Review

Pe' ahi

The Raveonettes

2014

9
Por -

Prácticamente de la noche a la mañana los daneses nos han sorprendido con un nuevo trabajo. A través de sus perfiles sociales nos han ido informado a lo largo de los últimos meses que se encontraban haciendo cosas, sin embargo no nos esperábamos tener a The Raveonettes de vuelta tan pronto. Fue la semana pasada cuando conocimos su potente sencillo ‘Sisters’, un tema que sin lugar a dudas les devolvía a todas aquellas atmósferas ruidosas tan características que dejaron de lado en su último trabajo Observator. En este nuevo Pe’ahi, el grupo se aferra a los temas brumosos, caóticos y todo ese torrente de guitarras que tanto nos gustan. Como curiosidad acerca del nombre del trabajo, podemos decir que proviene de una de las costas de la isla hawaiana de Maui. Sin embargo, el título tiene un trasfondo más oculto relacionado con la portada del LP en la que aparece una navaja. Sune Rose, el componente masculino comenta en un magazine digital que una joven embarazada fue asesinada recientemente en este lugar. Un tema escabroso y siniestro, algo que no nos resulta extraño observando la  temática de los discos últimos discos del dúo.

Adentrándonos de lleno en el trabajo observamos cómo se han dejado llevar definitivamente a un ambiente de sombras, de letras retorcidas que nunca acaban bien. Lo que parecía una mala racha iniciada en Raven in The Grave, se ha transformado en una oda a elementos relacionados con la muerte. Así nos lo demuestran desde el principio con ‘Endless Sleeper’ con estrofas como “Sand in my shoes and death on my mind/ Crying mothers. Your songs have drowned”. Demostrando de nuevo su admiración por The Doors, el ritmo del tema resulta el mismo que el de ‘Break on Through (To the Other Side)’. Frialdad en la narración de hechos que se consuma con un ataque directo de percusiones en el estribillo del tema. Continuando en la onda de ritmos solventes y saturación, llega ‘Sisters’, el primer tema que conocimos del álbum. Añadiendo el sonido de un arpa, el tema adquiere un toque aún más pérfido a su contenido. Una estructura sorpresiva que demuestra muy bien esa idea de la banda de lograr antisingles como ‘Let Me Out In’ del Raven in The Grave.

A medida que escuchamos el trabajo nos vamos metiendo más de lleno en esas puestas de sol en la costa californiana que dejan paso al frío que provoca lo desconocido. El hecho de que Sune y Sharin estén definitivamente instalados en la costa oeste de los Estados Unidos, ha provocado que el grupo esté muy inmerso en historias fatalistas y algo místicas que se desarrollan por esos lugares. Solo de este modo pueden surgir composiciones tan enigmáticas pero atractivas como ‘Killer in The Streets’. Desde el sonido del bajo hasta los cascabeles, provocan una atracción por algo que no sabes lo que es pero que sin lugar a duda tiene algo negativo. Continuando con este ambiente reposado y ciertamente amenazante, los Raveonettes se marcan un inicio muy del estilo a Other Lives en ‘Wake me Out’. Aquí las distorsiones quedan muy relegadas para que la voz de Sharin gane peso. Una vez asumido que no podemos salir del submundo opaco de los daneses, la banda echa la vista atrás en este ‘Z-Boys’. Una especie de recuerdos pasados que se tornan tristes bajo ahora ya sí algo de ruido de base. Un muy buen tema para comprobar como los tonos de pop gris de Observator trajeron muchas cosas buenas.

Levantando un poco la voz por encima del resto de canciones del álbum, el grupo recupera levemente el tono algo más vital y contradictorio del Pretty in Black en el tema ‘A Hell Below’. Decimos lo de contradictorio porque el tema nos suelta frases comoLife will fail to an emptiness”. Esas canciones más descaradas en las que el grupo habla con cierta ironía demostrando que las cicatrices son siempre experiencia. Acercando las guitarras a los amplis, vuelven a conseguir esos detalles por los que tanto nos gusta su música. Acercándonos cada vez más al final del álbum aparece ‘The Rains of May’. Un tema que se sale un poco de la tónica del trabajo pero que resulta realmente con el estado anímico mostrado en él. Hacia su mitad nos muestra una brillante decadencia para regresar con algo más de fuerza gracias a esos coros finales. Un tema que nos demuestra como la banda sigue expandiéndose en nuevas direcciones. Con bases más insistentes, entramos en el caos total de ‘Kill!’ y las experiencias confusas que al final son las que más te marcan. De hecho este tema está inspirado en la figura destructiva del padre de Sune. De nuevo vuelve a estar muy presente feroces rasgueos de guitarras como en ‘The Atack of the Ghost Ridders’.

Rematando las dos últimas canciones del álbum, nos dejamos llevar por la belleza de unas melodías cristalinas. Este es el caso de ‘When Night Is Almost Done’, un tema que no contiene ningún tipo de percusión pero que resulta contener toda la desesperación final, abatida en lo que se perfila como un nuevo pero indiferente día. Otra de las grandes canciones tapadas del álbum, cambiante y desoladora pero que de nuevo te hace sentir que el grupo está en uno de sus momentos más inspirados. El tema final del álbum con ‘Summer Ends’, no podía ser de otra forma que algo nefasto. El broche perfecto que sintetiza el trabajo. Una canción tormentosa que no concede ningún inciso y te lleva a un camino que no tiene retorno. La segunda parte del tema parece una auténtica letanía entre percusiones potentes y la voz de Sune sonando más cavernosa que nunca. Del mismo modo que hicieron con ‘Till The End’, el apocalíptico final de su anterior disco, recurren a algo aún más crudo y doloroso que lo que nos vienen enseñando.

Conclusión

Los Raveonettes han vuelto a facturar otro trabajo fatalista, desquiciado e hiriente, de esos que realmente no esconden nada más que lo que aparece en sus letras. Una banda que realmente ha trascendido y está trascendiendo a nivel de los grandes precursores de su sonido.

9

Álbum

Pe' ahi

Artista

The Raveonettes

Año

2014

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *