Review

El Mal

Kokoshca

2018

8.2
Por -

Kokoshca siguen avanzando con un nuevo trabajo en el que reflejan una absoluta madurez, logrando un disco cuyas canciones se encuentran totalmente cohesionadas entre sí, no a modo de historia que transcurre de principio a final, sino como una obra llena de actitudes vitales, reivindicaciones de corte político de lo más analíticas y por supuesto su poso tan romántico como fatídico. De este modo esta nueva entrega cuenta con las múltiples caras del grupo, más revueltas que nunca y al mismo tiempo más asentadas, abarcando desde la capacidad para helar la sangre hasta el canto más optimista que en esta ocasión no se encuentra aferrado al fervor de la noche. Por lo tanto podríamos decir que han logrado un trabajo donde la lírica cala más que nunca, esmerándose en ofrecer el reflejo más fiel posible del lado más agridulce de la vida, ya que la mayoría de los temas siempre se mueven en ese filo de los recuerdos que acaban por originar sentimientos encontrados. Sin embargo en ciertos puntos del trabajo, Kokoshca saltan hacia lo más jovial, lo más relacionado con brindar homenaje a todas aquellas cosas que les alegran la vida, como ocurre en ‘Las Chicas’ (tema adaptado de Luis F. Bayo) o ‘Txomin’, no exentos de alguna que otra sombra como las presentes sobre todo en este segundo.

Como siempre, una de las múltiples características buenas que presentan los trabajos de los pamplonicas es la versatilidad estilística existente entre sus temas, viajando desde el bolero hasta el rock de árida puntilla psicodélica sin dejar pasar su vocación por lograr las melodías más poperas posibles. En este disco quizás percibidos todo ello con más claridad que nunca, ya que intentan reforzar al máximo los múltiples estilos que conviven dentro del trabajo a la parte de introducir alguno nuevo. Buena muestra de ello nos la encontramos en ‘Tarde’, una de las canciones más sentidas de la trayectoria del grupo, logrando acercarse una vez más a la figura de Los Panchos solo que en su faceta más hundida. En cambio, si miramos hacia el terreno en el que amplían horizontes, ‘Bom-Bom’, el primer single del trabajo, da rienda suelta a nuevos experimentos relacionados con enfatizar la sección rítmica e introducir músicas más tribales con una clara vocación de baile moderado. Tampoco podemos pasar por alto momentos a estas alturas más que identificativos como los que nos brinda ‘El Leviatán’, sumergiéndolo todo en un ambiente acechante, muy relacionado con el tema que daba título a Hay una Luz. Misterio e impulsos ocultos se dan la mano para lograr algunas de las estampas más cortantes de todo el trabajo.

Haciendo gala de su lado más rocambolesco, aquel en el Kokoshca cogen elementos prestados de lo más dispares y los pulen hasta obtener un resultado de lo más sorprendente en un principio y admirable con el paso de las escuchas, el tema que titula este trabajo supone dejar fluir ideas tan dispersas que se acaban concretando en algo de lo más certero. A modo de catarata de escenas y lugares que deambulan entre la ironía y el puro terror, se entrelazan guitarras de lo más rutilantes con las que sentimos totalmente de cerca todas esas situaciones críticas susceptibles de generar el mal. Una forma de enloquecer la propuesta, intentar perder los estribos pero que al final supone ser un recopilatorio de lo más certero posible a la hora de generar pavor en sus múltiples formas. Así es como llega el cierre de un trabajo repleto de dinámicas de lo más opuestas, demostrando una vez más como los antagonismos en sus trabajos son sinónimo de éxito. Unas contraposiciones en las temáticas y estilos en las que se mueven como peces en el agua, dejando claro que los límites para ellos son algo de lo más relativo.

Conclusión

Kokoshca logran con El Mal el trabajo más maduro de su carrera, consiguiendo acentuar sus particularidades estilísticas que en muchas ocasiones resultan casi opuestas. Dejándose llevar por los sentimientos a flor de piel y las estampas de corte político más analíticas, junto a momentos donde aparece el cántico a los detalles que alegran la vida, los pamplonicas siguen sin bajar el listón.

8.2
Nota Usuarios (2 votos)

vota:

8.6

Álbum

El Mal

Artista

Kokoshca

Año

2018

Discográfica

Sonido Muchacho

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *