Review

Cãezinha Gatinha

2020

7.6
Por -

La artista lisboeta ya cuenta con un segundo LP repleto de contrastes y forjado a partir de dualidades, logrando cuadrarlas todas ellas de buena forma en unas canciones de espíritu pop donde aglutina la tradición de la música portuguesa con todo lo disruptivo del euro dance. Así es como de vida a un trabajo separado en dos mitades. La primera de ellas lleva por título Do Frio, encontrándonos ante un conjunto de canciones compuestas en la República Checa, mientras que la segunda titulada No Calor fue escrita en Lisboa. El contraste ente ambas caras en el fondo no resulta muy desmedido, ya que los nexos de unión mediante cajas de ritmos y tratamiento vocal son bastante claros, jugando Bejaflor y Primeira Dama un papel destacado en su faceta de productores.

Desde un primer momento llama la atención como Sreya es capaz de mezclar historias de mayor carácter narrativo junto a una expresión bien medida de estados de ánimo que acaban buscando una cierta nostalgia reposada. Sin ir más lejos la inicial ‘Vampiros’ se basa en ello, dejándonos ante “Quem se gaba para o ar, sabes como vai parar”, lo más parecido a un refrán muy certero que se repite como mantra. En esta tónica de revoluciones rebajadas se muestra también ‘Destino’, una bonita canción sobre encontrar un camino que no parece más obvio, creando estampas bastante paisajísticas a la hora de dejarse llevar.

Demostrándonos como poco a poco el disco va ganando un mayor colorido, ‘Hospital Do Amor’ emerge como uno de los grandes singles de la cara A, dejando florecer todos los anhelos que necesitan ser sanados en este particular hospital. Encontrando nuevas bases sintéticas con las que destacar al mismo tiempo ritmos más propios del worldbeat, estamos ante una de esas canciones con las que demostrar su ingenio a la hora de tratar los asuntos que afectan al corazón. Congelando de nuevo los ambientes, el siguiente corte titulado ‘Yin Yang’ nos muestra unos medios tiempos donde al final los matices más brillantes acaban destacando más de lo esperado para resaltar estampas románticas.

Acercándonos al final de Do Frio, ‘Iceberg’ ahonda en los infortunios y momentos más abatidos, todo ello intentando siempre buscar un apartado rítmico a ralentí donde sin embargo las constantes vitales siempre permanecen constantes. Con frases tan reveladoras como “Qual de nós é o personagem principal? Não há espaço para os dois na tábua”, Sreya se despide de su faceta más templada para comenzar a caldear de nuevo el ambiente. Irrumpiendo con una nueva concepción melódica gracias a ‘Canção do Desapego’, llega el momento de seguir liberando situaciones incómodas, solo que en esta ocasión afloran momentos de mayor garra bien empujados por beat más persistentes y desafiantes.

Aproximándonos poco a poco al final del trabajo ‘Calma Coração’ emerge como una canción luminosa donde la aparente ingenuidad mostrada se va desquebrajando para templar los deseos más feroces,  logrando que lo que único que primer es lo que hay en el fondo del corazón. Cuando parecía que el camino estaba establecido, ‘Omg!’ hace acto de presencia agitando aún más el trabajo, aportando un acabado metálico y relacionado con no quedarse de piedra ante ciertas situaciones. Como remate final ‘Orlice’ emerge a través de ciertas influencias más arábigas, despojando una vez más los sentimientos en un formato de romance un tanto maldito.

Conclusión

En su segundo LP Sreya nos entrega dos caras diferenciadas pero a la postre cohesionadas gracias a la forma de liberar sus sentimientos más desesperados. Jugando con la tradición portuguesa pero también con el worldbeat más festivo, la lisboeta nos demuestra su gran dominio de los géneros de baile.

7.6
Nota Usuarios (0 votos)

vota:

0

Álbum

Cãezinha Gatinha

Artista

Año

2020

Discográfica

Maternidade

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *