Review

Superorganism

Superorganism

2018

8.5
Por -

El hype creado en torno a Superorganism se ha visto materializado de una forma más que rápida en un primer LP. Recordemos que fue en mayo del año pasado cuando nos enteramos de la existencia del grupo a través del vídeo de ‘It’s All Good’, desconociendo por completo la identidad de la banda pero enganchándonos rápidamente a su fórmula híper melódica, que tanto tiene de Lily Allen como de los experimentos más pop de Damon Albarn al frente de Gorillaz. A partir de aquí el goteo de singles poco a poco se volvió más patente, para descubrir finalmente quienes se encontraban detrás de esta formación. Orono, una joven japonesa que a sus 17 años ya se ha recorrido medio mundo, hizo unos cuantos amigos virtuales, desembocando en un proyecto que ni ellos mismos sabrían sí podrían llevarlo a cabo al directo, más que nada debido a que se encontraban distribuidos entre Estados Unidos, Londres y Australia. Al final, ante las dimensiones que fue cobrando el proyecto, todo desembocó en un desembarco londinense donde realmente han podido sumergirse de lleno en esta aventura muy de pleno siglo XXI. Asentándose definitivamente como banda y conviviendo juntos en un apartamento que tiene que ser lo más parecido a un espacio de creación artística en todos los sentidos.

La duda que nos asalta es si este primer larga duración ha llegado antes de tiempo, más que nada porque de los 10 temas que componen el disco, tan solo 4 de ellos no habían sido presentados como single anteriormente. Es aquí donde entra en juego el actual debate de los formatos bajo los que deciden publicar las bandas, encontrándonos opiniones  de todo tipo. Sin embargo, ciñéndonos a lo que nos tenemos entre manos, podemos decir que el conjunto de canciones presentes resulta más que sólido, más allá de la sorpresa de haberlas escuchado casi todas antes de su publicación. Todas las ideas locas, la forma de trabajar las texturas e introducirnos de lleno en una temática asociada totalmente al mundo de las redes sociales (con la forma de socializar que ello conlleva) resultan de lo más acertadas, poniendo sobre la mesa todo aquello de lo que forman parte. Encontrando el encanto en lo poliédrico, en la forma de superponer capas cada una de una madre y de un padre, pero consiguiendo el conjunto redondo, la escucha del trabajo supone un entretenido laberinto de voces tratadas y guitarras vendidas a los efectos digitales.

Escuchando a fondo el trabajo nos vamos a encontrar con un montón de canciones diferentes, conservando todas ellas un elemento diferenciador. En la parte quizás más convencional, donde quizás se nota una mayor influencia anglosajona en sus composiciones, merece la pena destacar una ‘Reflections on the Screen’ que bien podría suponer la versión de una Kate Nash discotequera. Es aquí donde aparece la tendencia hacia la conquista de grandes masas en base a la accesible apariencia que toman las canciones de Superorganism a pesar de toda la producción concienzuda que llevan encima. Este apartado resulta fundamental en el trabajo, ya que quizás es la única forma de unir todo lo que se presenta en temas como ‘Sprorgnsm’, donde el colorido resulta máximo y si encima le unes una base con tendencia a provocar que todo el personal levante los brazos al unísono, el resultado es inapelable. Este tema junto con los singles más claros como son ‘Something for your M.I.N.D.’ o ‘It’s All Good’, evidencian lo instantáneo de sus canciones, teniendo muy claro que a partir de motivos melódicos de lo más sencillos se pueden lograr grandes cosas.

La otra cara y también más que disfrutable del disco llega con momentos que quizás no lucen tanto de cara al gran público pero que reflejan las grandes inquietudes y lo trabajado que resulta todo lo que aparece en el disco. Estamos hablando de temas como ‘Nai’s March’, ‘Relax’ o incluso ‘Nobody Cares’, donde la banda parece ponerse al servicio de un pop más llevado a la japonesa, enriqueciendo sus sonidos con todo tipo de sonidos más o menos cotidianos. El hecho de contar con una buena biblioteca de esas que aparecen en los programas de edición musical, pero escogida con muy buen gusto, es otro de esos factores que redondean al máximo los temas. Algo así como el despliegue de The Avalanches pero llevado aún plano no tan enfocado a la electrónica y sí a lo reconocible. Incluso esta comparación no es tan descabellada en ‘Night Time’, el tema que cierra el trabajo y en el que Orono y compañía no tienen ningún reparo en  mostrar unas bases algo hip hoperas.

Conclusión

Superorganism saltan por encima de todo el hype creado alrededor suyo, para demostrar que no son la nueva sensación de la temporada, sino una formación que ha encontrado un camino perfecto para la experimentación pop en plena era digital. Desbordando creatividad y contando siempre con el factor sorpresa a favor, la formación residente en Londres muestra todo su potencial para poder llegar al gran público.

8.5
Nota Usuarios (0 votos)

vota:

0

Álbum

Superorganism

Artista

Superorganism

Año

2018

Discográfica

Domino Records

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *