Review

Nothing – The Great Dismal

Nothing

2020

8
Por -

La banda de Filadelfia sigue cumpliendo sobremanera con uno de esos trabajos que es fiel reflejo de los tiempos en los que vivimos. Si bien es cierto que la música de Nothing siempre ha encerrado un lado muy relacionado con las situaciones mentales más asfixiantes y la contante búsqueda por huir de la peor soledad posible, aquella que se padece a pesar de estar rodeados de nuestros allegados, en este trabajo agudizan más que nunca las estampas relacionadas con el devenir no solo personal, sino de la humanidad en general. Sin ocular en ningún momento su profunda exploración por los estados de ánimo abatidos que parecen permanentes, el cuartero sabe muy bien cuando encontrar los momentos de fiereza y cuando tienen que dejarse arrastrar por la languidez para crear de nuevo la particular belleza con la que capturan situaciones críticas en sus temas.

Sintiendo como en su anterior Dance on the Blacktop explotaron muy bien los momentos en los que su torrente de guitarras descargaba de la forma más cruda, en esta ocasión se apuntan más bien hacia una definición noise más afilada, apostando por unas distorsiones que se integran muy bien con las melodías principales. Junto a ello, también son capaces de construir sus temas no de una forma tan explosiva, sino partiendo más bien de la enorme desesperanza que recorre de principio a fin este trabajo. Sin ir más lejos, ‘A Fabricated Life, la canción que abre el trabajo, es toda una declaración de intenciones a la ahora de tantear el terreno y descubrir que no hay nada que construir dentro de la repetición cíclica del tiempo.

El discurso acerca de como la deriva de todo lo que nos rodea parece inevitable se ve acentuado de forma específica en momentos del trabajo como es el caso de ‘Famine Ayslum’ y ‘Just a Story’. En la primera para lograrlo apuntan a un mayor epicentro grunge, dejándonos frases tan definitorias como “Onward into lights graveyard to our makers no longer with us” al mismo tiempo que logran riffs unos serpenteantes que acaban desembocando algunos de los momentos más incendiarios del trabajo. Por su parte, en ‘Just a Story’ tiran de una mayor contundencia para hacer más físico y presente el dolor, dejándose de metáforas y hablando definitivamente de la muerte y el final. De esta forma logran imágenes de lo más potentes con las que encarar definitivamente los aires funestos del trabajo.

Más detalles que nos muestran como Nothing siempre se mantienen de lo más inspirados en el asunto melódico llegan con temas como ‘Catch a Fade’, jugando muy bien con su característica ambivalencia entre el shoegaze más tímido y la liberación total gracias a los muros de sonido más robustos. Tampoco se quedan atrás en los momentos en los que lo encaran todo por una senda deliberadamente más oscura como es el caso de ‘In Blueberry Memories’, sintiendo muy de cerca lo realistas que resultan las situaciones descritas acerca de la imposibilidad de imaginar algo mejor cuando estás en el fondo del pozo. Señas de identidad muy propias del grupo que vuelven a funcionar muy bien en estos temas.

Entregándose definitivamente a los pensamientos que hacen que todo se tambalee, recreando esa sensación a través de canciones construidas directamente a partir de la distorsión, la recta final del disco nos deja un muy buen sabor de boca. Así es como ‘Blue Mecca’ supone una apasionada oda a todo lo perdido y que realmente nos importaba, manteniendo en todo momento de lo más realista el tono con el que asumirlo. Mientras tanto, el cierre con ‘Ask the Rust’ es uno de esos temas marca de la casa con el que acrecentar la catarata de situaciones insostenibles con las que sentir como el vacío lo acaba tomando todo. Un final muy acorde a las circunstancias que sirve para evidenciar como Nothing siguen siendo igual de infalibles justo cuando el peligro y el miedo parece que no se pueden esquivar nunca más.

Conclusión

El nuevo trabajo de Nothing llega marcado por la dureza de los tiempos actuales, siendo perfectos cronistas de la dificultad de hacer frente al aislamiento y la soledad. Tirando de sus múltiples facetas ruidosas relacionadas con tratar de encontrar belleza melódica dentro del desasosiego, los de Filadelfia construyen otro sólido disco con el que hacer presente el carácter liberador de su música.

8
Nota Usuarios (1 votos)

vota:

9

Álbum

Nothing – The Great Dismal

Artista

Nothing

Año

2020

Discográfica

Relapse

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *