Review

Blood

Rhye

2018

7.8
Por -

Siempre es buen momento para recuperar el maravilloso Woman y disfrutar de esa especial aportación que hizo Rhye a la música en 2013. Junto con el excelente Devotion (2012) de Jessie Ware, el debut de este proyecto personal de Mike Milosh, con la colaboración del productor Robin Hannibal (Quadron), contribuyó a alargar la estela de ese resurgimiento del R&B delicado y sensual, pero a la vez firme y lustroso que sonaba en los 80s y 90s. Cinco años después, mientras Ware ya se ha desmarcado ligeramente de su senda primigenia, Rhye, en cambio, vuelve con un Blood que constituye un fiel reflejo de su predecesor. De ahí que Milosh no pueda librarse de las trilladísimas (aunque esperables) comparaciones con Sade. Entonces, es curioso que tanto público como crítica no acusen implacablemente a Rhye de copiar a la banda inglesa o de falta de originalidad al hablar de estas innegables similitudes. Más bien, simplemente se destaca ese parecido como un mero hecho o un pase de testigo natural. La razón de esta sana aceptación se debe claramente a que el material resultante es francamente bueno.

Tal y como hizo Woman, Blood apunta a la exquisitez combinando unos arreglos musicales excelentemente trabajados con el sentido uso de la voz de Milosh, cuya deliciosa ambigüedad florece cada vez que recordamos que es él quien canta y que, por increíble que parezca, no hay vocalista femenina en Rhye. Aun así, Hannibal, quien fue una pieza fundamental en Woman, pero que jamás fue parte del proyecto como tal, no ha participado en la gestación de este nuevo disco. Eso ha marcado diferencia más notable, pues se ha minimizado la presencia de toques electrónicos. Milosh, por su parte, ha estrechado lazos con los músicos que lo han acompañado en directo durante estos años y termina por entregarnos un disco de sonido definitivamente más orgánico.

Aparte, el divorciarse de la actriz Alexia Nikolas, a quien el líder de la banda dedicó Woman en su totalidad, podría haber desembocado en un álbum surcado por la amargura y el dolor. La única referencia a este hecho es ‘Waste’, el primer tema. A pesar de estar enraizada en esa elegancia tan característica, la canción se desarrolla en una atmósfera melancólica arropada por unas maravillosas cuerdas que recuerdan al magistral It’ll End In Tears de This Mortal Coil y, en concreto, a la también inicial ‘Kangaroo’. No obstante, Milosh ha encontrado una nueva persona, la artista Geneviève Medow Jenkins (la chica de la portada del álbum), a quien dedicar sus canciones, manteniendo así viva la fuente de inspiración y motor principal del proyecto: el amor.

En el álbum, vertebrado por esa sensualidad unificadora, las canciones basculan entre la delicadeza y la suavidad, y ritmos funk más bailables. En el primer grupo se puede destacar, sobre todo, la tierna y anhelante ‘Please’ con su irresistible piano. En el segundo, brillan ‘Taste’, ‘Feel Your Weight’ y ‘Phoenix’ (esas guitarras que brotan hacia el final son todo un acierto).

Tanto los temas nombrados como el resto se alimentan del ADN de Rhye. El acabado es, por lo tanto, satisfactoriamente homogéneo, aunque quizás también peque de lineal, pues algunas canciones terminan por parecer ecos casi calcados de otras. Aun así, mención especial a la final ‘Sinful’, una rara avis que, aparte de incluir los elementos electrónicos más aparentes, se desmarca hábilmente del conjunto generando una atmósfera exótica e incluso tensa: los elementos que a lo largo de todo el álbum te han acariciado se tornan, de improviso, amenazadores y desafiantes, en especial las cuerdas. Un punto a favor que muestra los terrenos sonoros que se podrían explorar en el futuro.

Reseña realizada por Julen Zalacain Ancín.

Conclusión

El tiempo dirá si se decide cambiar la fórmula. Sería también interesante descubrir cómo afectaría ello a las atmósferas ricas en sensualidad y delicadeza que Rhye nos ha ofrecido hasta ahora y que Blood ha venido a reforzar. Pero, de momento, la deliciosa simbiosis entre la instrumentación bien pensada y la voz de Milosh nos regala varios momentos reseñables en esta colección de canciones que, si bien algo más monocroma, sigue siendo innegablemente bella de principio a fin.

7.8
Nota Usuarios (0 votos)

vota:

0

Álbum

Blood

Artista

Rhye

Año

2018

Discográfica

Loma Vista

Redacción Mindies
Redacción Mindies

Los miembros de la redacción de Mindies amamos la música por encima de todas las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *