Review

Miramar

Perapertú

2018

7
Por -

Perapertú ya cuentan con un primer LP donde podemos hacernos una idea de los límites de su abanico sonoro, ya que a través de lo conocido hasta el momento podíamos apreciar influencias tanto de la parte más esquizofrénica de la movida como de la influencia del jangle pop más saltarín. Cuando debutaron hace unos tres años con su primero EP, nos encontramos con una de esas bandas que sabían tratar el pop electrónico de una forma de lo más vitalista y móvil, sin llegar a caer en los destellos disco tan proclives a la parodia de los 80. A pesar de ello los dos adelantos del LP como fueron ‘En Dakar’ y ‘Cézanne’ eran capaces de girar hacia un terreno más sobrio, también relacionado con los 80 pero en este caso con los teclados new wave que en ocasiones aportan tintes más oscuros a las composiciones. Lógicamente esto supuso un pequeño aperitivo, ya que a lo largo de este Miramar se desarrollan estas líneas con mucha más profundidad, al mismo tiempo de dotar al trabajo de unos ritmos que se acercan a un apartado trepidante, donde los matices extravagantes también tienen su cierto encanto y protagonismo.

La sensación que desprende este Miramar es la de una banda que a pesar de recolectar múltiples referencias de lo más animado a la cultura del pop electrónico, han sabido conglomerarlas todas muy bien a través de un conjunto de historias díscolas, con tendencia a la exageración y a un dramatismo que es muy propicio para que dentro de una misma canción las melodías puedan mutar completamente. También tiene su cierta importancia las referencias casi chamánicas o proféticas que recubren por momentos el disco, floreciendo de forma explícita en temas como ‘Dibújalo Antes’ para unir de una forma curiosa todo lo heredado del presente y todo aquello que viaja hacia otros tiempos de forma bastante fantástica. Una gran habilidad para tratar a las canciones como si estuviesen introducidas tanto en una máquina del tiempo como en una coctelera donde no hay ningún tipo de reparo a hacer experimentos. Buen ejemplo de ello podría resultar ‘El Mito de Andrade’, una de esas canciones que aunque no tengan aspiración a convertirse en single, logra el gancho preciso para combinar ritmos tropicalistas junto a una amalgama de teclados casi verbeneros con los que alcanzar el clímax festivo.

Incidiendo de una forma también muy rítmica, nos encontramos con ‘Ínsula Barataria’, otra de esas canciones que podrían tomar la etiqueta vacacional por todo lo que sugieren, pero que al mismo tiempo también poner el freno para que la edulcoración no sea excesiva. En general, los ritmos juegan una parte importante en el disco, bien sean los logrados por las propias melodías sintéticas como los marcados por la propia percusión. Así es como logran definir muy bien la estructura de los temas, algo que se puede apreciar con claridad en ‘Pomo de Oro’ o ‘No Estás a mi Lado’, dejando el espacio preciso para que la intensidad llegue en situaciones a través del apartado vocal. De forma también muy efectista, Perapertú saben cómo añadir elementos a las atmósferas con tendencia a lo caótico, de este modo la instrumentación que aparece resulta de lo más abundante, consiguiendo el factor sorpresa con el que lograr giros aún más imposibles en lo melódico. Todo esto evidencia un trabajo de lo más elaborado, donde quizás la impresión inicial de elementos casuales, como son coros o vientos, queda reducida a un medido juego de saber cuadrar cada cosa en su sitio para que los temas brillen al máximo posible.

Conclusión

Perapertú lograr unir en su primer LP un conjunto de elementos dispares que abarcan desde la parte más esquizofrénica de la movida hasta el gusto por los teclados de la new wave, intentando que sus canciones suenen de lo más efectistas y con un toque fantástico. Así es como logran un disco de lo más colorido que sin embargo no suena recargado en ningún momento.

7
Nota Usuarios (1 votos)

vota:

9.6

Álbum

Miramar

Artista

Perapertú

Año

2018

Discográfica

El Genio Equivocado

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *