Review

R.Y.C.

Mura Masa

2020

8
Por -

El pasado 17 de enero Alex Crossan, más conocido por su nombre artístico Mura Masa, sacó uno de los primeros y más esperado álbumes del año: R.Y.C Esta vez el joven productor londinense nos trae una propuesta que se aleja de los ritmo electro-urbanos a los que nos tenía acostumbrados para meter guitarras post-punk y hacer un batiburrillo de todo lo que le gusta. Por primera vez en su trabajo, podemos reconocer la edad de Mura Masa fijándonos en las temáticas que cruzan el álbum: la sensación de soledad, la nostalgia a un tiempo cercano, el desencanto con la realidad, la autoconciencia y el uso del humor que nace de esta como si de un meme se tratara. Raw Youth Collage es sin duda un álbum de la generación Z. Un hecho que podríamos intuir, casi confirmar, con los singles que lanzó a finales de 2019 como ‘No Hope Generation’ o ‘Teenage Hadeache Dreams’ que contaba con la voz de Ellie Rowsell.

Mientras que el anterior trabajo de Mura Masa, de título homónimo, podría ser concebido como un recopilatorio de hits a base de colaboraciones excepcionales como las de A$AP Rocky o Charlie XCX, en R.Y.C Crossan recupera el concepto de álbum como un todo. En este hila distintos sonidos un tanto distintos a los que nos tenía acostumbrados y que, en muchos casos, no necesariamente casan entre si pero en este trabajo funcionan a la perfección.

El álbum en si no es excesivamente largo, dura unos 37 minutos y cuenta con 11 tracks. ‘Raw Youth Collage’ abre con una canción homónima de tintes electrofolk. En esta, la voz distorsionada de Mura Masa, nos presenta de una manera cálida el álbum: el desapego a la realidad presente y la nostalgia al pasado reciente. Le sigue la que fue el único adelanto que no contaba con colaboración: ‘No Hope Generation’. En 3:54 minutos de pop con beats pegadizos logra condensar la situación de muchas personas nacidas en los 90. De una manera ligera, casi feliz, te pega una paliza de soledad -que no solo notamos en la canción, sino también el videoclip con el que se lanzó. Es la canción de lo de ser adulto se me está dando fatal pero de una manera casi meme. Riéndose de lo mal que nos va pero que tampoco pasa nada sobre todo cuando dice “I feel so relaxed” en bucle. Recuperamos el sentimiento de nostalgia con ‘I Don’t Think I Could Do This Again’ que cuenta con la voz de Clairo. Un temazo rompepistas al que quizás le sobran 20 segundos de intro porque cuando el drop llega es de esas canciones que no quieres parar de bailar.

Le sigue un spoken trak con la voz de Need Green, ‘meeting at an oka tree’; algo así como una cutre-tierna historia de amor del tumblr más follk. El álbum llega a uno de sus puntos más potentes con la que personalmente creo que ha hecho una de las apuestas más fuertes. En tándem con Slowthai sacan un tema cercano al grime pero con guitarras que tontean con el postpunk -tema que ya pudimos escuchar en sus adelantos. ‘Deal Wiv It’ denuncia la precariedad en la que se encuentran los jóvenes del Reino Unido de una manera agresiva, chulesca pero al mismo tiempo burlona.

La tendencia a las cuerdas pop punk de su juventud aparece en el ecuador del álbum con ‘vicarious living anthem’ pero con el filtro distorsionador de este. No podía faltar un tema más club y ese papel lo juega ‘in My Mind’; que de la misma manera que el tema anterior explora la relación de nuestra mente con la percepción del mundo exterior. El álbum se suaviza un poco con la balada, de guitarras lo-fi distorsionadas al estilo Mura Masa -después de haber escuchado mucho Bon Iver-, ‘Today’, que cuenta con la voz de Tirzah. Georgia lo acompaña en la siguiente canción, ‘Live Like We’re Dancing’, que cuenta con una tendencia mucho más funky.

Y casi cerrando el LP llega la que quizás sea la canción más redonda con perdón de Slowthai. ‘Teenage Headage Dream’ cuenta con la colaboración de Ellie Rowsell; nadie lo había pedido, pero lo habíamos necesitado toda nuestra vida. Una canción de guitarras indies -que en cierto modo responden al primera canción del álbum. Cuenta con los bpms exactos para que la puedas bailar mientras que “romanticize reality”- como ellos mismos dicen en el tema- que acaba lo más arriba que acabaría un baile de final de curso con la gente a la que más quieres. R.Y.C. cierra dándole a su oyente un track para que haga con él lo que quiera. ‘(Nocturne for strings and conversations)’ es el tema para ponerte de fondo mientras que te sumerges en tus pensamientos haciendo scroll por fotos de 2016 o le dices a quien te gusta algo bonito.

Reseña a cargo de Eva Sebastián

Conclusión

De este álbum solo puedo decir que gracias Mura Masa. No es el álbum de electrónica que algunos debían esperar pero quizás así mejor. R.Y.C  es un estudio de sus recuerdos- tanto vividos como sonoros- que de tan personal evoca emociones colectivas. Después de los singles que sacó previos al lanzamiento del álbum no hay muchas sorpresas en lo que vendría ser el track list, pero no podemos dejar de apreciar cómo ha hilado a la perfección la diversidad de sonidos que contiene.  En definitiva, ha cogido todos los sonidos que han marcado su vida, los ha pasado por el filtro de su excelente producción y nos ha regalado un resumen muy Z de lo que se ha sentido estas últimas décadas con toda la nostalgia feliz que esta puede traernos.

8
Nota Usuarios (0 votos)

vota:

0

Álbum

R.Y.C.

Artista

Mura Masa

Año

2020

Discográfica

Polydor

Redacción Mindies
Redacción Mindies

Los miembros de la redacción de Mindies amamos la música por encima de todas las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *