Review

Tragedia Española

Confeti de Odio

2020

9
Por -

Lucas Delaiglesia publica su primer LP bajo Confeti de Odio, logrando un debut con el que poner de manifiesto una forma de hacer canciones totalmente personal, mostrando un lado vulnerable a través del cual poder crecer y avanzar. De esta forma los temas de Tragedia Española llegan con unas letras totalmente explícitas, jugando de buena forma con un dramatismo necesario para empatizar todas esas reflexiones sobre las que un momento u otro pivota nuestras vidas. Temas como lo jodido del amor, la depresión, la confianza en uno mismo o la forma de encarar los problemas que nos sobrepasan emergen sin ningún tipo de filtro, todo ello tratando de encontrar un apartado en todo momento muy guitarrero donde los arreglos resultan ejecutados de una forma tan liviana como eficaz. Por lo tanto, se puede afirmar que la parte lírica está buenamente reforzada por lo musical, haciendo que la radiografía que nos presente Lucas refleje una perspectiva muy completa sobre las temáticas tratadas.

Sin terminar de ser un disco conceptual, podemos identificar de buena forma algunos elementos que nos acercan a una especie de línea cronológica, todo ello comenzando como si el telón de fondo cayese antes de tiempo gracias a ‘Todo Muere’. Dejando patente la caducidad de todo lo que nos rodea, Lucas logra de esta forma tomar conciencia sobre los finales, lanzándose a por unas frases donde el brutalismo se transforma en un recurso de lo más agradable tras varias escuchas. Avanzando en el trabajo, podemos comprobar como el músico madrileño también es capaz de encontrar un tono más cotidiano con el que acercarnos a estampas más abiertas como las presentes en ‘Muchísimo’. Apareciendo en el trasfondo todo lo derivado de un amor que no resulta romántico en la mayoría de casos, desde un primer momento el gancho guitarrero resulta bastante afilado para que estos temas posean el empuje necesario con el que el mensaje cala hondo.

Atravesando más escenas donde emerge un pleno autoconocimiento sobre las situaciones presentadas, ‘Triste de Verdad’ pone sobre la mesa de buena forma esa necesidad de encontrar la parodia en el yo del pasado, reflejando lo necesario de la evolución personal entre recuerdos ruinosos que poco a poco se perciben casi con una cierta sonrisa. De una forma más cabizbaja, pero encontrando en el control de las emociones el mejor aliado, ‘Ansiedad (Has Vuelto a Mí)’ nos deja ante una vulnerabilidad totalmente honesta, donde el tono afligido suena de lo más convincente. Así es como el autoboicot llega en forma de balada, dejándonos ante una de esas canciones que ofrece de muy buena forma la síntesis de viaje hacia el interior efectuado. Remarcando de nuevo su habilidad para lograr frases que ayudan a conectar con estados alicaídos, la ironía impresa resulta totalmente agradable, haciendo que este recurso funcione a las mil maravillas.

Sin perder el tono más confesional ‘Dale Una Oportunidad Al Amor’, se presenta como una de esas canciones muy bien secuenciadas, donde los ánimos resultan templados de nuevo gracias a esa voz de la experiencia, que sin embargo no apaga las ganas de volver a sentir y lanzarse a las garras de lo punzante del sentimiento amoroso. Este tema, seguramente pone de manifiesto la forma en la que Lucas no nos presenta sus letras como una lectura única, sino que en todo momento siempre sabe encontrar múltiples puntos de vista e invita a ese apartado reflexivo que llega de una forma casi inconsciente. Más muestras de ello pueden llegar con ‘Minuto de Ruido’, donde el disgusto inicial poco a poco va evolucionando hacia un apartado más furioso para desembocar de nuevo en una desnudez emocional a la que a estas alturas solo podemos caer rendidos.

Entrando en la recta final del disco, vamos a encontrarnos con un buen abanico de contrastes, lanzándose a por un espíritu melódico más punk gracias a ‘Todas Las Guillotinas Van Al Cielo’, sacando a relucir el necesario amor propio que al mismo tiempo choca contra las contradicciones más personales. Rebajando revoluciones, el penúltimo corte del disco titulado ‘Última Visita Al Hospital’, cambia ligeramente la temática, adentrándose en una historia con la que centrar el foco en el exterior de una forma completamente sentimental y emocionante. Cerrando definitivamente el disco, ‘Mi Funeral’ emerge como otra de esas piezas bastante identificativas de todo lo que nos plantea Lucas, localizándonos en situaciones complicadas pero afrontándolo con total naturalidad y el ingenio preciso para que la tragicomedia emerja como un aliado fiel. Una muestra más de su atrevimiento y enorme acierto a la hora de tratar temas que podrían resultar peliagudos, y que sin el debido cuidado, podrían caer en la caricatura.

Conclusión

Lucas Delaiglesia ha logrado un LP debut al frente de Confeti de Odio donde se enfrenta a situaciones críticas de una forma totalmente honesta, consiguiendo unas canciones que parten de lo personal y acaban mostrando reflexiones de lo más valientes. De este modo la vulnerabilidad mostrada en todo momento esquiva cualquier tipo de autocomplacencia, estando ante un trabajo que lo corona como uno de los letristas más relevantes del apartado nacional.

9
Nota Usuarios (2 votos)

vota:

7.6

Álbum

Tragedia Española

Artista

Confeti de Odio

Año

2020

Discográfica

Snap! Clap! Club

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *