precisos. Merece la pena recordar como en 2016 dio el gran salto, con la edición de Cool It, un trabajo donde el peso de la canción americana más desafiante se cruzaba con las posibilidades proporcionadas por los efectos de los pedales de guitarra, logrando un apartado de lo más revitalizante. Esta línea iniciada es realmente la que ha seguido el músico establecido en Nueva York en esta nueva entrega, aportando un mayor conjunto de matices y siendo más certero tanto en los desarrollos instrumentales como en los momentos en los que la capacidad de sorpresa se muestra en todo su esplendor. La sensación de que ya no hay ningún tipo de reticencia a que sus canciones suenen grandilocuentes por momentos es algo de lo más presente, no dudando a la hora de encontrar riffs que crecen exponencialmente.

Empleando como arma principal pequeñas melodías de guitarras crispadas que marcan la pauta en los temas, Sam muestra un gran desparpajo a la hora de alternar entre diferentes tempos en los temas, sacando el máximo partido a los momentos donde la intensidad se acrecienta notablemente. Tan solo en el inicio del trabajo con ‘I Can’t Lose’ y ‘Something’s Got a Hold on Me’ podemos intuir como estos recursos van a estar de lo más presentes, tendiendo al mismo tiempo la mano hacia elementos más sobrios como son una línea de bajo muy marcada o guitarras de tono más acústico con las que respaldar la melodía principal. Sin embargo al mismo tiempo también somos conscientes de la producción existente en el trabajo, encontrando una cierta rémora Lo-Fi por momentos, muy bien representada en los teclados. De esta forma el efecto anestésico de los pasajes más psicodélicos se multiplica notablemente, acercándose de una buena forma a una concepción clásica pero dinámica del género. Realmente estos son los territorios en los que más cómo se encuentra el músico, tal y como nos lo demostró en su anterior referencia, construyendo los mimbres necesarios para dar entrada a mayores novedades relacionadas con el plano ambiental.

Digiriendo el disco de forma pausada, podemos encontrarnos como el músico es capaz de reflejar un cierto componente más relacionado con alcanzar un lado espiritual, tal y como ocurre en ‘Deafening Silence’. Los arreglos de lo más barrocos junto con los coros proporcionan esa búsqueda incansable por encontrar algo más luminoso aún, salpicando todo al mismo tiempo con sus guitarras bien moduladas donde el efecto estridente resulta mínimo. Incluso en esta cara más majestuosa y relacionada con que todo suene de una forma de lo más resonante, también llegan temas del estilo a ‘Let the Sun Come Though’ donde el atisbo de formaciones como Spiritualized no resulta del todo tan descabellado. Solo desarrollando los temas a través de una superposición in crescendo de teclados y cuerdas se puede alcanzar un estado realmente lisérgico, sabiendo muy bien como jugar con los sonidos más disonantes que al final se acaban imponiendo de una forma de lo más natural. Y es que en el fondo, si algo queda claro con estas nuevas canciones del norteamericano, es que forzar la máquina nunca es una buena opción por mucho aroma a clásico que puedan  desprender los temas.

Conclusión

Sam Cohen se reafirma en su segundo trabajo como un incansable explorador de las posibilidades de la canción americana en su vertiente más psicodélica, alcanzando un mayor componente espiritual y mostrándonos unos temas donde cada rincón es de lo más sorpresivo.

8.5
Nota Usuarios (0 votos)

vota:

0

Álbum

The Future’s Still Ringing In My Ears

Artista

Sam Cohen

Año

2019

Discográfica

30th Century Records

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *