Review

Latidos Cósmicos

Las Ruinas

2017

8
Por -

Las Ruinas siguen con su imparable ritmo de facturar un disco al año, encontrando inspiración en los múltiples episodios que ofrece la vida en su día a día. Tras dos trabajos como fueron 100% Maxium Heavy Pop y Siesta Mayor, donde un cierto ambiente de desencanto y pesimismo se cernía sobre la formación barcelonesa, en esta ocasión se produce un nuevo giro hacia una cara más combativa y con unos atisbos de esperanza mayores. Su primer single ‘Viva La Resolución’ a parte de resultar un claro guiño a Kiko Veneno, mostró en cierta medida el carácter del trabajo, más enfocado hacia la acción y empujado por sus ya clásicas guitarras que siempre tienen un punto de distorsión sin dejar de lado una correcta contundencia. Un buen ejemplo que puede ilustrar esta vertiente más decidida y directa de la banda llega en ‘Cambiar’, mostrando compromiso con la necesidad de hacer algo y hacerlo ya. No hay momento para la duda y la queja, algo que Las Ruinas son más conscientes que nunca.

Cómo siempre suele ocurrir, en todos los trabajos de los barceloneses, siempre nos encontramos con alguna canción que sirve como revulsivo a la hora de despuntar aún más con el potencial que tienen todos los temas de ser singles. Por eso se podría decir que algunas canciones de Las Ruinas son singles entre los singles, encontrándonos en esta ocasión con ‘Me Manifiesto’ y ‘No hay Dinero’, encontrando mensajes de lo más claros donde no hacen falta grandes florituras a la hora de transmitir esa idea de lo bueno, si breve, dos veces bueno. Podemos decir que estos dos temas tienen un claro cariz político, sin someterse en ningún momento a las sonrojantes referencias de nombres encriptados con las que tanto juega el llamado indie nacional que tanto abunda en la actualidad. Y es que siempre que se necesita una reivindicación no hay que esconderse ni dejarlo todo a medias tintas, algo que vuelven a demostrar en ‘Subcontratas Culturales’.

Sin dejar de lado la capacidad para describir escenas surrealistas, pero que en todo momento adquieren una correspondencia con elementos de nuestro entorno, en esta ocasión la jugada maestra llega en ruedas gracias a ‘Foodtruck’. Ya era hora de sacar un buen partido a estos escenarios gastronómicos, y observar el fin del mundo desde uno de ellos seguro que es su mejor utilidad. Más detalles que nos recuerdan por lo que queremos tanto a Las Ruinas aparecen con un ‘Rey Merluza’ que suena de lo más cálido, con esas connotaciones narrativas de estar por casa que siempre saben sacar a la perfección. En esta línea se mueve también el último tema del disco, apareciendo en ‘Final Feliz’ la canción más melódica del trabajo, la que nos recuerda lo versátil que es la formación y cómo saben construir canciones partiendo de una inspiración de lo más simple. Una gran virtud que con el paso de los años ha logrado que percibamos sin lugar a dudas nuestras vidas con algo más de color.

Conclusión

Las Ruinas afrontan su octavo trabajo con mayores dosis de optimismo, evitando pulir los bordes de sus composiciones para mostrarse una vez más directos, enérgicos y en un estado de entusiasmo casi permanente. Sin bajar nunca el nivel, podemos decir que son una de esas escasas formaciones que el sacar discos todos los años no les pesa en su nivel creativo en ningún momento.

8
Nota Usuarios (0 votos)

vota:

0

Álbum

Latidos Cósmicos

Artista

Las Ruinas

Año

2017

Discográfica

El Genio Equivocado

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *