Review

Encyclopedia

The Drums

2014

8
Por -

The Drums regresan con su tercer LP repleto de novedades, intentando dejar de lado la etiqueta de surf pop que desde un principio les habían asociado. Seguramente el hecho de irse desprendiendo de componentes en la banda hasta quedar solo Jonny Pierce y Jacob Graham también ha contribuido a dar un giro a sus sonidos, replanteándose muchas cosas en este nuevo trabajo y al mismo tiempo arriesgándose ante sus más acérrimos seguidores. Seguramente si antes no soportabas tanto riff continuamente alegre y sonidos de cascabeles como parte principal del apartado rítmico, este sea el momento de darle una segunda oportunidad a la banda. Incluso hasta la voz de Pierce ya no solo se queda en una aguda anécdota acompañada de tanta guitarra pegajosa y actitud un tanto infantil. Por todo ello podemos decir que Encyclopedia es su disco más maduro y lleno de ideas, al menos más personales que en anteriores ocasiones. Cierto es que también nos descubren nuevas influencias que aparecerán no tardando entre estas líneas.

El trabajo se inicia con un tema combativo como es ‘Magic Mountain’. La canción que seguramente pueda tener más madera de hit. Desde el principio podemos comprobar como las guitarras suenan más profundas y contundentes que en anteriores ocasiones, adquiriendo todo una dirección unitaria hacia un desarrollo más enérgico del tema. Un estribillo repleto de actitud incendiaria y nada displicente que nos indica que al menos sus hits han cambiado. El trabajo continúa con menos revoluciones y un gran protagonismo de los sintetizadores, adquiriendo el tema un aire muy del estilo de los MGMT menos psicotrópicos, pudiendo hablar incluso hasta de ciertos recursos psicodélicos. Algo que hasta el momento no se nos había pasado por la cabeza pero que sin lugar a dudas les combina muy bien.

A medida que vamos descubriendo nuevos temas nos encontramos con matices interesantes, como la buena combinación de bajo y guitarras incluso DFA que aparecen en ‘I Hope Time doesn’t Change Him’. Una canción de la habitual temática amorosa y algo empalagosa de las canciones de los norteamericanos que sin embargo queda perfectamente recubierta de una influencia de ese pop tan evocador de los ya extintos Girls. Como os daréis cuenta el álbum es una gran montaña rusa de ritmos y estribillos brillantes como es el caso de ‘Kiss me Again’, un tema que desde la primera escucha se te mete en la cabeza. Partiendo de los coros surfistas de anteriores ocasiones, logran un estribillo en espiral que te podrías pasar horas escuchando. Algo refrescante que tiene su origen en las canciones que encontrábamos en su debut pero sin sonar tan monótono ni metido en la coctelera a la que nos tenían acostumbrados.

Seguimos avanzando entre sonidos estridentes de saxofones, explosivas atmósferas de guitarras con la distorsión perfecta y coros habituales en canciones como ‘Let Me’. Las canciones cada vez se entremezclan más entre elementos electrónicos que sin embargo no son los que llevan el peso de la canción. Como excepción y regreso a ese estado de brillantez propio de Chris Owens, aparece ‘Break my Heart’, otra canción de pop cristalino y brillante unido unas guitarras tocadas con la brisa marina de fondo. Adentrándose en terrenos más oscuros y con esa garra que siempre les habíamos demandado aparece ‘Face of God’. Parece que por fin The Drums son capaces de componer una canción que contiene algo de rabia.

Dejando atrás pequeñas dosis de ira aparece ‘U.S. National Park’, donde la mecedora de tardes soleadas regresa brindándonos una canción que llega muy dentro partiendo de elementos muy reducidos. Unido a letras como “I don’t wanna die alone by the camp fire”, nos muestran el leve lado dramático de su música, incluso tierno. Brindándonos unos silbidos propios de los grandes del pop escocés, logran el momento de mayor felicidad del trabajo. Sumidos en el relax, la banda se deja caer en cierto modo hacia su lado más propio de Portamento, algo que resulta un espejismo, ya que en la parte final del trabajo jugarán con sonidos realmente sorprendentes. El contenido de ‘Bell Laboratories’ hace gala al título del tema, mostrándonos una inquietante melodía y un mensaje de huida. No sabemos muy bien si interpretar esto como una escapatoria hacia nuevos sonidos como los que nos guarda ‘There Is Nothing Left’. Una canción que se inicia fulgurante sonando como si se tratasen de unos The Cure en sus buenos años. En vez de recurrir al falsete continuado, Pierce se desenvuelve en un tono de voz más natural, algo que le queda mucho mejor a los temas.

Cerrando el trabajo se encuentra ‘Wild Gesse’ como el reposo perfecto y un nuevo juego de teclados propios de expediente X. Un final un tanto enigmático a un disco que sirve para confirmar realmente que The Drums no son una banda destinada a sonar como agradable hilo melódico de los H&M. Un paso adelante, arriesgándose y rompiendo en cierta medida con todo lo que les dio la fama. Ahora solo espera ver cuáles son los resultados mediáticos y su versión en directo, aunque lo cierto es que todo indica que este trabajo les ayudará a crecer en muchas direcciones.

Álbum

Encyclopedia

Artista

The Drums

Año

2014

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *