Review

House of Spirits

The Fresh & Onlys

2014

6.8
Por -

La banda de San Francisco nos ofrece uno de los discos de temática más cruda y apariencia más áspera de su carrera. Dejando un poco de lado su faceta de rudo dream pop y melodías de aroma sureño, Tim Cohen han apostado por unos sonidos guitarreros más planos e incisivos. Eso sí, la capacidad emotiva y el cierto toque épico de sus temas se han visto beneficiados por estos cambios regalándonos a lo largo del trabajo algunas de las mejores canciones de su carrera como ‘Who Let the Devil’ o ‘Hummingbird’.

El trabajo arranca con los apacibles acordes de ‘Home is Where?’ para de pronto dejarnos buena muestra de lo que nos podremos encontrar en él. La melodía gira rápidamente hacia un torrente de guitarras compacto, muy rudo pero medido. Un lado salvaje que ya intuíamos en The Fresh & Onlys pero que nunca habían potenciado. Junto a este enfoque de sonido más potente también observamos un cierto halo siniestro que rodea a la mayoría de los temas. Los dos casos más evidentes son ‘Who Let the Devil’ y ‘Bells of Paonia’. En la primera nos encontramos un tema desgarrador y demoledor, marcado por una suave melodía que sirve para introducir luz en el que seguramente sea el tema más duro de toda la carrera de la banda.

El momento asfixiante del trabajo se produce en la ya mencionada ‘Bells od Paonia’ en el que parecen poseídos por el lado más satánico de la música de Ty Segall pero siempre manteniendo la sobriedad de sus propias composiciones. Estos aires turbios y contaminados, pronto se difuminan para devolvernos a sus temas más cercanos con lo que venían haciendo hasta ahora. Este es el caso de ‘Animal of One’, una canción en la que recuperar sus recursos más dream pop pero sin desprenderse de ese aire de solemnidad que acompaña a todo el trabajo.

Avanzando el disco, nos encontramos con canciones que se van difuminando en una tristeza sobredimensionada. Este es el caso de ‘I’m Awake’, donde lo que en principio parecen buenas ideas acaba convirtiéndose en algo anodino por la repetición de estrofas cada vez más desganadas. El toque necesario para revivir el trabajo aparece de la mano de ‘Hummingbird’, un enorme tema de guitarras crispadas en el que la banda sabe mantener el clima y la atención perfectos.

Llegando al final del trabajo, las melodías van adquiriendo el aspecto apacible que deja el paso de la tormenta. ‘April Fools’ amasnsa los ánimos poniéndonos nuestras cabezas en temas más algodonosos como los de los Smith Westerns con una voz casi dos octavas más grave. ’Ballerina’, el tema que lo precede, vuelve a mostrarnos toda la melancolía que contiene el trabajo. Sin embargo, la diferencia respecto a temas anteriores es ese estado de ánimo en el que parece que ya no merece la pena luchar.

Continuando con los altibajos generales que nos presenta el disco, aparece ‘Candy’, el tema más cálido del trabajo en el que apuestan por su vertiente más emotiva. Nada que ver tiene el último tema de título ‘Madness’, en el que apuestan por una experimentación de tenebrosas distorsiones con bases electrónicas de fondo. Un experimento un poco extraño que supone el resumen perfecto del trabajo.

Conclusión

Un trabajo que recoge algunos muy buenos temas pero que sin embargo se adentra en un lado más relacionado con un estado de desgana que con el de oscuridad y misterio que realmente nos esperábamos.

6.8

Álbum

House of Spirits

Artista

The Fresh & Onlys

Año

2014

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *