Review

Remind Me Tomorrow

Sharon Van Etten

2019

9
Por -

Algunos dicen que el tiempo lo cura todo. Y quizá tengan razón. Aunque algo se retuerza por dentro, aunque duela y sientas que los pulmones imploten, que el estómago desaparece y que la garganta se estreche hasta la asfixia, el tiempo, algunas veces, sí parece curar los males. Cuando pasa el mal trago, es cuando se puede abrir los ojos con claridad, voltear al pasado, y reconocer que uno, finalmente, ha madurado.  

Sharon Van Etten, en 2014, parecía otra persona. Los ojos tienen ese particular fulgor cambiante, el que parece dilucidar las emociones de alguien. Eran tiempos oscuros para los de ella. 10 años de experiencias en una relación que no pudo ser. Son encrucijadas que se presentan perpetuamente en la vida. Las decisiones que de protagonizar una novela, darían nombre a los capítulos. Para Sharon, la música ganó por sobre el amor. Porque cuando las pasiones, en este caso la música, sirven como catalizadores emocionales, como una terapia personal, las dos cosas no deben estar peleadas. Los sueños de ambos tomaron rumbos distintos, y Are We There  sirve como registro de aquellos días oscuros para los almendrados iris de Sharon.  

Por estos días, el semblante se ha transformado por completo. Lejos se vislumbran las horas de angustia y las miradas perdidas. Por el contrario, Sharon Van Etten parece estar en el camino para ser la mujer que siempre quiso ser. Quizá ya no pueda tocar la guitarra por las noches porque su bebé despertaría, pero ha cambiado las cuerdas por audífonos y papel para escribir letras. La música regresó sorpresivamente, pues los años anteriores había incursionado en la actuación y la escuela. A los 37 años, está en su segundo año de la carrera de psicología. Nunca es tarde para comenzar. Sobre todo, teniendo en cuenta que para ella misma, la música servía como terapia y, a la vez, su música servía como terapia para otros. ¿Por qué sucederá esto?, se preguntó y la solución fue certificarse. Sin embapgo, un día decidió revisar sus grabaciones y vio un buen número de canciones para pulir.  

Uno de los puntos que se han destacado en la carrera de Sharon, es la cantidad de amigos y colaboraciones que ostenta. John Congleton, productor de Angel Olsen, Ana Calvi, Future Islands, Sigur Rós y un largo etcétera, es una de esas personas en su lista de contactos. Es probable que John se haya llevado una sorpresa con el trabajo que Sharon le entregó. Al contrario de sus trabajos pasados, en donde la guitarra era la principal protagonista, Sharon se dio a la tarea de experimentar. Le ayudó que el espacio que compartía con Michael Cera para ensayar, tuviera sintetizadores, órganos, cajas de ritmo y algunos instrumentos más. Cuando la guitarra no cooperaba, era turno del ludismo. Reverb por aquí, delay por acá, quizá las vocales más difuminadas por allá. ‘Jupiter 4’ fue una de las primeras canciones y sirvió como sendero para el desenvolvimiento final. Hasta la fecha, Remind Me Tomorrow es el álbum más rico en texturas, experimentos y matices que tiene Sharon Van Etten.  

Cuando jóvenes, muchas veces creemos que somos los mejores en lo que hacemos. No es sino años después, cuando nos arrepentimos de las cosas que dijimos y las que callamos, las que compartimos y las que guardamos para dejar que nos encarcelaran. Es una voz común la de que, con la edad, viene la sabiduría. Quizá hay compositores como Eddie Vedder o Morrissey, cuyos pináculos líricos vinieron rápido y se han ido transformando, a veces destacando y otras muchas, perdiéndose en la mediocridad. Sharon Van Etten ha logrado capturar una esencia diferente. La madurez se siente en el lenguaje, pero también en la instrumentación. No cabe duda que tiene canciones en discos pasados, en donde muestra su corazón tal cual es, creando un vínculo inefable. Pero en Remind Me Tomorrow, se escucha una voz que ha encontrado un espacio en donde ha aceptado al miedo como inherente a la existencia y que, sin embargo, se encuentra en el lugar en donde quiere estar.  

‘I Told You Everything’ narra uno de esos momentos de intimidad en los que se trasciende a un punto más cercano con alguna persona especial. Los momentos en donde surge el entendimiento mutuo, que puede desembocar en una relación. Simple pero envolvente, progresando hasta el clímax de esperanza y afecto. ‘No One’s Easy to Love’ rompe con el embelesamiento para liberar un baño de realidad. Es esa la Sharon que luce mejor que en otros trabajos. Ya no es la joven destrozada, sino la adulta consciente de lo cruel que puede ser el mundo, pero lo bello que resulta cuando las cosas van bien.  

El pasado sigue siendo protagonista. Nunca puede dejar de serlo. ‘Comeback Kid’ y ‘Seventeen’ son ejemplos de cómo apropiarse de las personas y lugares que han formado parte de tu vida. En la primera, el regresar a casa de los padres, encontrar la habitación que te vio llorar, reír, conocer el amor por primera vez. Pero también, mostrar un lado que quizá se desconocía. El post punk, darkwave, Suicide o Nick Cave afloran en una canción que sirve para mostrar las playlists escondidas en la biblioteca musical de la artista. El segundo tema, es un himno instantáneo. Reminiscencias a Springsteen han brotado por doquier, algo hay en el fade-in del principio, el teclado, las percusiones, la narración. Se siente como un clásico de otros tiempos, de aquellos mismos de los que habla Van Etten, de cuando tenía 17 años y estaba sola, cuando necesitaba una palabra de aliento y quizá un encuentro con ella misma para decirle lo mucho que crecería 20 años en el futuro.

Reseña a cargo de Alan Luna.

Conclusión

Sharon Van Etten estuvo en lugares oscuros durante su vida, pero logró salir adelante. Dice con una sonrisa, que quiere ser un modelo a seguir para su hijo que está próximo a cumplir 2 años, que quiere poder mantenerlo porque la música es un negocio impredecible, y que por ahora está en el lugar en donde quiere estar. Enamorada, componiendo, estudiando y aprendiendo a ser mamá. Los discos atormentados y conflictivos suelen ser conmovedores e inolvidables, pero también es bueno saber que, con la plenitud, también pueden existir trabajos como Remind Me Tomorrow, porque con ellos, no solamente recordaremos al artista el día de mañana, sino hasta que nosotros nos convirtamos en eso mismo... tan sólo un recuerdo.

9
Nota Usuarios (1 votos)

vota:

8.8

Álbum

Remind Me Tomorrow

Artista

Sharon Van Etten

Año

2019

Discográfica

Jagjaguwar

Redacción Mindies
Redacción Mindies

Los miembros de la redacción de Mindies amamos la música por encima de todas las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *