Review

Ty Segall

Ty Segall

2017

7.8
Por -

El incombustible Ty Segall sigue sin falta a su cita de mínimo un disco anual, ofreciéndonos en esta ocasión su cara más equilibrada. Si su disco publicado el año pasado firmado junto a The Muggers sacaba su lado más ácido y menos melódico, en este nuevo trabajo homónimo, podemos decir que vuelve a la senda de garage incisivo pero no totalmente desbocado. Algo que personalmente me satisface, pudiendo escuchar el trabajo de un solo tirón y no llegar a la saturación de guitarras estridentes sin ningún tipo de control ni forma. Seguramente como contraste a la referencia mencionada anteriormente, surge este conjunto de canciones que sirven como compendio perfecto a los momentos álgidos de una trayectoria que ya ha creado culto a lo largo de estos años.

A lo largo del trabajo vamos a comprobar  lo bien que se encuentra el californiano acercándose a territorios más propios de su amigo y miembro de grupo Mikal Cronin, dejando la puerta abierta de llena al pop incandescente pero rugiente, destilado por los coros a lo 13th Floor Elevators. Esto es lo que sucede en momentos tan disfrutables del trabajo como ‘Talkin’’ y su melodía salpicada por las notas de un piano de pared, el primer adelanto del trabajo como fue el sugerente ‘Orange Color Queen’ o un ‘Papers’ en el que exprime al máximo esta versión de salón tan positiva. Todas estas canciones nos hacen pensar en lo mucho que nos gustó Manipulator  y lo infravalorado que resultó en su momento.

La versatilidad que Ty Segall ha concedido a estas canciones, posibilita que nos encontremos transiciones que huyen de lo establecido como es lo que ocurre con el salto de ‘Break a Guitar’ a ‘Freedom’. En la primera nos encontramos momentos donde la rutilancia y carácter desafiante sean los protagonistas, mientras que en el segundo corte se hace visible el empuje hacia las guitarras tan poco tratadas de T. Rex. La sensación de urgencia y volantazos que aseguran el fervor fuzz en todo momento, se ven acrecentados con ‘Thank You Mr. K’ y ‘Warm Hands (Freedom Returned)’, este último extendiéndose hacia los más de 10 minutos de duración. Son estos momentos donde trasciende la brillantez del músico para transitar el mismo formato de canción una y otra vez, sin que la monotonía y el agotamiento se instalen en él.

Por todos estos argumentos, donde Ty Segall logra escapar en cada trabajo a su propio perfil para regresar con más firmeza a él en el futuro, el casi treintañero consigue que mantengamos la atención constantemente.  Precisamente, su frenética actividad discográfica es lo que le haya posibilitado un constante crecimiento y actitud camaleónica, evitando reposar sus trabajos para que todo llegue igual de crudo que sale de sus ideas. Sin lugar a dudas esta nueva referencia resulta una de las más equilibradas de su carrera y un momento perfecto para engancharse de lleno a todo lo demostrado hasta el momento. Una vez asimilado este trabajo, solo nos queda esperar a su siguiente invento.

Conclusión

Ty Segall recupera el apartado melódico de sus canciones, sacando a relucir su corazón pop más intrépido y al mismo tiempo cálido. Sin embargo, ello no implica en absoluto evitar dar rienda suelta a los giros inesperados y el núcleo contundente más característico de sus temas. Todo ello sirve para lograr uno de los trabajos que seguramente pueda definir mejor toda su carrera.

7.8
Nota Usuarios (0 votos)

vota:

0

Álbum

Ty Segall

Artista

Ty Segall

Año

2017

Discográfica

Drag City

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *