Review

Pink is the Colour of Unconditional Love

Gabriella Cohen

2018

8
Por -

Gabriella Cohen despliega definitivamente en su segundo LP, dejando constancia de lo diverso que es su universo musical, al mismo tiempo de demostrar como todas estas inquietudes pueden convivir a la perfección en un disco de lo más completo. Su debut Full Closure and No Details, publicado en 2016, nos descubrió a una artista capaz de jugar con esas tonalidades del rock más apagado, donde las guitarras emergen por momentos en el tono propio de la canción americana, pero al mismo tiempo distanciándose de él gracias a un acabado mate que busca huir de cualquier tipo de espectacularidad. Su forma de encarar las canciones, superponiendo voces y haciendo que las melodías se sucedan de forma saltarina desembocó en comparaciones con artistas como Angel Olsen, aunque bien es cierto que en las canciones de Gabriella el sentimiento de despreocupación siempre es mayor. Quizás esta sea una de las características por la que sus canciones nunca tienden a lo dramático, sino más bien a una serenidad fácilmente contagiosa al oyente. En este nuevo trabajo esta tónica se mantiene a las mil maravillas, consiguiendo que los temas no caigan en ningún momento en ninguna sensación de ralentización, sino que todo está desarrollado de una forma totalmente natural.

A la hora de lograr este trabajo, la artista australiana decidió  que viajar por Ingleterra, la costa portuguesa o el sur de Italia, al mismo tiempo de estar en contacto con múltiples bandas como Foxygen, era lo más acertado para abrir su paleta estilística, algo que a la postre a resultado de lo más acertado. Las canciones de este Pink is the Colour of Unconditional Love poseen unas estructuras más dinámicas que las de su antecesor, al mismo tiempo que recurre a un mayor empuje en determinados momentos, como bien ocurre en ‘Baby’. Este acercamiento a lo que podríamos considerar como un mayor espíritu pop le ha sentado muy bien, al mismo tiempo de saber cómo filtrar el poder de grandes voces de los sesenta como Joan Baez, incorporando un cierto carácter espiritual por momentos. Así es como temas del corte a ‘Mercy’ poco a poco van sonando más altivos, llenando toda la canción con unos arreglos de teclados hammond realmente disfrutables. A esto le tenemos que unir todos esos momentos en los que casi el susurro también es una opción, pero no cayendo en ningún momento en el lamento, algo que viene bien reflejado en ‘Miserable Baby’.

Incluso los momentos en los que podríamos decir que la artista se muestra más vulnerable y recurre a un carácter más acústico, su propuesta también resulta de lo más acertada como ocurre en ‘Recognise My Fate’. El espíritu viajero que la ha llevado a rematar este trabajo emerge de buena forma en el tema, controlando en todo momento cuando tiene que transmitir un tono más dulce con el que expresar esa sensación de libertad permanente bien forjada entre acordes de lo más suaves. Así es como en la recta final del trabajo seguramente sea el mejor momento para reflejar lo bien que se las apaña en un formato más propio de cantautora, tomando ella sola totalmente las riendas de los temas y haciendo que el despojarse de instrumentos sea totalmente acertado. Una buena forma de abrir la puerta a ritmos más caribeños, aquellos cercanos a la bossa nova de los días más calurosos como sucede en la deliciosa ‘Morning Light’, ejemplificando una versatilidad envidiable con la que pasar de los atisbos folk a la alegría rítmica. Talento por los cuatro costados con el que poder aventurarse hacia nuevos territorios.

Conclusión

Gabriella Cohen pone de manifiesto su capacidad para incorporar capas de lo más sorprendentes a unas canciones de raíz acústica, sabiendo cómo sacar el máximo partido a las tonalidades propias del jazz y la bossa nova. Así es como nos ofrece un segundo trabajo de carácter despreocupado y de muy disfrutables arreglos.

8
Nota Usuarios (0 votos)

vota:

0

Álbum

Pink is the Colour of Unconditional Love

Artista

Gabriella Cohen

Año

2018

Discográfica

Captured Tracks

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *