Review

Star Wars

Wilco

2015

7.2
Por -

Si bien mi affair con Wilco no viene de muy lejos, me veo con confianza suficiente para lanzar la siguiente pregunta al aire: ¿les queda a Jeff Tweedy y compañía algún palo por tocar? No va con segundas. Desde que me veo con ellos, he visto country entretenido pero fino, alternativo y no tan alternativo en Being There (1996), páginas de storytelling deconstruido en su obra maestra Yankee Hotel Foxtrot (2002), algún toque de histrionismo eléctrico experimental en Sky Blue Sky (2007) y hasta el ejercicio revisionista que ha sido Alpha Mike Foxtrot, una colección de 77 rarezas y directos de sus 20 años de carrera musical, publicado el pasado 2014. Meses después de que papá Tweedy publicara un álbum homónimo con su hijo a la batería, llega Star Wars, el que es el noveno trabajo de estudio de los de Chicago y que el pasado día 16 de julio picó en las puertas de todo el mundo en forma de descarga gratuita.

¿Qué etapa de Wilco marca entonces Star Wars?

Si bien su producción suena más a Sky Blue Sky o The Whole Love, el álbum no es un ejercicio de comodidad. Sabía qué tipo de disco me encontraría sólo escuchando ‘EKG’, la introducción de algo más de un minuto que abre el álbum con esbozos disonantes de guitarra y tantea un ritmo echado adelante que tirará de la mayoría de canciones en adelante. No pienso guardarme las cartas para el vigésimo cuarto párrafo: estos Wilco suenan stonerEsos latigazos de guitarra que ocupan los apenas 4 primeros minutos del disco me trasladan a la textura áspera y agria del sonido Queens Of The Stone Age, por ejemplo. No soy experto en la familia stoner / desert rock y que me aspen si Dave Grohl me cae bien… Pero en varios momentos el disco tira mucho hacia adelante, cabalga a un ritmo parecido al de QOTSA. Lo bueno es que Wilco no son caballos de un sólo truco.

Además de esos latigazos de guitarra eléctrica que comentaba, Star Wars también cuenta con un serio número de riffs gordos y potentes. Cortes como ‘Random Name Generator’ beben del cuerpo y del músculo de un buen riff con el pedal fuzz bien subido; o piezas como ‘Pickled Ginger’, que combina una finura espectacular con un carácter y una abrasión que hace que piense en Marc Bolan. En mi opinión, hasta la voz de Tweedy en ocasiones me recuerda a la tesitura casi delicada del inglés.

Curiosamente, es a otro grande de la música rock a quien recuerdan sus vocales en ‘The Joke Explained’: como dice un buen amigo mío, suena a la dejadez artística de Lou Reed.

Si buscas un ‘Jesus, Etc.’ o un ‘Impossible Germany’ entre los arbustos del tracklist, ya puedes seguir buscando. Sí hay, sin embargo, canciones de esas simples pero súper completas con las que Wilco establece un clima pensativo pero extrovertido. El tema más canon de Star Wars, para mí, sería ‘Taste The Ceiling’: su sonido primario, su ritmo, sus arreglos y su estructura ponen sobre la mesa las habilidades de composición del grupo y a la vez es el clásico corte que Jeff Tweedy clavaría sólo con una Martin sentado en un taburete roñoso delante de un micro. Y esto es un piropazo. Otra pista que me suena a Wilco de libro es ‘Where do I begin’, que consta de dos movimientos: uno lento y acústico en el plan que comentaba en la línea anterior y otro en forma de subidón que pone en práctica a la perfección lo de utilizar el estudio como un instrumento. El subidón, sin embargo, se queda muy, muy corto y me deja inevitablemente a medias. Y, por último y a modo de nota súper personal, el final de ‘You Satellite’ me recuerda remotamente al sabor a colapso instrumental de la coda de ‘Poor Places’, tema al que guardo mucho cariño.

Star Wars cierra con ‘Magnetized’, la canción más profunda y voladora del álbum. Después de una intro con simbiosis de melodía y voz susurrante bien parecida a la de ‘Hide & Seek’ de Imogen Heap, Tweedy reconoce que «I sleep, underneath a picture that I keep of you next to me I realize we’re magnetized». El bueno de Jeff sabe que los discos de Wilco, sean como sean, terminan mejor a bajas revoluciones.

La guerra de las galaxias

Dudo que Wilco hayan titulado su noveno álbum Star Wars por la razón que esbozaré a continuación: 20 años de material de primera te convierten, quieras o no, en estrella. Y ser estrella no te libra de la batalla constante por sacar material fiel y a la vez excitante y prometedor. El sonido global es un éxito y el despiece de piropos y críticas se reparte como hemos visto anteriormente. Nos hemos saltado a propósito ‘Cold Slope’ y ‘King Of You’, dos piezas bien simples (de lo más minimalista del álbum) con ritmo lento casi autómata y decoraciones de guitarra más ornamentales que melódicas. Son dos temas que no dejan de sonar frescos y divertidos, aunque es cierto que bien me parecen la misma canción.

Conclusión

El disco mola. Si Wilco fueran vagos, sonaría rancio y formulaico pero Star Wars suena interesante de cabo a rabo y hasta fresco en varios momentos. Tweedy y compañía tienen tablas suficientes para sorprender al personal con discos que siempre incluyen temazos lentos y rápidos, ordenados y caóticos e introspectivos y afables. Se nota cuando un grupo se preocupa de su material. No me refiero a su 'legado', que suena a muerto y huele a nicho, sino a su material en si mismo: sus canciones, sus hijos e hijas que con el tiempo aprenden a andar, hablar, correr... Los cerebros y los corazones de los de Chicago están sanos y salvos. Eso sí: Star Wars abusa del latigazo guitarrero stoner - en efecto, podría incluir más registros de guitarra. E insisto: el subidón de 'Where do I begin' se queda MUY corto.

7.2

Álbum

Star Wars

Artista

Wilco

Año

2015

Discográfica

dBpm

Toni Delgado

Redactor creativo y rock aficionado. Barcelona. ""No siempre se es capaz de escribir un acorde lo suficientemente feo para transmitir lo que quieres; a veces necesitas una jirafa rellena de nata." Frank Zappa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *