Review

Flat Worms

Flat Worms

2017

8
Por -

Flat Worms son la última gran banda en llegar a la más que ya copada y bulliciosa escena estadounidense de garage. Aunque la formación resulta de lo más reciente, sus miembros ya cuentan con un bagaje importante en esto de las guitarras más distorsionadas. Estamos hablando de Will Ivy (Dream Boys), Tim Hellman (Thee Oh Sees, Sic Alps) y Justin Sullivan (Kevin Morby, The Babies), músicos que en los últimos años no han parado de girar con proyectos donde poder dar rienda suelta siempre a la intensidad. Precisamente esto es lo que no han dejado de hacer en el primer LP de Flat Worms, abriéndose a un buen número posible de géneros derivados del rock que siempre reviste contundencia. Lo bueno que tiene este trabajo es que son capaces de girar desde lo cavernoso del post-punk post setentas como ocurre en ‘Pearl’, hasta exhibir una línea más musculosa y relacionada con el fuzz, muy bien mostrada en ‘11816’. Particularidades muy bien asimiladas a través de un trabajo que por momentos se adentra en una escucha realmente fatigadora.

Podemos decir que este debut supone la síntesis perfecta de todo lo que ha pasado en estos últimos cinco años entorno a toda la escena que se fue desarrollando en cierta medida alrededor de los ahora llamados Oh Sees. Partiendo de una concepción cercana al stoner, rejuveneciéndolo a costa de acelerarlo y someterlo totalmente a las técnicas más Lo-Fi, la necesidad de urgencia parece apoderarse de todo. Así es como las canciones encerradas en este trabajo son capaces de crear ese zumbido preciso y acumulación de muros de sonido que siempre acaban resolviéndose a la perfección en virtud de la guitarra que lleva la melodía principal. Así es como temas del estilo a ‘Question’, adquieren un perfil de impacto inmediato, encontrándonos con que cuando todo parece que ha llegado a su máximo, se puede enrevesar aún más para mostrar otro giro más en el tema.

La coherencia alcanzada por el trabajo desde su principio hasta su final es otro de los rasgos más importantes. Ya no es solo el hecho de enlazar el final de algunos temas con el inicio de otros, sino también la forma de sostener las dinámicas exhibidas, sabiendo muy bien cuando se pueden acercar a una vertiente más noise y totalmente estridente sin que rompa el ambiente trepidante generado. La explosividad alcanzada a partir de ahí resulta imparable. Una buena muestra nos la encontramos en ‘Goodbye Texas’, uno de esos temas que le hubiese gustado factura al Ty Segall alejado de The Muggers. La canción en cuestión lo tiene todo: desde un ritmo galopante de los que parece que se va a salir el corazón por la boca, hasta las estrofas vocales que llegan a modo de balbuceos atropellados por cada riff plomizo. Uno de esos momentos en los que te das cuenta de la división clara que se puede hacer entre los que aportan nuevos bríos a la cada vez más explotada escena garagera y los que no.

Conclusión

El primer LP de Flat Worms contiene un montón de características bien ejecutadas del garage más indomable que tanto se ha extendido cómo la pólvora desde la costa oeste norteamericana en estos últimos años. Con integrantes de bandas como los Oh Sees o The Babies, el desenfreno y la ejecución no precisa pero sí necesaria copan los temas de un debut que entusiasma.

8
Nota Usuarios (0 votos)

vota:

0

Álbum

Flat Worms

Artista

Flat Worms

Año

2017

Discográfica

Castle Face Records

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *