Review

Pony

Rex Orange County

2019

5
Por -

Después de dos años de uno de los mejores discos de indie pop de 2017, Apricot Princess de Rex Orange County, el regreso del joven británico era uno de los lanzamientos más esperados de este año. Pero lejos de las expectativas que sus seguidores y la industria se habían formado gracias a sus anteriores trabajos y a los singles ‘10/10’ o ‘Pluto Projector’ -que habían salido durante los meses previos al lanzamiento del álbum- Pony no llegó al nivel al que nos había acostumbrado.

El tercer trabajo de estudio de Alex O’Connor nos viene de la mano de Sony Music, abandonando así la producción independiente y la libertad que esta le concede en este proyecto. Mientras que en sus inicios nos propuso una mezcla de un sólido bedroom pop autoproducido con toques soul y de neo-rap que encandilaron a artistas de la talla de Tyler, the Creator, ahora nos propone una concepto más indie pop que se quiere acercar de nuevo al estilo bedroom pop de sus primeros trabajos.

El problema es que eso es ligeramente contradictorio y crea algo así como una incongruencia sonora a lo largo de todo el álbum. Mientras que vemos un intento de reproducir los sonidos Lo Fi propios de las sesiones de grabación con medios más precarios de sus inicios, el hecho de hacerlo ahora en un estudio profesional hace que el sonido quede más limpio y nítido, perdiendo el ruido y esa textura más trallada, y por tanto las canciones pierdan una cierta cohesión entre pistas. Incluso el tratamiento de su voz tiene un acabado menos aterciopelado que las veces anteriores.

Aun así, sin encontrarnos con una propuesta excesivamente innovadora comparada con sus anteriores, Pony es un álbum de pop bastante sólido con letras propias de la old soul que este veinteañero sabe hacer a la perfección. El álbum abre con ‘10/10’, el primer single que lanzó y posiblemente el mejor tema del álbum. Con un ritmo playfull nos presenta las miserias de un año y la necesidad de volver a casa, haciendo la canción relatable  para muchos, sobretodo en estas fechas. La temática sigue con ‘Alway’s, pero esta vez en forma de balada que no acaba de culminar. Le sigue una canción aún más plana que la anterior, ‘Laser Lights’. En este tema echa mano de sus tintes neo-rap que tira encima de una base hecha casi enteramente a piano y sonidos de viento-metal. La letra de la canción retrata ese momento de no estar muy convencido de lo que se está haciendo y parece transmitir un poco el cómo se percibe el álbum en sí.

A estas alturas necesitas un tema que te haga convencerte del álbum pero ‘Face to Face’ no acaba de despegar al 100%. A nivel lírico evidencia esta temática del aislamiento y la soledad que siente a lo largo de todo el álbum, la distancia con un ser querido y la imposibilidad de quejarse sobre ello.  ‘Stressed Out’ recoge a la perfección la temática y la ejemplifica en una canción de 1:45 que es posiblemente la que mejor funciona de todo el álbum con una guitarra que si consigue el efecto Lo Fi que se busca a lo largo de la grabación junto con un breve coro de voces infantiles. Con ‘Never Had The Balls To Tell You’ intenta dar un empujón rítmico al álbum sin mucho éxito creando una de esas canciones que podría ser un hit pero no lo logras. Temáticamente sigue en la misma tónica con una de las frases más sinceras del álbum “If that had to be the way I’d be feeling for daysand I knew it back then, I probably wouldn’t do it” pero acaba autoconvenciéndose en el final de la canción.

Adentrándonos en la recta final del disco aparece el tema más soul del álbum, ‘Pluto Projector’, que también podríamos destacar como una de las mejores.  A nivel de producción sobresale entre las otras por una sección de cuerdas que dota a la canción de un dramatismo singular. Le siguen ‘Every Way’ interpretada de una manera más desnuda únicamente a piano, y ‘It Gets Better’ que le hace el contrapunto con una textura mucho más pop-urbano y una producción más conseguida, con el que desea llegar a un punto mejor consigo mismo y su situación. Cierra el álbum con ‘It’s Not The Same Anymore’ una canción de 6: 26 min que transita entre la guitarra desnuda y texturas orquestales. Con las líneas “It’s up to me, no one else I’m doing this for myself It’s not the same anymore” resume el mensaje que de alguna manera quiere enviar a lo largo del trabajo.

Reseña a cargo de Eva Sebastián

Conclusión

Pony recoge un aire de tragedia post-adolescente llevada por dentro al buscar ese eterno punto de referencia llamado hogar, que puede ser una situación una persona o un lugar. Por desgracia, a nivel musical, no llega a culminar ninguno de los temas desluciendo así su lírica. Posiblemente encontrarse en la tesitura de querer seguir fiel a su sonido inicial, más infantil y DIY, pero al mismo tiempo trabajar el bedroom pop desde un estudio ha creado un álbum que no puede desprender la autenticidad de su sonido inicial pero no acaba de innovar o sublimar sus despuntes de productor que todos esperábamos.

5
Nota Usuarios (2 votos)

vota:

5.6

Álbum

Pony

Artista

Rex Orange County

Año

2019

Discográfica

Sony

Redacción Mindies
Redacción Mindies

Los miembros de la redacción de Mindies amamos la música por encima de todas las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *