Review

Sex & Food

Unknown Mortal Orchestra

2018

7.5
Por -

Como diría cierta famosa tonadillera “se nos rompió el amor de tanto usarlo”, se rompió el poliamor que UMO propugnaban en su último trabajo, Multi-love (Jagjaguwar, 2015), que defendía el sándwich antes que la cuchara y que llevó a Ruban Nielson y su mujer a convivir con una tal Laura que se mudó a vivir con ellos durante una temporada. Si el tercer disco de los neozelandeses se articulaba alrededor de las dificultades de iniciar una relación a tres manos en un mundo mayoritariamente monógamo, su nuevo trabajo Sex and food ( Jagjaguwar, 2018), defiende los pequeños placeres de cada día como antídoto  para afrontar el convulso mundo actual.

Su nuevo trabajo es un fiel correlato de todo lo publicado anteriormente, con la mirada fija en el rock setentero (y guiño en especial para Jimi Hendrix) y en su predilección por el funk, la música disco y el R&B, con recadito para Prince. Si bien, en sus anteriores largos, la cota de hits asomaba cabeza entre medio de un puñado de canciones de menor pegada, caso de la infalible ‘Can´t keep checking my phone’ o de la explosiva ‘Multi –Love’, aquí, la sensación es de haber dado forma a su trabajo más completo y equilibrado, sin ningún tema especialmente claro que sobresalga sobre la media, aunque hayan firmado una locura como ‘American guilt’, con un riff absolutamente demoledor  o ‘Everyone acts crazy nowadays’, que nos aporrea con su maravilloso aliento disco.

Es precisamente el tratamiento de las guitarras uno de los aspectos que más llaman la atención, representa la mayoría de edad de Ruban a las seis cuerdas, que saca petróleo en un tema como ‘Mayor League Chemicals’- que hará más llevadera la espera del nuevo disco de Tame Impala-  y que, junto a la citada ‘American Guilt’, conforman los momentos más rockeros de todo el minutaje. En el  anecdotario popular destaca especialmente cómo el propio Ruban explicaba la grabación de estas canciones por sitios tan dispares como Seúl, Portland, Auckland, Hanoi (con el olor del Napalm chamuscado en la garganta de Hendrix) o incluso Ciudad de México, donde les pilló un terremoto en medio de la grabación.

A lo largo de todas ellas, la garganta de Nielson cose un pespunte de vocablos arrastrados, esbozados en la punta de la lengua que se entremezclan con unas letras extrañas y que se prestan a la elucubración: ‘Through the terrory of fear/ how many zeros do you need’, o ‘Did you hear that sound/ Silence/kinda jumpy now’, pequeños galimatías que encajan perfectamente en la holística mente del compositor. Muchos podrán echar en falta más temas que sean carne de estadio pero, como comentábamos, estamos ante su disco más despreocupado, libre de la pinza de la radio fórmula y los likes de youtube; hay una predilección por temas pausados, de ingestión lenta y calado hondo: ‘Hunnybee’ con su falsete por montera y su  funky nadando a braza, ‘Doomsday’, donde le da la mano a José González y arrima la guitarra a la fogata o ‘Ministry of alienation’, una particular balada articulada a base de sitares y un narcótico colchón rítmico.

Conclusión

El cuarto disco de UMO mete la cuchara en sus trabajos anteriores y rebaña sus mejores momentos para confeccionar su álbum más inspirado hasta la fecha: un disco de combustión lenta, que aboga por los pequeños placeres, una vuelta a la sencillez desde la dispersión (estilística), que le sirve para sentar la crónica de nuestros días y, de paso, reinventar la psicodelia.

7.5
Nota Usuarios (0 votos)

vota:

0

Álbum

Sex & Food

Artista

Unknown Mortal Orchestra

Año

2018

Discográfica

Jagjaguwar

Ruben
Ruben

Oriundo de La Línea pero barcelonés de adopción, melómano de pro, se debate entre su amor por la electrónica y el pop, asiduo a cualquier sarao música y a dejarse las yemas de los dedos en cubetas de segunda mano. Odia la palabra hipster y la gente que no calla en los conciertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *